¿QUIÉN DEFINE EL SEXO DEL BEBÉ?

ene 12, 2011 by

Dr. Ernesto Bustamante, Bioquímico, Lima, Perú
Las células organizan el ADN (Ácido DesoxirriboNucleico) del núcleo bajo la forma de unas estructuras subcelulares llamadas cromosomas. En el ser humano hay 23 pares de cromosomas (es decir un total de 46). De estos, 44 son llamados autosomas (y se les conoce por su numeración del par uno al par 22) y dos son llamados cromosomas sexuales.
Los cromosomas sexuales pueden ser de dos tipos: X ó Y. Las células de los humanos de sexo masculino poseen 44 autosomas + un cromosoma X + un cromosoma Y. Las células de las mujeres, en cambio, poseen 44 autosomas + dos cromosomas X.
Cuando los testículos y ovarios producen las células germinales (espermatozoide u óvulo) estas contienen sólo 23 cromosomas cada una. Así,
a) los óvulos poseen 22 autosomas + un cromosoma X
b) los espermatozoides, en contraste, pueden ser de dos tipos:
i) los que tienen 22 autosomas + un cromosoma X ó
ii) los que tienen 22 autosomas + un cromosoma Y
La fecundación es un fenómeno que ocurre en las trompas de Falopio unas horas ó hasta días después del coito.
• Cuando un espermatozoide que porta 22 autosomas + un cromosoma X es el que logra fecundar el óvulo, entonces el nuevo ser vivo será de sexo femenino pues tendrá en su primera célula – y en todas las miles de millones que de ella resulten – 22 autosomas del óvulo + 22 autosomas del espermatozoide + un X del óvulo + un X del espermatozoide.
• Cuando un espermatozoide que porta 22 autosomas + un cromosoma Y es el que logra fecundar el óvulo, entonces el nuevo ser vivo será de sexo masculino pues tendrá 22 autosomas del óvulo + 22 autosomas del espermatozoide + un X del óvulo + un Y del espermatozoide.
Esto nos haría concluir que el sexo del bebé lo define – en principio – el padre, pues el proceso dependerá de sí el óvulo es fecundado por un espermatozoide que posee un cromosoma de tipo X ó uno de tipo Y.
En la fecundación natural, este proceso ocurre estrictamente al azar. Así, la cantidad de bebés de sexo masculino es esencialmente igual a la de sexo femenino [en realidad, la cantidad de bebés de sexo femenino es ligeramente superior por causas de una mayor mortalidad del hombre; vale agregar que conforme la edad del ser humano aumenta, la proporción de mujeres es crecientemente mayor].
Sin embargo, en el micro escenario celular, en el momento de la fecundación las proporciones de espermatozoides que tengan cromosoma Y ó X no necesariamente son de 50/50. Veamos algunos escenarios:
Si el coito ocurre digamos a las 10 pm, los primeros espermatozoides en llegar a la escena de la fecundación (trompas de Falopio) lo harán a eso de las 9 am y serán predominantemente portadores de cromosoma Y, ya que sucede que estos suelen nadar más rápido y ser más capaces de penetrar el tapón del cuello uterino. Pero ahora puede pasar una de dos cosas:
i. El óvulo estaba ya esperando en el lugar adecuado pues la ovulación ya había ocurrido en la mujer. En este caso, las probabilidades de que el bebé sea de sexo masculino son muy altas pues la mayoría de espermatozoides presentes en la zona son portadores de cromosoma Y.
ii. El óvulo aún no había llegado a la trompa de Falopio pues el coito ocurrió antes de que la mujer ovulase. En este caso, los rápidos espermatozoides de sexo masculino empezarán a morir extenuados por haber nadado tan rápido y haber consumido sus reservas calóricas. Más bien, durante las siguientes horas empezarán a llegar los espermatozoides menos veloces (que suelen ser predominantemente portadores de cromosoma X) y estarán en condiciones de fecundar hasta muchas horas después de que el primer espermatozoide llegara a la zona … por supuesto la ovulación deberá ocurrir en un plazo máximo de unos pocos días para que cuando el óvulo llegue a la zona pueda encontrar vivo algún espermatozoide. Se comprende que si la fecundación ocurre en estas condiciones las probabilidades de que el bebé sea de sexo femenino son muy altas pues la mayoría de espermatozoides presentes en la zona son portadores de cromosoma X.
Esto nos haría concluir que el sexo del bebé lo define – en último lugar – la madre, a través de la disponibilidad en el lugar de óvulos hábiles.
Por esto, una de las técnicas que los ginecólogos usan para “orientar” el sexo del bebé es el medir el momento exacto en que está por ocurrir la ovulación (mediante un análisis de laboratorio que mide la hormona llamada LH). Así, se le puede pedir a la pareja que tenga relaciones sexuales antes o después de la ovulación para de ese modo poder influir sobre las probabilidades de concebir un bebé masculino o femenino.
Sin embargo, en el futuro la genética molecular podrá proveer a los ginecólogos de armas más poderosas para lograr aciertos casi perfectos en la determinación del sexo del bebé. Hay investigaciones que indican que ciertas proteínas de la membrana del óvulo hacen más receptivos a los óvulos para ser fecundados por espermatozoides X que por espermatozoides Y … habiendo otras proteínas que hacen precisamente lo contrario.
Es concebible, entonces, que se pueda encontrar la manera de bloquear molecularmente las proteínas receptivas a un tipo o a otro de espermatozoide y de esa manera lograr que el espermatozoide que logre fecundar el óvulo sea invariablemente de un sólo tipo.
Esto nos haría concluir que en el futuro el sexo del bebé lo podrá definir el ginecólogo a través de la manipulación genética o molecular de los óvulos.
Entonces, ahora socráticamente, ¿quién define el sexo del bebé?

Related Posts

Tags

Share This

1 Comment

  1. Karina y Eder Karina y Eder
    Hola, esta muy bueno su articulo, tenia dudas al respecto y si que me las despejo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>