Introducción
Amar implica deseo. Y desear, a su vez, conlleva un contacto íntimo con la pareja. Pero no siempre el amor garantiza el éxito en nuestras relaciones sexuales. En muchas ocasiones hace falta algo más que el sentimiento inicial para que el sexo funcione maravillosamente. Y ese algo más puede ser trucos, detalles, técnicas sencillas, y concretas, que en un momento dado, ¡zás!, obra la maravilla buscada. En Nuevo Vale pensamos en ti, en tus necesidades, en tus dudas, en tu forma de ser, sentir y pensar, y por eso hemos creado este librito en el que te ofrecemos los 100 Trucos infalibles que darán a tu vida sexual la magia y la satisfacción que necesitas para vivir «a tope»

1.Antes de besar su cuello, su nuca, etc., erotiza su piel con tu aliento: aproxima tu boca hasta casi rozarle y expande tu calor bucal por la zona que vayas a besar: se derretirá…

2.Respira hondo, relajarse y abandonarse a las sensaciones sin buscar nada más, suele ser un truco infalible para lograr el orgasmo.

3.El preservativo es un «corta rollos» total. Pero si incluyes su colocación como una parte más del juego sexual, todo cambiará. Existe un truco infalible y excitante que a él le entusiasmará: ponérselo con tu boca. Sé su gatita salvaje: muéstrale la bolsita entre tus dientes –sin dejar de acariciarlo-, luego rásgala –incitándole a que te vaya observando, paso a paso- e introduce la parte de la bolsa del preservativo entre tus dientes y tu lengua y, una vez así, posa tu boca sobre su órgano sexual y deslízate suavemente por éste… Si quieres, puedes practicar en solitario utilizando tus dedos como sustitutos de su miembro.

4.Estimular el clítoris –mientras se practican los movimientos del coito-, rozando el pubis masculino contra el femenino, resulta un truco de lo más eficaz y determinante para lograr el orgasmo.

5.Si quieres regalarle un pasaje hacia el paraíso celestial, al practicar el coito, utiliza la técnica de las mujeres orientales: el «carrete». No necesitarás mover tu cuerpo, ni adoptar ninguna postura especial, sólo deberás contraer los músculos de tu vagina para provocar un efecto de «presión» sobre el pene. Hazlo en los momentos de mayor excitación.

6.Llámalo a su casa, al trabajo…, infíltrate en su vida en cualquier momento y dile lo mucho que lo deseas en aquel instante. Dale a entender que sólo él sabe despertar tu pasión y deseo…y lo excitarás.

7.Ir con un vestido y sin ropa interior le provocará una grata sorpresa que despertará sus deseos más salvajes.

Curiosidades sobre el deseo…
*Hasta hace poco la hormona que provocaba el deseo –la testosterona- se creía que sólo era producida por los hombres. Ahora se sabe que la mujer también la produce, aunque en cantidades cinco veces menores que en el hombre. De ahí que el hombre sienta una necesidad más imperiosa de satisfacer sus deseos.

8.Un truco insustituible para comenzar a excitarle es besarlo. Bésale con pasión una y otra vez, larga e interminablemente. «Morrearos» hasta la saciedad, es la mejor y la más maravillosa fórmula que se conoce para «calentarse».

9.El truco esencial para alcanzar una buena excitación es no hacerlo demasiado deprisa y, para ello, debéis evitar estimular las áreas genitales y demás zonas «sensibles» de vuestros cuerpos.

10.Tápale los ojos con un pañuelo de seda –por la suavidad del tejido y lo bien que se desliza-. Su tensión sexual y su excitación se multiplicarán y también la tuya. Saber que no te puede ver te desinhibirá. Y aprovechando esta situación, acaríciale en sus lugares favoritos –y en otros nuevos que no lo hayas hecho hasta ahora- e incítale a que adivine dónde –y de qué forma- vas a estimularlo.

11.El sexo oral es fascinante, tanto si se practica a nivel físico como si se realiza oralmente. Un truco que los vuelve locos es que les hagas una felación sin rozarles, tan siquiera, su piel. Relátasela, paso a paso, sin acercarte a él para nada, También puedes hacérsela por teléfono.

12.Desnudaros y contemplad vuestros cuerpos, pero sin tocarlos: sentid la sensualidad que emana por vuestra piel y que recala en vuestra mente, excitándola. Miraros, sin acariciaros, hasta que vuestra mente esté tan sensibilizada que la mirada de vuestra pareja se convierta en una caricia sobre vuestra piel, tan física y penetrante como cualquier otra.

13.Si deseas volverlo loco de placer mientas lo masturbas manualmente –además de estimular el glande, el tronco del pene y los testículos-, ejerce una cierta presión y masaje sobre el perineo –la zona que va desde los testículos hasta el ano.

14.Intensifica tu placer quedándote al borde del orgasmo el máximo tiempo posible. Cuando sientes que vas a llegar, retrásalo, muévete, cambia de postura y continúa gozando.

15.Si quieres conocer cómo es sexualmente sin haber intimado con él, fíjate si habla poco de sus habilidades íntimas, o de sus relaciones sexuales pasadas. Si es así estás ante un buen amante. Si, por el contrario, alardea mucho de sus «proezas amatorias», desconfía.

16.Un truco muy excitante y «sabroso» en el sexo oral es colocar sobre su miembro erecto, nata, mermelada, helado, miel, fresas… e ir «devorándolos», mientras se va lamiendo su pene.

Curiosidades sobre el sexo oral…
*Las prostitutas egipcias se pintaban los labios de rojo como indicativo de que aceptaban hacer una felación. Se dice que Cleopatra era una experta en este arte y que hizo más de cien felaciones, en una noche, a soldados romanos.
*La emperatriz china, Wu Hu, en un intento de demostrar su poder sobre los hombres, insistió en que todos los visitantes del gobierno –y de gobiernos extranjeros- debían practicarle un cunnilingus como homenaje a su poder.

17.Los espermicidas o geles son de efecto inmediato o retardado –el caso de los óvulos- y también suponen un «corte». Un buen truco para salvar este inconveniente es colocarte el óvulo –que debe aplicarse media hora antes de la penetración- antes de salir de tu casa, cuando sabes que él te espera para una «cita salvaje». Si utilizas una crema espermicida, -de eficacia inmediata-, proponle jugar a la «gallinita ciega»: tápale los ojos e incítale a que adivine qué prenda te has quitado; mientras tanto aprovecha para aplicarte la crema espermicida, sin que él note el más mínimo cambio en tu tono sensual y provocador.

18.No acariciar los órganos genitales, ni practicar la penetración y, en su lugar, trabajar la fantasía, los sentidos y la curiosidad, a través de masajes, susurros, jadeos, vídeos eróticos, son trucos sexuales que nos ayudarán a conocer el potencial erótico de nuestro cuerpo y alcanzar el orgasmo.

Curiosidades sobre el orgasmo…
*Según recientes estudios se ha podido saber que una media de 220 millones de orgasmos son experimentados al día.
*El orgasmo implosivo –aquel en el que el hombre no eyacula mediante técnicas orientales- resulta una experiencia única, de muy profundas y especiales sensaciones.

19.Si deseas desatar su pasión y su furia sexual tan sólo con tus besos, pasea tu lengua por sus labios, mordisquéalos, juega y lame sus dientes y, luego, bésalo profundamente en su boca, introduciendo tu lengua hasta el límite de la suya.

20.Si quieres intensificar tu placer practicando la postura del «misionero» -tú debajo, él sobre ti- sitúa tus piernas por encima de sus hombros: la penetración será profunda y el placer muy, pero que muy intenso.

Te recomiendo leer, en mi blog, obvio: