5 Razones para empezar a comer lácteos con grasa entera, según lo establece la ciencia

0
97

Es hora de dejar los productos descremados para bajar de peso, reducir su riesgo de padecer enfermedades crónicas y vivir un poco más saludablemente.
1. Pérdida de peso más sencilla
Por ejemplo, una revisión del 2013 publicada en el Diario Europeo de Nutrición descubrió que las personas que comen productos lácteos completos en grasa tienden a ser más delgados que quienes optan por las versiones bajas en grasa. Y en un estudio de largo plazo publicado en el 2016 con 18,438 mujeres de mediana edad; el consumo de lácteos de alto contenido en grasa y no de productos lácteos bajos en grasa, se asoció con una menor probabilidad de tener sobrepeso al pasar de los años.
Eso se debe a que la grasa es un nutriente increíblemente saciante, que satisfice, lo que desacelera la liberación de azúcares en su torrente sanguíneo y ayuda a evitar comer de más, explica Brian Quebbemann, cirujano bariatra del Centro Médico Chapman en California y presidente del programa N.E.W. “Comer productos lácteos completos en grasa, en realidad podría hacerle ingerir menos calorías durante el día, a diferencia de las que comería de la otra manera”, dice.
2. Menor riesgo de diabetes
Aunque mantener un peso saludable ciertamente puede ayudar a reducir su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, la investigación sugiere que, con todas las escalas iguales, la grasa de los productos lácteos puede mejorar la salud metabólica, después de todo. Un estudio de 15 años realizador por investigadores de la Universidad de Tufts, descubrieron que las personas que consumen la grasa menos dietética, a diferencia de quienes comen la más dietética, tienen 46 por ciento menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.
Una razón: “Cuando alguien come productos lácteos de grasa completa versus de bajo contenido en grasa, la grasa en realidad retrasa la absorción del azúcar de la leche”, dice la dietóloga y educadora certificada del NYC en el área de diabetes Laura Cipullo, autora de “Women’s Health Body Clock Diet.” Como resultado, el azúcar en la sangre sube más lentamente durante un periodo más prolongado. Como consecuencia, la insulina sigue este mismo patrón. Menos insulina en la circulación significa menos riesgo de desarrollo de resistencia a la insulina y diabetes. El estudio sugiere que ciertos ácidos grasos que contienen los productos lácteos, como el ácido pentadecanoico y el heptadecanoico, podrían jugar un papel especial en la reducción del riesgo.
3. Un corazón más feliz
La investigación publicada este año en el American Journal of Clinical Nutrition descubrió que el consumo de quesos de grasa total aumenta los niveles de colesterol HDL saludable que se asocia con un menor riesgo de enfermedades cardiacas, mejor que el consumo de variedades de bajo contenido de grasa.
El estudio se basa en una revisión del 2014 publicada en los Current Nutrition Reports, que concluyó que la grasa de la leche, queso y yogurt no contribuye al desarrollo de patologías cardiacas. Aunque los investigadores siguen tratando de tener una explicación, Cipullo dice que los productos lácteos contienen más de 400 tipos únicos de ácidos grasos, de los cuales se cree que algunos tienen efectos anti-inflamatorios en el cuerpo.
4. Un tracto digestivo más tranquilo
La leche entera y el yogurt también podrían reducir la distención abdominal. “Los productos lácteos de grasa total tienen menos lactosa, lo que facilita a las personas con intolerancia a la lactosa, la digestión, a diferencia de los productos lácteos de bajo contenido en grasa o libres de grasa,” explica Cipullo.
Mientras tanto, se sabe que un ácido graso específico contenido en los lácteos, denominado ácido butírico, ayuda en la salud gastrointestinal y, de acuerdo con una revisión del 2013 de los investigadores polacos, podría ser prometedor en el tratamiento del síndrome de intestino irritable, ya que proporciona a los intestinos energía celular y promueve bacterias saludables para el intestino.
5. Menos ingesta de azúcar
Cuando las personas reducen la cantidad de grasa que comen, tienden a aumentar su consumo de carbohidratos refinados y azúcar, las causas de la mayoría de los problemas crónicos de salud de nuestra nación, dice el Dr. Kevin Campbell, especialista en medicina interna y cardiaca certificado por el consejo con sede en Carolina del Norte. De hecho, documentos recién descubiertos publicados en JAMA Medicina Interna muestran que hace décadas, la industria del azúcar pagó a científicos para subestimar los efectos del azúcar y culpar a la grasa saturada (como la de los productos lácteos).
Actualmente, 3 de cada 4 estadounidenses comen demasiada azúcar agregada, con 90 por ciento de ésta proveniente de alimentos ultra-procesados – como ese helado de su congelador. Y, aunque no estamos promoviendo el helado como un alimento saludable (Todo en moderación), vale la pena observar que quienes comen grasa completa tienden a consumir menos azúcar que sus contrapartes que comen bajo contenido de grasa. ¿Por qué? Cuando los fabricantes de alimentos extraen la grasa de los alimentos (Como la grasa láctea del helado), estos agregan azúcar adicional para tenerlo enganchado, dice Cipullo. Otra vez, ganan los lácteos con grasa total.
Fuente: World Report, U.S News

Leave a Reply