Alimentación en el embarazo

0
357

Durante el embarazo también son importantes los aportes extras en calorías, proteínas, vitaminas y minerales.AUMENTO EN EL APORTE DE CALORÍAS

Es importante ingerir un aporte extra de calorías, tanto para la mujer embarazada, como para el crecimiento de la placenta y el feto. Se estima que para cubrir estas necesidades se deben consumir alrededor de 300 calorías extras por día.

NECESIDADES PROTEICAS

Un aumento en el consumo de proteínas es fundamental durante el embarazo, tanto para usted como para la formación y crecimiento de su bebé. Son importantes para el crecimiento del útero, las mamas y para el aumento del volumen de sangre que compensará las pérdidas sanguíneas durante el parto.

Es necesario consumir entre 10 y 15 gramos de proteínas ex- tras al día, que en términos prácticos equivalen a una taza extra de leche (8 gramos de proteína), más una porción extra de carne (7 gramos de proteína).

MÁS VITAMINAS

Vitaminas hidrosolubles

Un aumento de los aportes de algunas vitaminas del grupo B,
C y ácido fólico es necesario durante el embarazo.

El ácido fólico es importante para prevenir defectos en el tubo neural del recién nacido. Se recomienda un consumo extra de al menos 0.4 miligramos (400 microgramos) de ácido fólico diario, desde la concepción y durante todo el primer trimestre del embarazo. Es principalmente recomendado en aquellas mujeres con antecedentes de niños nacidos con defectos de tubo neural. El ácido fólico se encuentra principalmente en carnes, hígado, legumbres y vegetales verdes.

En algunas mujeres con antecedentes de anomalías en el sistema nervioso de su hijo(a) en embarazos previos (anencefalia, espina bífida, mielomeningocele), requerirán una suplementación con dosis más elevadas de ácido fólico y de vitamina B12.

La vitamina C es necesaria para absorber con mayor eficiencia el hierro, para la formación de tejidos y para convertir el ácido fólico en su forma activa. Se encuentra principalmente en cítricos y vegetales.

Las vitaminas del complejo B se encuentran en grandes cantidades en carnes, huevo, leche, cereales, legumbres, frutas y verduras.

Vitaminas liposolubles

Para una mujer mayor de 25 años, la “dieta normal” aporta en forma suficiente los requerimientos de vitaminas A, D, E y K. Incluso, exagerar los aportes de vitamina A puede no ser seguros para el feto, principalmente en el primer trimestre del embarazo.

Las principales fuentes de vitamina D son el hígado, yema de huevo y lácteos. En tanto, la vitamina E se encuentra principalmente en los aceites vegetales, frutos secos, huevos y lácteos. La vitamina K proviene de vegetales crucíferos (brócoli, coliflor, brucelas).

Leave a Reply