La Alianza por la Salud Alimentaria reconoció el insuficiente presupuesto asignado para instalación de bebederos en escuelas

0
931

El día de ayer 09 de septiembre, La Alianza por la Salud Alimentaria (ASA) reconoció la asignación del 15% del presupuesto para bebederos en escuelas dentro del Paquete Económico 2015, sin embargo el monto que equivale a $1,360,087,240, no es suficiente, ya que faltarían más de 2,186 mdp, sólo para iniciar la operación, de acuerdo al estudio “Valoración de impacto presupuestario“, elaborado por el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, que estima una inversión de más de 11 mil mdp para la instalación de los bebederos, dividido en tres años: Año 1: 3 mil 546.4 mdp; Año 2: 3 mil 866.8 mdp y Año 3: 4 mil 187.1 mdp.

Este estudio es importante ya que se realizó cuando el proyecto de reforma contemplaba sólo las escuelas con más de 100 estudiantes, siendo posteriormente ampliado a todas las de educación básica, aun cuando contaran con menos de 100 alumnos.

“La partida asignada para bebederos es de alrededor del 30% de lo proyectado para el primer año, lo que pone en riesgo todo el proyecto, al pasar de una propuesta de instalación en 3 años a una de alrededor de 12 años, esto provocaría que el programa se traslaparía a tres sexenios, en los que todo se puede quedar en el olvido”, comentó Alejandro Calvillo, Director del El Poder del Consumidor.

Juan Martín Pérez, Director Ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México, apuntó que es necesario que el Estado Mexicano cumpla con lo dispuesto en el artículo 4° de la Convención sobre los Derechos del Niño, el cual establece que los Estados parte,​ deben​ destinar hasta el máximo de sus recursos posibles a garantizar ​los derechos de niñas, niños y adolescentes. Asimismo, es necesario que los recursos económicos destinados a tal fin sean eficientes y que su ejecución sea desagregada y transparente. 

Añadió además Pérez: “En este sentido, señalamos que la aplicación del presupuesto destinado a dotar de bebederos las escuelas del país, debe de ir acompañado de un diagnóstico previo que permita conocer las necesidades reales y los obstáculos que enfrentan los planteles educativos y los propios niñas y niños para poder acceder al agua potable en estos espacios. Para garantizar el derecho de niñas y niños al agua y a la salud no sólo se requiere un presupuesto que permita colocar infraestructura sino además aquel que garantice que dicha infraestructura sea funcional y que tenga un impacto en la vida de la infancia de nuestro país”.

Adicional a esto, es importante señalar que la asignación del recurso para la instalación de beberos, se vuelve indispensable el tomar en cuenta que existen muchas escuelas con grandes carencias, que ni siquiera cuentan con fuentes de abastecimiento de agua, por lo que a estas comunidades no se puede enviar un recurso hasta que no se resuelva la distribución del agua.

Con base en información del INEGI, así se encuentra la distribución del vital líquido en las escuelas:

Existen 206,155 escuelas de educación básica de las cuales:

  • 148,931 se abastecen de agua de la red pública
  • 7,555 del agua de pipa
  • 19,647 de agua de pozo
  • 15,415 acarrean el agua
  • 6,489 no disponen de agua.

Ron Sawyer, Director de Sarar-Transformación opinó que “La instalación de bebederos en escuelas debe contemplar un acompañamiento de un proceso social integral para que los mismos usuarios entiendan los riesgos asociados al agua contaminada -incluyendo que los alumnos analicen la mayoría de las fuentes de agua en México porque no son confiables- y entiendan que el saneamiento incluye una visión de manejo de flujos -de aguas servidas, aguas jabonosas, excreta, etc-, vinculado a una visión integral ambiental y de seguridad alimentaria. Las comunidades escolares deben acompañar el proceso de toma de decisión sobre las soluciones técnicas y asegurar contar con el conocimiento para llevar a cabo su plan de operación y mantenimiento”, concluyó Sawyer.

Mientras que el aumento en la prevalencia de obesidad infantil en México continúa -34.4% utilizando los criterios de la Organización Mundial de la Salud- el recurso asignado al Programa de Prevención y Control del Sobrepeso, Obesidad y Diabetes, recibió sólo el .23% del total destinado a Salud, con lo que se muestra el poco compromiso que existe por parte de las autoridades a dar una lucha frontal contra esta epidemia que ataca a gran parte de los mexicanos. Ésta partida corresponde únicamente al 1.84% de lo que se recaudará en 2015 para el IEPS a refrescos y bebidas azucaradas:

 

Concepto

Ley Egresos 2014

Ley Egresos 2015

Erogaciones para la igualdad entre mujeres  hombres (Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes)

$312,120,136

$322,732,221

Recursos para la atención de niñas, niños y adolescentes (Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes)

$14,000,000

$14,000,000

Total:

$326,120,136

$336,732,221

Porcentaje de recaudación por IEPS a refrescos y bebidas azucaradas

2.63%

1.84%

Alejandro Calvillo comentó que la estimación en los costos totales de la obesidad en 2012 llegaron a 80 mil millones de pesos y para el 2017 se pronostica puedan llegar hasta 150 mil millones de pesos, por lo que se vuelve crucial la necesidad de invertir en prevención como la única manera de frenar la obesidad y diabetes. Reiteró que las autoridades deberían darse cuenta que de no hacerlo se incrementarán cada vez más los costos para el Estado y las familias.

La Alianza por la Salud Alimentaria (ASA) espera que los diputados reformen la propuesta y asignen los recursos necesarios, ya que fue el mismo legislativo quien se comprometió a que los recursos generados por el impuesto al refresco se destinarían a salud y a la introducción de bebederos en escuelas.

Leave a Reply