CACAO Y CHOCOLATE TABASQUEÑO ENAMORANDO PALADARES DESDE TIEMPOS ANCESTRALES

0
47

Semilla milenaria, moneda de ancestros tabasqueños e ingrediente usado como bebida ceremonial, el cacao es mejor conocido en la historia como “alimento de los dioses”.
En Tabasco, principal productor de esta semilla, habitaron diversas culturas que lo utilizaban. De los antiguos olmecas, mayas, zoques y nahuas surge el mito en el que el Dios Quetzalcóatl brindó la bebida de cacao como un manjar enviado por los dioses, que mágicamente disminuiría su cansancio y mejoraría sus noches de sueño.
El cacao es ingrediente primordial para la elaboración del chocolate, es un dulce alimento capaz de enamorar cualquier paladar. Su nombre deriva de la lengua náhuatl para nombrar la preparación de la bebida espumosa hecha de cacao: Xocolatl.
El mundo entero ha disfrutado su sabor, ya sea en combinación con agua o con leche, además es considerado como gran contribución de México al deleite gastronómico mundial. El chocolate lleva a quien lo consume por un viaje de sabor causando estímulo al cuerpo. Sensaciones de tranquilidad, alegría e incluso enamoramiento son, sin duda, efectos de esta rica preparación. Es por ello, que éste dulce tan deseado por muchos es sinónimo de amor, ya que libera endorfinas, despertando algo profundo en el interior de cada enamorado.
El Edén de México, es reconocido por estar rodeado de una enigmática flora y fauna que simula un paraíso exótico, único en México y el mundo, haciendo que los visitantes puedan sumergirse en una experiencia inigualable al convivir de cerca con la naturaleza entre plantaciones, haciendas cacaoteras y fábricas de chocolate, al realizar La Ruta del Cacao al Chocolate que ofrece este excepcional destino.

Para comenzar con la aromática y deliciosa ruta en el Municipio de Comalcalco, Tabasco, se encuentra la Hacienda La Luz, reconocida como una de las productoras cacaoteras más importantes a nivel nacional. Al llegar al lugar, el visitante puede percibir el olor a chocolate, provocando que todos sus sentidos despierten el interés por este exquisito producto.
Uno de los atractivos de dicho lugar es su historia, por buscar una innovación en el producto con la fábrica de chocolates Wolter, enfocándose a la creación de productos especiales y gourmet que son esenciales para bombonería, además de continuar con los trabajos de cosecha y realización de productos derivados de esta semilla. Prueba de ello, son los reconocimientos que han tenido durante los últimos años a nivel mundial, ganando más de 10 medallas de oro, plata y bronce en el International Chocolate Awards.
Continuando con la ruta, se encuentra la Hacienda Jesús María el cual es un lugar fascinante, ya que no solo muestran el proceso de producción del chocolate, sino una caminata por las plantaciones en donde se aprecia la amplia variedad de productos naturales con los que cuenta. Asimismo, la hacienda se caracteriza por la elaboración del chocolate casero tradicional que busca regenerar las últimas plantaciones de cacao criollo, siendo uno de los mejores debido a su alto contenido de grasa natural, su delicioso sabor y excelente aroma.
Y para tener una experiencia un poco más íntima, en la Hacienda La Campesina se puede admirar el proceso del cacao al chocolate desde un punto de vista más tradicional, ya que uno de los objetivos de las productoras que cosechan en el lugar es promover sus tradiciones y cultura mediante la demostración de la elaboración de productos como el pozol, chocolates en barritas, chocolate de mesa e incluso una deliciosa mermelada de musilago que encanta a cualquiera.
Sin duda, la producción de cacao y chocolate se ha convertido en una de las principales actividades económicas en la entidad tabasqueña, el cuidado que se le da a las plantaciones de cacao desde la siembra hasta su transformación final, han logrado un producto puro y único en el mundo.

Leave a Reply