Cómo manejar a la familia política

0
401

Llegado el momento de hacer una vida independiente, son muchos los que no son capaces de romper ese vínculo familiar y dejan que se involucre una y otra vez en su nueva vida en pareja. A los padres les cuesta entender que su hijo lleva una vida independiente y que es su pareja la persona responsable de discutir con él los diferentes problemas que surgan, a menudo vemos a parejas con conflictos entre ellos debido a que los padres no les dejan vivir: se meten en todo, quieren organizarles la vida; y por otro lado, el hijo en cuestión no hace nada para pararles, con lo cual, su pareja está malhumorada y negativa.Este es un problema de los padres por no aceptar que su hijo ya ha crecido y es independiente y también de los hijos por no cortar el vínculo de dependencia que tienen con sus padres. Con este panorama nos encontramos en un círculo vicioso difícil de solucionar. La comunicación con la pareja cada vez se hace más complicada y los conflictos se repiten día a día.

¿Qué podemos hacer?
En primer lugar deberemos tener en cuenta una serie de creencias irracionales que están detrás de estos comportamientos como por ejemplo: “mis padres son los mejores y siempre tienen razón”, “sólo quieren ayudarme”, “mi pareja no los entiende porque no son sus padres”, “a mis padres les debo todo”,”tengo que pagarles lo que han hecho por mí”, etc.

Detrás de todas estas frases va implícita una obligación adquirida que nos impide ser coherentes en las distintas situaciones. Actuaremos llevados por la obligación y no por lo que realmente deseamos con lo cual estaremos insatisfechos a pesar de todo. Los hechos que realicemos ayudarán a tener contentos a nuestros padres, pero no a nosotros mismos y a nuestras parejas.

En segundo lugar aprenderemos las normas básicas de la manipulación para tenerlas presentes siempre, ya que a menudo nos encontramos ante unos padres que nos hacen sentir culpables por haberles abandonado, por no hacerles caso, por no devolverles lo que hicieron por nosotros, etc. Los manipuladores se centrarán en nuestra baja autoestima y en nuestra inseguridad para hacernos frente, por lo tanto, estos serán dos puntos a tratar importantes para poder cortar sus insinuaciones de raíz. Intentaremos fomentar la autoestima y nuestra autovaloración personal. Siempre eludirán toda responsabilidad y se ocuparán de echárnosla encima, estad atentos a ello y cortadlo antes de que se vuelva en vuestra contra.

Dedicar tiempo a la pareja
También será importante dedicar tiempo a nuestra pareja, discutir los conflictos con los padres entre los dos, siguiendo unas reglas básicas de comunicación, no usar insultos ni recriminaciones hacia la familia política, tengamos en cuenta que son sus padres a pesar de todo.

Utilizad un lenguaje sosegado y tranquilo, e intentad buscar soluciones que os reconforten a los dos. Apoyaros el uno al otro cuando no quede más remedido que sucumbir a la manipulación y después buscad algo gratificante para quitaros de encima los malos pensamientos.

Aprovechar bien el tiempo
Será importante también con la pareja, saber separar los momentos y distribuir los tiempos, no podemos estar siempre en casa de los padres de uno, por ejemplo, y nunca en los del otro, este tipo de cosas a la larga generar suspicacias y enfrentamientos.
Si los padres están enfermos o con algún problema y nos están quitando mucho tiempo de nuestra vida familiar, intentad buscar tiempo para vosotros y los niños, aprovechad el tiempo al máximo y siempre buscad cosas que os unan y os gratifiquen.
El poco tiempo que tenéis libre usadlo para disfrutad de estar juntos. Nuestra pareja puede sentirse abandonada y defraudada, ten en cuenta que tu familia ahora son tu mujer y tus hijos y que tus padres estarán en un plano diferente, tu función con ellos será de ayuda y apoyo cuando lo necesiten, pero no siempre, ahora cada uno tiene su vida independiente.

¡Fuera dependencias!
No fomentes la dependencia de los padres. Ni tú de ellos ni ellos de ti, se volverá en tu contra muy pronto. Poned límites a los padres también es importante, tendréis que aplicar las mismas normas que con los niños.

Por ejemplo, no pueden venir a casa sin avisar y cuando les plazca, no pueden entrar en casa y disponer todo como si fuera la suya, si al principio os calláis después será más difícil pararlo, no pueden apuntarse a todos los eventos familiares sin haber sido invitados (vacaciones, fiestas, salidas, etc).

Ayúdales a que tengan una vida social y a que no dependan de vosotros, refuérzales cuando salgan con otras parejas o con otros familiares y enfádate si alguna vez no te gusta que hayan venido a casa o se hayan presentado inesperadamente.

Crear un espacio propio
Por último, ten en cuenta que tu pareja es una parte muy importante de la familia que has formado, no podéis dejar que se estropee vuestra relación por culpa de terceros. Trabajad para cread vuestro propio espacio y no dejéis que entren en vuestro dormitorio padres, hermanos, amigos, vecinos, compañeros, etc. Seréis tantos que no podréis manejarlo. Vosotros sólo sois dos y el resto del mundo es externo a vuestra relación tendréis que manejarlos juntos con acuerdos, soluciones y compromisos.

Leave a Reply