Consejos para reparar tus electrodomésticos

0
186

Si una de tus responsabilidades diarias es hacerte cargo de las tareas del hogar, seguramente alguna vez te has retrasado en tus actividades debido a que algún producto o electrodoméstico no funciona o lo hace de la manera incorrecta.

Que los electrodomésticos se descompongan justo en el momento que piensas utilizarlos es una de las peores pesadillas que vivirás. ¿Cómo puedes reemplazarlo con otro artefacto para concluir lo que estabas haciendo? Si bien, a nadie le gusta que estos acontecimientos sucedan, si ya han ocurrido es momento de pensar cómo reparar tus electrodomésticos.

Presta atención en los siguientes consejos que te ayudarán a encontrar la manera correcta para reparar tus electrodomésticos.

Evita repararlos por tu propia cuenta

Es cierto que la mayoría de las personas no sabemos realmente cómo arreglar un electrodoméstico. Por muy sencillo que parezca, cada artículo cuenta con una gran cantidad de piezas que cumplen cierta funcionalidad. Si abres el electrodoméstico para analizarlo y encontrar el error, además de que posiblemente no tengas idea de qué significan los elementos que lo componen, puedes empeorar la situación.

¿Tienes el manual a la mano? Revísalo y si las características de la falla aparecen ahí, sigue las instrucciones para solucionarlo, de lo contrario evita hacer algo que pueda dañarlo más.

Verifica la garantía

La mayoría de los electrodomésticos vienen con dos tipos de garantía, una otorgada por la tienda donde adquiriste el producto y otra otorgada por la fábrica. Antes de llamar a alguien para que realice la reparación por ti, revisa las condiciones de tu póliza de garantía. Si crees que el desperfecto está cubierto y la cobertura aún está vigente, lleva el producto a la tienda o al fabricante.

Acude con la persona correcta

Debido a su complejidad, reparar un electrodoméstico puede ser caro. No elijas a la persona que realizará la reparación basándote únicamente en el monto que cobrará, acude con alguien que cuente con la experiencia para solucionar tu problema.

Un técnico que cobre poco o, peor aún, que cobre mucho y no tenga idea de cómo reparar tu electrodoméstico puede perjudicar aún más las finanzas familiares, pues si al final no se resuelve el problema tendrás que pagar por otra reparación o, en su defecto, adquirir un nuevo electrodoméstico.

Si no conoces a nadie que sea especialista en reparación de electrodomésticos, normalmente las marcas recomiendan a técnicos especializados en sus productos. Puedes recurrir a alguno que se encuentre en tu zona y solicitar una reparación. Posiblemente sea más caro pero tendrás la certeza de que tras la reparación tu aparato funcionará correctamente.

Encuentra la manera de transportarlos

Es muy común que algunos de los electrodomésticos pasen un largo tiempo descompuestos debido a que no se cuenta con un medio para llevarlos a reparar, sobre todo cuando se trata de lavadores, estufas, refrigeradores y cualquier otro artículo de gran volumen y peso. Algunos técnicos pueden ir a tu casa y solucionarlo desde ahí; otros te ofrecen el servicio de transporte. Si ninguna de estas dos opciones está disponible, puedes contratar un servicio de flete que lo mueva hasta el establecimiento indicado.

Evalúa su condición

Seamos honestos, si esta es la segunda o tercera vez que reparas ese mismo electrodoméstico, ¿no crees que sea tiempo de cambiarlo? Una de las razones más comunes por las que los electrodomésticos se descomponen es porque su ciclo de uso ha concluido y aunque queramos alargarle más la vida, en poco tiempo volverá a fallar. Antes de llevarlo a reparar, mejor analiza sus condiciones y determina si es mejor adquirir uno nuevo. Incluso, comprar un nuevo puede salir más barato que componer uno viejo.

Piensa cuánto te costará realizar o no la reparación o remplazo

Puede que en tu presupuesto no tengas contemplado la reparación de un electrodoméstico. Tal vez reparar la licuadora sea algo que puede esperar pero ¿qué pasa con el refrigerador? u otros aparatos que son de primera necesidad.

Realiza una reparación o remplazo de tu electrodoméstico pensando a futuro. Analiza cuánto perderías si la comida que tienes almacenada en el refrigerador se echa a perder o si debieras comer fuera de casa durante semanas porque no tienes estufa.

Un electrodoméstico descompuesto puede ser un gran golpe para las finanzas familiares, por lo que si no cuentas con los recursos necesarios para realizar el pago te recomendamos considerar los préstamos por internet, estos son un excelente recurso cuando se necesita realizar algún gasto de emergencia en el hogar ya que se aprueban en un par de días y son sencillos de solicitar. Por ejemplo, para adquirir un préstamo en línea con la empresa Vivus México, solo necesitas registrar tus datos, ser titular de una cuenta bancaria donde será depositado el préstamo y en menos de 24 horas tendrás a la mano el dinero para poder reparar o comprar tu electrodoméstico.

Haz frente a los obstáculos que se te presenten con apoyo de un préstamo personal en línea. Visita Vivus México para conocer más sobre los préstamos rápidos por Internet.

Leave a Reply