CONSUMERS INTERNATIONAL DEMANDA DEJAR DE LADO INTERESES ECONÓMICOS EN LA LUCHA CONTRA LA OBESIDAD

0
385

 

Ciudad del México a 9 de junio 2015.-  El Poder del Consumidor (EPC), como organización miembro de Consumers International (CI) compartirnos el llamado que hace la oficina de CI en América Latina y el Caribe para que se depongan intereses económicos en defensa de la salud pública y a actuar de manera responsable frente al mayor problema de salud pública que enfrenta la región: La Obesidad. Por lo tanto, suscribimos la siguiente demanda:

 

Lograr una Convención sobre Alimentos Saludables, similar al Convenio Marco sobre el Tabaco, para proteger y promocionar los alimentos saludables. Nuestras recomendaciones para avanzar hacia ese tratado incluyen la necesidad de etiquetados nutricionales claros y frontales, así como la prohibición de la publicidad de estos productos dirigida a la población infantil. Apoyamos y promovemos el establecimiento de medidas fiscales para desincentivar el consumo de los productos no saludables, así como la venta de alimentos no saludables en las escuelas.

 

América  Latina  presenta  uno  de  los  mayores  índices  de  sobrepeso  y  obesidad  en  el mundo. La causa principal de este problema, convertido en una epidemia que afecta ya a más del 50% de los adultos en la región, se debe al alto consumo de bebidas y alimentos ultraprocesados con altos contenidos de azúcares, grasas y sal, y al abandono de las dietas tradicionales.

 

Organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud, la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el World Cancer Research Fund, concuerdan en que los factores más importantes que promueven el sobrepeso y la obesidad, así como las enfermedades no transmisibles conexas, son el consumo elevado de productos de bajo valor nutricional y contenido alto de azúcar, grasa y sal como la comida rápida y la ingesta habitual de bebidas.

 

En varios países de la región, las organizaciones que  luchan  por  lograr  la  aprobación  de  Reglamentos  y  Etiquetados  eficientes  se encuentran con el rechazo frontal de la industria a medidas que ayudarían a las personas a tomar mejores decisiones para su salud y la de sus familias.

 

En Perú, los consumidores esperaron desde 2013 que se publique el Reglamento de la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes, que tantas expectativas había generado para enfrentar la obesidad infantil y otras dolencias debido al consumo de comida chatarra. Hoy se sabe que se requiere de un segundo Reglamento para que varias de las medidas contempladas entren en vigor. Los consumidores peruanos deberán seguir esperando.

 

En México, mientras se han logrado algunos avances en ofrecer alimentos saludables en las escuelas, la industria logró imponerse para que el etiquetado de sus productos y la regulación de la publicidad que dirigen a niños y niñas fuera elaborada bajo sus criterios y no afectara sus ventas.

 

En  Brasil,  la  industria  de  alimentos  y  bebidas,  a  través  de  subterfugios  legales,  ha impedido que se establezcan regulaciones ya aprobadas sobre la publicidad de este tipo de productos.  Durante sólo en 2010 la industria presentó  más de 10 demandas  contra la regulación de la publicidad de alimentos en Brasil.

 

Por estos días, Chile está a punto de dar un importante paso adelante con la aprobación de un Reglamento que incorpora un etiquetado útil a los consumidores y que además otorga holgados plazos a la industria para adecuarse a la nueva normativa.

 

El etiquetado frontal de alimentos y bebidas propuesto brinda información sencilla y útil para que los consumidores puedan identificar si un producto contiene altas concentraciones de azúcares, grasas, sodio y calorías. Este etiquetado responde a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud.

 

No obstante, esta iniciativa está experimentando una ofensiva sin precedentes de la industria alimentaria nacional y transnacional para frenar medidas que beneficiarían la salud de toda la población.

Leave a Reply