Cuando las flores hablan: el significado de las flores

0
373

FYJA tu cómplice en San Valentín: magno taller

Jueves 9 de febrero de 2017 —

Las flores han acompañado al ser humano desde las primeras civilizaciones. Su hipnótica apariencia y su peculiar comportamiento, además de los atributos medicinales de algunas de ellas, las han convertido en objeto de adoración para algunas culturas. Han estado presentes en mitos y leyendas desde la antigua Grecia hasta el Oriente y Occidente, convirtiéndose en símbolos que siguen vigentes hasta nuestros días.

Según la mitología griega, alguna vez existió una isla habitada por hombres que se hacían llamar los lotófagos. Su principal alimento, como su nombre lo sugiere, era la flor de loto; la comían por su dulzura y para olvidar su pasado. Odiseo, durante su regreso a casa, llegó a esta isla, donde parte de la tripulación de su barco fue seducida por los atributos somníferos y lúdicos de esta flor, que los hacía perder la memoria, dejando atrás su patria y sus huellas.

El girasol, por ejemplo, guarda una historia de fidelidad y amor. De acuerdo a un mito de la antigua Grecia, Clitia fue una ninfa que estaba perdidamente enamorada del dios Helios, personificación divina del sol. Éste la rechazó por develar el amorío que tenía con la princesa Leucótoe al padre de ambas, Órcamo, quien, en una ataque de furia, la enterró viva. Clitia siguió durante nueve días a su amado, sin comer ni beber nada, hasta que fue echando raíces y se convirtió en un girasol, aquella flor que sigue parsimoniosamente al sol, desde el amanecer hasta el atardecer.

Después de una difícil afrenta, los gladiadores romanos recibían una gladiola para coronar su triunfo, por la forma similar a una espada que tiene esta flor. Por este hecho, se piensa que las gladiolas son buenas para expresar un sentimiento fuerte y decidido, cercano a la victoria.

Aunque su orígen es trágico, la historia del tulipán como símbolo del amor perfecto ha prevalecido. Un delicado rumor llegó a los oídos de Farhad, un príncipe turco que amaba profundamente a Shirin, una hermosa doncella de la corte, que decía que ésta había muerto. Sin corroborar el fatídico mensaje, Farhad tomó su corcel y se dirigió a toda velocidad a un precipicio. De las heridas en su cuerpo, causadas por la mortal caída, brotó la sangre de la que surgió una flor roja que conocemos como tulipán, símbolo del amor verdadero e imperecedero.

Otra flor que protagonizó un mito de la antigüedad y que forma parte del ideario colectivo, es la la violeta. Para muchos, simboliza el pudor y la simplicidad debido a que surgió de la sangre de Atis, un joven del que estuvo enamorado Cibeles, considerada como la diosa de la Madre Tierra. Otra versión del origen de las violetas apunta que nacieron de las lágrimas de los dioses, quienes se sentían profundamente conmovidos al ver la transición entre el invierno y la primavera.

Las rosas, populares alrededor del mundo y símbolos universales del amor, también tienen sus propios significados según el color que poseen: las rojas, las más comunes, representan el amor y la pasión; las blancas, la pureza y la tranquilidad; las rosas, la gentileza; y las amarillas, según se cree, son ideales para que un enfermo sobrelleve mejor sus padecimientos y para desearle una pronta recuperación.

Aunque muchos mitos abordan de forma trágica y visceral el lugar que tienen las flores en nuestra existencia, la realidad es que éstos son sólo un reflejo de la estrecha relación que tienen los seres humanos con ellas, y de cómo las utilizan para expresar sentimientos sin palabras hacia aquellas personas que tienen una injerencia importante en su vida.

El próximo 12 de febrero, Festival Flores y Jardines (FYJA) llevará a cabo un magno taller gratuito de arreglo florales en la Calzada Juventud Heroica, cerca de la Puerta de los Leones en el Bosque de Chapultepec.

El taller lo impartirá Fernando Baeza, diseñador floral con más de 30 años de experiencia; experto en ambientación de eventos a nivel nacional con grandes empresas como: Audi, Barbie, Seguros GNP y Mercedes Benz; ponente en exhibiciones a nivel internacional y propietario de la escuela de diseño floral Bovardia desde hace 3 años.

Leave a Reply