Descubre la sublime diferencia Lindt

0
65

La historia de Lindt & Spüngli, empresa especializada en la elaboración del chocolate Premium, comenzó en 1845 en una pequeña pastelería en Berna, Suiza. Su fundador Rodolphe Lindt, pastelero sibarita, descubrió como crear una masa de chocolate única en el mundo, con una exquisita textura y sabor cuyo secreto no ha logrado ser imitado en ninguna parte del mundo.

Este chocolate ha sido un símbolo del mundialmente conocido chocolate suizo, siendo hoy en día, la empresa líder a nivel mundial en la creación de chocolates finos, ofreciendo una gran variedad de productos en más de 100 países, con presencia en todos los continentes.

Los chocolates LINDT son reconocidos por su inigualable cremosidad y delicado sabor. Por ello, la búsqueda de la perfección de este exquisito chocolate fino solo puede tener éxito cuando la pasión, arte y dedicación se combinan a través de la habilidad artesanal de los Maestros Chocolateros LINDT. Su eterna dedicación, los lleva a ser verdaderos artistas en su terreno: el resultado de más de 170 años de experiencia y conocimiento los ha llevado a seguir refinado sus exclusivas y secretas recetas con absoluta devoción.

Hoy, los Maestros Chocolateros de LINDT siguen trabajando con gran dedicación para desarrollar innovadoras recetas que te permitan seguir experimentando un placer superior al degustar sus chocolates.

Pero ¿por qué el chocolate Lindt es tan excepcional?

La diferencia Lindt inicia desde la recolección a mano de las mejores habas de cacao. Estas se encuentran en las mejores plantaciones de todo el mundo: Ecuador, Madagascar, Ghana y las Islas del Caribe. El chocolate está hecho con los mejores tipos de haba de cacao que existen: Criollo y Trinitario.

Los Maestros Chocolateros desarrollaron un proceso especial para tostar las habas de cacao con el fin de conseguir el sabor ideal, mezclándolas a la perfección para lograr ese delicado sabor y suave textura, característicos del chocolate Lindt.

Seguido por la técnica de conchado, la cual juega el papel más importante. El año 1879 supuso un año revolucionario para la elaboración del chocolate. Es en esta época cuando Rodolphe Lindt inventa el ahora famoso proceso de conchado: aquí se maneja la masa líquida de chocolate hasta alcanzar la textura más fina para darle la mayor suavidad. De esta forma se logra tener un chocolate que logra derretirse en la boca de quién lo prueba.

Esta fue sin duda una de las más grandes aportaciones que LINDT dio a la industria chocolatera a finales del siglo XIX. Utilizando el conchado se produce un chocolate de sabor delicado, más aromático y de una calidad de fundido excepcional.

Cada uno de los ingredientes son cuidadosamente seleccionados y provenientes de distintas regiones del mundo para ofrecer una experiencia superior. Los Maestros Chocolateros de LINDT están en permanente búsqueda de nuevas inspiraciones buscando traspasar las fronteras con nuevas combinaciones de sabores.

Por último, el perfeccionamiento de las técnicas para templar el chocolate aplicadas por estos artistas, le aportan ese apetecible toque brillante y crujiente. No se deja ningún detalle al azar, pues siempre hay una constante pasión y compromiso para alcanzar la perfección y revolucionar el mundo del chocolate.

Hasta ahora, nadie ha logrado descubrir el secreto de los Maestros Chocolateros de LINDT, por ello LINDT se ha convertido no solo en el pionero del chocolate suizo, sino en todo un emblema de calidad a nivel mundial.

Leave a Reply