Diversidad e inclusión sin etiquetas

0
301

Analaura Schurmann, directora de Recursos Humanos, SAS México

¿Qué viene a la mente cuando se habla de diversidad e inclusión? Algunas empresas piensan en sumar a sus filas un porcentaje de minorías, incluyendo a grupos de distintas edades, razas, religiones, preferencias sexuales, capacidades especiales y nacionalidades, en cumplimiento de una ley o requerimiento.

Para SAS México, estos conceptos nos remiten a la suma de las fortalezas colectivas y a la pasión que se necesita para concebir grandes ideas y estrechar lazos. A fin de lograrlo, reclutamos a gente con niveles experiencia, puntos de vista y bagajes distintos.

Si hay algo de lo que estoy convencida es que SAS es una compañía totalmente abierta. No hacemos ninguna distinción en el momento de contratar al talento humano, promover un ascenso o establecer salarios.

Más allá de sus características personales, elegimos a la gente por sus capacidades intelectuales y técnicas, y que se identifiquen con los valores de la empresa. Hoy, contamos con colaboradores que probablemente no hubiesen tenido cabida en otras organizaciones; aquí han encontrado un clima laboral en el que se les trata con dignidad y respeto, lo que los motiva a dar lo mejor de sí, y se deriva en una mayor productividad y compromiso con la compañía.

En particular, los miembros de la comunidad LGBTTTIQ (lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti, intersexual y queer) reciben el mismo trato que el resto de nuestros empleados – se les brindan las mismas oportunidades de crecimiento, capacitación y participación en todas las iniciativas que se realizan dentro de la empresa.

Pueden expresar su preferencia e identidad sin restricciones, lo cual nunca ha sido un impedimento para su contratación. Y cuentan con la libertad absoluta de comunicarlo, si así lo deciden, a sus colegas y superiores, quienes, conocedores de la apertura de la compañía, trabajarán junto con ellos en pos de los objetivos comunes.

La comunidad LGBTTTIQ, y cualquier otra, goza de aceptación e inclusión al interior de SAS México. Sin duda, la mejor iniciativa es aquella que toma en cuenta a la gente, sin importar su género o preferencia sexual.

En principio, diferenciar y separar a un grupo o comunidad es lo que los convierte en minorías. No hay que olvidar que ellas forman parte de un todo, por tanto tienen los mismos derechos, obligaciones y oportunidades. Y no contratamos a sus individuos sólo por cumplir una cuota, sino porque sabemos que pueden contribuir de manera importante con nuestro crecimiento en el país.

Hemos obtenido la certificación Great Place to Work (GPTW) en distintas ocasiones gracias al clima laboral que impera en SAS México, y son los propios empleados quienes han destacado la equidad y la inclusión como algunos de los principales atributos de la compañía, entre otros.

Asimismo, esto sin duda fortalece el compromiso y lealtad de nuestro personal y amplía su permanencia, lo que al mismo tiempo ha reducido la rotación. El sector de las tecnologías de información (TI) se ha caracterizado por el movimiento de especialistas, particularmente en las áreas de Ventas y Consultoría. El promedio de permanencia en la industria es de 1 a 1.5 años; en SAS, éste se eleva a 4.5 años, lo que lo hace uno de los más altos.

La diversidad y la igualdad de oportunidades son valores intrínsecos en la organización. Una política de puertas abiertas permite establecer un diálogo directo y continuo entre el personal de todos los niveles y la alta administración. Ya sea que alguien haya sido agredido o se le haya faltado al respeto, sabe que puede acudir al director general o, en mi caso, la directora de Recursos Humanos, con la seguridad de que se le escuchará. Por suerte esto no ha ocurrido; hemos recibido más ideas para fortalecer la colaboración y estrechar la relación entre los distintos grupos que integran a nuestra fuerza de trabajo.

La mejor forma de terminar con la discriminación y no distinguir minorías es no etiquetar a la gente ni separarla del resto.

Analaura Schurmann
Desde 2015, Analaura Schurmann es la responsable del área de Recursos Humanos de SAS México. Con una amplia y sólida experiencia en Recursos Humanos (RR.HH.) y Tecnologías de Información, Analaura, antes de su incorporación a SAS, desempeñó cargos directivos como: Directora de la Práctica de Recursos Humanos en Antfactory; directora de RR.HH. en CAME; Subdirectora de RR.HH. en Crédito Familiar (Banamex-Citigroup); directora de RR.HH. en Ticketmaster México; Gerente de Operación e Infraestructura Tecnológica en McGraw-Hill Latinoamérica; Gerente de Servicios Educacionales en GE Capital IT Solutions; entre otras posiciones de máxima responsabilidad. Asimismo, Analaura cuenta con más de 10 años de experiencia en Informática y Gestión de Proyectos, una trayectoria en la industria que ha implicado múltiples proyectos de alta complejidad. Analaura Schurmann es Licenciada en Administración por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Además, posee diplomados del ITESM en Dirección de RR.HH. y Administración de Proyectos, así como uno en Capacitación y Desarrollo Organizacional otorgado por el CAPINTE. Adicionalmente, cuenta con una certificación en Coaching Ontológico del International Coaching Community (organismo con sede en Londres, Inglaterra).

Leave a Reply