El Té

0
310

El té es una bebida popular, en casi todo el mundo y puede definirse como la infusión que se hace de las hojas de un arbusto. En China, en Japón y en casi todos los países orientales, la ceremonia del té se conserva según las tradiciones milenarias. En Europa, especialmente en países como Rusia e Inglaterra, es la bebida caliente favorita. Los ingleses acostumbran a tomar té a cualquier hora del día. El conocido té de las 5 (five o´clock tea) es toda una tradición y se llama así porque hace mención de la hora más importante para tomarlo. Lo beben puro, con limón o con leche y se acompaña de galletas o pastas, bollería y pastelería.

Juego de té . El juego de té está formado por una bandeja, una tetera, un samovar para el agua caliente, una jarra de leche, un azucarero, unas pinzas (si se pone el azúcar en terrones), una cucharilla y un colador con un recipiente para los residuos de las hojas de té. Debido a la gran variedad de modelos y diseños, podemos encontrar juegos de té con más o menos piezas.

Los juegos de té se fabrican en diversos materiales, al igual que las vajillas, como puede ser plata, porcelana, loza, cerámica y barro cocido.

El mantel que cubre la mesa debería ser blanco o de color pastel suave y se admite que tenga algún pequeño bordado. Y con servilletas a juego. Pueden ser de diversos materiales como algodón, hilo, organdí e incluso fibra (pero de buena calidad).

En cuanto al tamaño del mantel podemos decir que hay mucha variedad pero los más utilizados son tres tamaños:

1.- Cuadrado o de cuatro servicios. Las servilletas suelen ser de 15-16 cms.
2.- Rectangular o de seis servicios. Sus servilletas suelen rondar los 21-22 cms.

3.- Variados, para ocho, doce o dieciocho servicios. Puede ser redondos, cuadrados o rectangulares y sus correspondientes servilletas pueden medir entre un rango de 26 – 30 cms.

Si se cuenta con personal de servicio para servir el té, lo ideal es que lo hagan de uniforme negro con delantal, puño, cuello y cofia blancos de organdí. En nuestro país, tomar el té, no tenía por que ser a las cinco de la tarde, de hecho apenas se tomaba té. En la actualidad está más extendido su consumo, aunque no es una de las bebidas más populares (como el café). Se suele tomar a la hora de la merienda o el desayuno.
Cada servicio debería contar, con su taza, su cucharilla, su correspondiente servilleta y en función de lo que se sirva, podría ser necesario un tenedor de postre (cuando hay plum-cake o bizcocho), un cuchillo (si hay mantequilla), etc. En la mesa deberíamos contar con al menos: la tetera, una jarra para la leche, un azucarero y unas pinzas en el azucarero, si el azúcar está en terrones, un colador para las hojas del té y dos platos, uno para las pastas y otro para la bollería.

Leave a Reply