EPC aplaude en Quito la entrada del etiquetado del semáforo en Ecuador

0
867

 

  • Autoridades, organizaciones y expertos en políticas de alimentación de la región de las Américas, se reúnen en la Conferencia Internacional sobre Etiquetado y Políticas Fiscales en Alimentación Saludable y Prevención de la Obesidad.

 

Ciudad de México 29 de agosto 2014.- En el marco de la “Conferencia Internacional sobre Etiquetado y Políticas Fiscales en Alimentación Saludable y Prevención de la Obesidad” que se celebra en Quito Ecuador, el Poder del Consumidor (EPC), en voz de su director Alejandro Calvillo, aplaudió frente a la Ministra de Salud Carina Vance, a la Ministra Coordinadora de Desarrollo Social del Ecuador Cecilia Vaca y a Gabriela Rivadeneira, Presidenta de la Asamblea Nacional, la entrada en vigor del etiquetado-semáforo en alimentos y bebidas que tendrá que cumplirse en Ecuador a partir de hoy.

 

Este nuevo etiquetado deben ser exhibido en envases de todos los productos procesados y señala el nivel de azúcar, grasa y sal con los colores rojo (alto), amarillo (medio) y bajo (verde) y tendrá que ser usado por todas las empresas que fabrican, importan o comercializan alimentos y bebidas no alcohólicas, que al parecer ya tienen un avance de más del 90%.

 

“El etiquetado del semáforo que indica con los colores verde, amarillo y rojo la presencia de baja, media o alta concentración de azúcares, grasas y sal en los alimentos y bebidas procesados, lo hemos estado demandando en México y el mundo más de 200 organizaciones de consumidores ya que hemos comprobado que es entendible para los consumidores. Desgraciadamente, en México la autoridad ha impuesto el etiquetado desarrollado por la industria que no comprende la población y que, de hecho, los engaña”. declaró  en su participación en la Conferencia Alejandro Calvillo, quien también reconoció el etiquetado elaborado en Chile, que ahora está en consulta pública y que establece una advertencia en los productos cuando presentan altas cantidades de azúcares, grasas, sal y calorías. Un sello que deberán portar los productos en el que dirá “Exceso de…….” y marcará azúcares y sodio, entre otros.

 

 

 

 

 

 

Durante la Conferencia Internacional, en la que participaron varios expertos en materia de salud alimentaria, se reconocieron las medidas fiscales desarrolladas en México al imponer un impuesto al refresco y a los alimentos con alta densidad calórica. Chile compartió que el nuevo gobierno de la Presidenta Bachelet ha incorporado en su proyecto fiscal un impuesto a los refrescos y otras naciones de la región están discutiendo sumarse a este gravamen para las bebidas azucaradas.

 

América Latina se identificó, como la región que lleva el liderazgo a escala internacional en el impulso de las políticas de combate a la obesidad con el desarrollo de etiquetados que logren advertir a los consumidores parte de la composición de la comida chatarra (Ecuador y Chile), la regulación de la  publicidad dirigida a la infancia (Chile, México, Perú), la regulación de alimentos y bebidas en escuelas (Costa Rica, México, Chile, Ecuador, Uruguay, Perú, entre otros) y el establecimiento de impuestos a estos productos (México, Chile y en discusión en varios países).

 

 

 

Los participantes intercambiaron experiencias sobre las presiones y estrategias de la gran industria de alimentos y bebidas contra las regulaciones y políticas fiscales y la necesidad de establecer grupos de trabajo libres de conflicto de interés para elaborar los criterios para estas regulaciones. Alejandro Calvillo compartió la mala experiencia en México que significó que los criterios para regular la publicidad y el etiquetado se haya desarrollado por la Comisión Federal para la Protección contra los Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) en contubernio con las empresas, sin transparencia alguna, sin la participación de los expertos.

 

 

Leave a Reply