Etapas del embarazo

0
526

Un embarazo se suele llevar con mucha ilusión por diferentes motivos: por las ganas de ser padres, por la esperanza de dar vida, por darle hermanos a nuestros hijos… En general, suelen ser nueve meses de espera llenos de misterio en los que las madres viven una experiencia única y mágica y en los que las preguntas se acumulan.
Las inseguridades ante situaciones nuevas y desconocidas son muchas, desde la sorpresa del anuncio del embarazo hasta el momento del parto, pasando por los cambios que acontecen en el cuerpo de la madre y la incertidumbre de no saber cómo estará el bebé. Tanto el desconocimiento de las funciones de los diferentes médicos que les van a seguir el embarazo como el protocolo general, suelen ser asignaturas pendientes para las futuras madres.

Condiciones idóneas, conocer la noticia y primeros cuidados
Las situaciones ideales para quedarse embarazada, según Elienda Prats, de la Asociación Catalana de Llevadores, es tener “desde los 20 hasta los 35 años y disfrutar de una situación laboral que favorezca la maternidad, como tener horarios estables. Hay empresas que facilitan la conciliación familiar y laboral para que la mujer se sienta a gusto en su situación profesional”.

Las franjas de edades de riesgo son con menos de 16 años o con más de 40 años. Respecto a las complicaciones, nos comenta que pueden ser más frecuentes en los casos en los que la mujer presenta alteraciones de su salud física y psíquica. Por norma general, las madres que más se tienen que cuidar son las que padecen “la típica diabetes gestacional, la enfermedad hipertensiva del embarazo, obesidad y aquellas enfermedades que pueden derivar de la propia gestación”, nos cuenta la portavoz de la Asociación Catalana de Llevadores.

Prats nos indica que podemos conocer la existencia del bebé desde los 5 ó 10 días de retraso menstrual con un test de embarazo en orina. Durante esta nueva etapa se debe seguir una dieta equilibrada, una higiene diaria con cremas hidratantes, un descanso de entre 8 a 10 diez horas diarias y la toma de un suplemento de ácido fólico y yodo.

Enfermedades hereditarias, personal especializado y controles necesarios
Algunas de las enfermedades más frecuentes que se pueden heredar de padres a hijos son la fibrosis quística y las distrofias musculares, así que es muy importante que la comadrona “efectúe un control cada 4 ó 5 semanas hasta la semana 38. Después de la semana 39, las visitas serán más a menudo y se intercalarán con las ecografías”, según Prats.

La diferencia entre un ginecólogo y un tocólogo es que “aunque la formación académica es la misma, el tocólogo se refiere al profesional que atiende a la embarazada, mientras que el ginecólogo lo hace fuera del embarazo”. La primera ecografía se debe realizar entre las 12 y 14 semanas, la segunda a las 20 semanas, y la tercera entre las 32 y 34 semanas. Alrededor de la semana 20 ya se podrá saber el sexo del bebé.

Etapas peligrosas: consejos
La fase más peligrosa del embarazo, y en la que más se tienen que cuidar las mujeres, es la del primer trimestre, ya que es una etapa de adaptación, la cual comporta una serie de cambios y riesgos, por lo que se le debe prestar especial atención, “sin olvidar que el embarazo es un estado natural de la mujer”, puntualiza Prats.

Además de los cuidados básicos, se recomienda que sigan realizando su vida habitual evitando deportes de riesgo, trabajos con tóxicos o que requieran un esfuerzo físico que les cause molestar. No hay muchas diferencias entre madres primerizas y veteranas, ya que ambas se deben cuidar lo mejor posible.

Leave a Reply