FYJA: DE HORMIGAS GIGANTES Y HOMBRES ARTESANOS

0
143

Lunes 13 de marzo de 2017 — Un hombre se levanta muy temprano. La madrugada comienza a reemplazar a la noche pero no se nota la diferencia porque ambas visten con el mismo color. A este hombre también lo llaman artesano. Recorrer el mismo camino durante 25 años le han valido este título. Le espera un largo trayecto para recolectar la materia prima con la que trabajará todo el día. Se trata de un material suave, natural, delicado pero maleable. Algunos lo utilizan para deshacerse del polvo, otros más para crear utensilios; él lo emplea para crear animales enormes.

Su color aún es verde, vivo. Hay que dejarlo orear un tiempo para que alcance la textura idónea para poder manipularlo sin que se rompa. El viento de la zona ayuda a acelerar este proceso. Cuando llega al punto exacto, tras varios días de reposo, el material puede doblarse a conveniencia para moldear la siguiente creación de este imaginativo artesano.

Su familia lo ayuda a ensamblar las piezas pequeñas: la cola, los cuernos, las patas y los miembros necesarios que se unirán al esqueleto de alambre que él ensamblará después, ya sea el de un ave, un venado o un insecto.

La vara de perlilla es una fibra vegetal que se obtiene de un arbusto que tiene este mismo nombre. En algunas regiones del Oriente del Estado de México y en las zonas boscosas de Texcoco, muchos habitantes sustraen este recurso para poder moldear y crear diversas artesanías, que van desde pequeños cestos y objetos domésticos, hasta grandes esculturas de animales de todo tipo.

Toma hasta más de seis horas esculpir una de estas peculiares figuras. El material es más suave que el mármol pero no por ello es más sencillo de utilizar. Hay que apelar al oficio, a la experiencia y a la imaginación para poder dar el lugar adecuado a cada pieza. Si la paciencia está del lado del artesano, obtendrá como resultado una bella pieza que simula detalladamente el porte de la criatura en cuestión.

Aunque la fortaleza de la vara de perlilla tiene un tiempo determinado de existencia, cada una de estas esculturas puede llegar a durar hasta tres años, dependiendo del cuidado y el empeño que se haya invertido en ésta. Se trata de un objeto de enorme calidad, digno de cualquier sala de museo o sitio donde las personas aprecien el esfuerzo de un artesano que recolecta sus materiales, sabe manejarlos y los convierte en bellas creaciones.

El próximo 17 de marzo, el trabajo de artesanos con más de 28 años de experiencia en esta área llegará al Paseo de la Reforma de la Ciudad de México. Cuarenta hormigas de metro y medio de alto y dos metros de largo “desfilarán” de manera silenciosa pero cautivadora en una de las avenidas más importantes de la capital.

Se trata de una de las actividades que se realizarán rumbo al Festival Flores y Jardines (FYJA), que se llevará a cabo del 28 al 30 de abril en el Jardín Botánico del Bosque de Chapultepec.

Acerca del Festival Flores y Jardines

Festival Flores y Jardines (FYJA) es una iniciativa ciudadana organizada por una asociación mexicana sin fines de lucro que busca contribuir en la generación de espacios verdes para mejorar la calidad ambiental y el paisaje urbano.

FYJA nace de una visita al Chelsea Flower Show en Londres, Inglaterra. Considerado como el más prestigioso del mundo en su rubro, este evento de gran tradición se lleva a cabo desde hace 100 años, y reúne a horticultores, floristas, arquitectos de paisaje y curiosos.

En su primera edición, FYJA apunta a regenerar el Jardín Botánico de Chapultepec, promover la jardinería, la horticultura, el paisajismo, la floricultura y el “arte terrestre” como actividades de entretenimiento y culturales; ofreciendo al mismo tiempo un punto de encuentro en donde los ciudadanos convivan y aprecien la riqueza natural de México.

Leave a Reply