Gastronomía de Fort Worth

0
71

Bien decían las abuelas que, para conquistar a un hombre, el camino más fácil era el del estómago.
Y para conquistar a toda una ciudad, nada como una mezcla de comida mexicana, tropicalizada para el paladar norteamericano.
Fort Worth lo sabe, porque ofrece una infinita gama de sabores, precios y estilos, aunque predomina uno: el mexicano.
Poco a poco, el guacamole, el taco, la torta, la enchilada y la quesadilla han invadido esta ciudad al norte de Texas donde, no exageramos, hay lugares donde debe hacerse fila para poder degustar estos platillos.
Si amanece uno con gustos muy sofisticados, puede visitar el Café Modern, ubicado en las inmediaciones del Modern Art Museum, donde el mexicano Adrián Burciaga lo sorprenderá con una mimosa de agua de jamaica, un guacameme con esquites y, para el plato fuerte, unos tacos gobernador.
Si el gusto y el hambre son más abundantes, nada como visitar Reata, un restaurante ubicado en el zona centro de Fort Worth donde, adornado al viejo estilo vaquero, con cabezas de ganado en las paredes, probará unos tamales de filete, enchiladas de pollo apiladas, o un bistec de búfalo, por si quisiera sentirse muy sofisticado. Este lugar, que abre para almuerzos y cenas, es uno de los más concurridos por los oficinistas de la zona, y los cientos de turistas que buscan experiencias trepidantes, si de comer se trata.
Si la comida fue abundante, y la cena será algo ligero, Fort Worth ofrece abundantes sitios donde echar la copa y algunas tapas, como Grace, también en la zona centro, donde puede degustarse desde una cerveza, un martini seco, y pedir la selección de carnes frías o… guacamole, el rey de los platillos en esta ciudad donde, en cada sitio, le ponen un distintivo, que hace de este aperitivo una experiencia distinta en cada restaurante.
Otra de las visitas obligadas en Fort Worth es el Joe T. García’s, uno de los más emblemáticos restaurantes de esta ciudad; ubicado en la zona de los Stockyards, a 15 minutos del centro, que data desde 1935, siendo una familia mexicana la dueña única, con una tradición de su cocina tex-mex capaz de atender a mil 600 comensales en una misma sentada; con 200 empleados, y una fila de 40 minutos para entrar. Este lugar abre todos los días del año.
Para los exigentes del healthy mood, que gustan de la comida orgánica, hay un pequeño sitio, comandado por mexicanos llamado Righteous Foods, de los favoritos para el almuerzo o lunch, con ensaladas, hamburguesas, hot-cakes, sándwiches ligeros y… sí: guacamole.
Y si su gusto culposo son los cortes en abundancia, las papas al horno, le recomendamos visitar la zona de los Stockyards, donde encontrará H3 Ranch, Dos Molina’s, Los Vaqueros y taquerías y torterías, por si le da por extrañar la comida mexicana, tan abundante en esta ciudad.

Leave a Reply