La Carencia de Conciencia

0
1069
Bandera de México por Christian Frausto Bernal

Está claro que México sufre problemas políticos, económicos y culturales sin precedentes, y que la ilusión de estabilidad económica no ha dejado más que las sobras del espejismo que siempre fue. En las críticas más comunes se ataca al gobierno, al presidente de la república, a la corrupción y a la inseguridad, pero, ¿es realmente este el problema de México?

Nuestro país es un lugar donde los extremos y la discriminación son comunes. Los pobres no son más que una herramienta más para facilitar el éxito de sus patrones. Carecen de la capacidad de exigir igualdad de trato y un salario con el cual puedan proveer a sus familias de lo suficiente para poder vivir de forma digna.

La medios de comunicación a los que ellos tienen acceso solo les recuerdan, a través de novelas, talk shows, noticieros, y otros programas, que ellos no forman parte de nuestro mundo, que no son iguales, fomentando la guerra de clases.

La promesa que vemos en la televisión siempre es la misma. Una hermosa mujer de origen humilde que logra el éxito y la riqueza al casarse con el príncipe azul, al más estilo de la cenicienta. Un hombre de familia importante y acomodada que logrará romper el estigma social y superará toda barrera que le pongan en su camino para encontrarse con el amor de su vida. En la radio Sus estaciones populares sintonizan canciones que idolatran al crimen, y que sobreponen el dinero, el poder, y la falta de valores por sobre cualquier cosa. Los géneros de música populares sobre utilizan temas sexuales y sugestivos, denigrando a las mujeres y consolidando la desigualdad de género.

La mayoría pobres son conscientes de su realidad, y los disidentes serán recordados de ella cuando la sociedad les demuestre con sus hechos que ellos no están en este mundo para lograr absolutamente nada, solamente sirven para, valga la redundancia, servir.

En medio del panorama oscuro de nuestro país la gente pobre vio una oportunidad para cumplir los sueños que la televisión imponen: Dinero y poder. ¿Cuál es la luz, Se preguntaran?, por supuesto que el narcotráfico y el crimen organizado. No hay nadie más peligroso en este mundo que quien no tiene nada que perder.

mexico_drug_lords_18

El narcotráfico es la oportunidad de los pobres para vivir la vida que la sociedad les ha enseñado a través de los medios de comunicación. La opulencia, el poder, el sexo, y el dinero que llega tan fácil como se va. La paradoja de tratar de vivir el sueño mexicano, o morir en el intento.

La falta de oportunidades e igualdad es la principal culpable. Los niños crecen jugando a ser sicarios, matando animales o aprendiendo el arte del padroteo y trata de blancas. Los padres al estar lo suficiente conflictuados y cansados de su realidad pierden el interés de darle lo único que le pueden dar a sus hijos… educación. El sueño de cruzar la frontera e irse a los Estados Unidos de América a trabajar, para lograr una vida digna para ellos y sus familias se terminó cuando se fortaleció la frontera, complicando mucho el cruce al país vecino, y con ello, también se aumentó la cantidad de crimen en general en nuestro bello país… Y es que, ¿que esperaban nuestros gobernantes?, ¿que la gente se muriera de hambre?

México, a pesar de ser un país rico en territorio y recursos naturales, es un país que carece la capacidad para competir en términos de igualdad con países que cuentan con niveles educativos de mejor calidad. Las empresas vienen a invertir a México no por la capacidad de nuestros trabajadores, si no por las facilidades que nuestro gobierno les da al exentarlos de impuestos, permisos, y abusos hacía los trabajadores que no fácilmente podrían obtener en otros países. En un mundo donde el único valor es el dinero sin importar como lo obtengas, hasta los bancos están dispuestos a lavar dinero sucio con la conciencia de que la pena será mucho menor que los beneficios económicos obtenidos.

La caída de los precios del petróleo, la incapacidad para establecer medidas que mejoren nuestro sistema educativo y el cada día más grande problema de inseguridad hace que el panorama del país esté tan negro como las fuentes de energía fósiles sobre las cuales planteamos las fundaciones de nuestra economía.

La gente está dispuesta a intercambiar su futuro por miserias, y esperan con ansias elecciones para vender su voto, y así generar algún beneficio que les facilite su día a día. Para ellos el nombre del presidente, gobernador o delegado no es más que el beneficio inmediato que puedan obtener, pues la sociedad les ha enseñado que es a lo que más pueden aspirar.

Personas que intercambien los tesoros nacionales por beneficios económicos y políticos siempre van a haber, en especial en un país en el que no puedes acusar el delito sin la preocupación de poner en riesgo no solo a ti mismo, si no también a tu familia. ¿De que sirven los 60 millones de pesos de recompensa por ayudar a capturar al capo más peligroso del país si antes de que disfrutes un solo peso te matarán a ti y a toda tu familia?

Tras el escape del Joaquín “El Chapo” Guzmán se han capturado a 9 personas (todas de bajo perfil), que sin duda no tenían otra opción más que dejar ir a uno de los capos más influyentes del país. Y es que cuando te dan a elegir entre una bolsa con dinero y una bolsa con partes corporales tuyas y de toda tu familia, la elección es obvia.

La conciencia de las problemáticas del nos ayudara a sobrevivir a futuro. Como sociedad necesitamos entender que el verdadero valor no está en el dinero, o en el poder. La educación, la igualdad, y la justicia, es algo que no se podrá lograr hasta que podamos satisfacer las necesidades primarias que permitan a la gente pobre vivir una vida digna, sin hambre, y que cubra todas sus necesidades primarias: Comida, Donde vivir, Alimentos, Salud, Educación, Cariño, Igualdad.

Criminales hay y habrá en todos lados, pero debemos generar una infraestructura en la que, primero, el gobierno pueda garantizar la seguridad de la gente que está tratando de ser corrompida por los criminales, y segundo, el riesgo de dejar la comodidad de tu vida sea el suficientemente grande como para desincentivar la conversión de ciudadanos productivos a criminales inhumanos.

Trabajador del campo de valle de Guadalupe en Baja California México.  Foto por: Tomas Castelazo
Trabajador del campo de valle de Guadalupe en Baja California México.
Foto por: Tomas Castelazo

Es más fácil apuntar el dedo que ver el origen de la problemática. Busquemos una forma de solucionar el problema a fondo con prácticas sustentables que permitan el desarrollo económico y social de todos como país. Los mexicanos no lograremos nada hasta que no aprendamos a trabajar en equipo, y entendamos que la desigualdad social, y los grupos de choque solamente existen para separarnos. La lucha de clases fue inventada por los poderosos para mantenernos separados. Divide y vencerás.

No hay nadie más peligroso en este mundo que quien no tiene nada que perder.

Aprendamos a valorarnos por lo que somos, seres humanos con diferentes capacidades, pero intrínsecamente iguales. Aprendamos a discutir ideas y enriquecer ideas sin necesidad de enojarnos. Puedes ser Priista, Panista, Perredista, izquierdista, derechista, humanista, católico, musulmán, judío, homosexual, heterosexual, asexual, transgénico, etc. lo importante es aprender a valorar las ideas de otros, y lo más importante, respetarlas. Aprendamos a valorar nuestras fortalezas individuales y aprender a respetar las fortalezas de los demás, sin importar lo inadecuadas que puedan verse para nosotros. No le tengan miedo al conocimiento, pues es nuestra herramienta más grande para sobrevivir como especie.

El odio y el enojo son los sentimientos más inútiles que podemos tener como seres humanos. No solucionan nada, y por el contrario, fomentan el crecimiento de nuestros sufrimientos e inseguridades, frenando el avance y haciéndonos internamente infelices.

Colaboremos en generar esa conciencia, a promover la educación y la igualdad social, pues lograr la sustentabilidad es la única forma en la que podremos afrontar los problemas que a corto plazo, amenazan la estabilidad de nuestro bello país y de su gente.

Leave a Reply