La cultura de Fort Worth

0
65

A diferencia de muchos países y ciudades, donde los gobiernos son los encargados de promover la cultura, en Fort Worth son los mismos ciudadanos que se han avocado en generar instituciones que, basadas en modelos auto sustentables, apoyan, promueven y difunden el arte, la cultura e, incluso, los lugares para que sus ciudadanos tengan, en medio de sus horas de trabajo, un espacio de solaz esparcimiento.
Tal es el caso de los hermanos Bass: Sid, Edward, Robert y Lee que, siendo herederos de una gran fortuna por parte de su tío Sid Richardson, ganadero y petrolero, han apoyado a su ciudad, proveyendo de un zoológico, museos y Bass Hall Center donde, entre otros, operan el Texas Ballet Theater y Fort Worth Opera.
“Como una compañía residente en Bass Performance Hall en Fort Worth y la Winspear Opera House en el campus del AT & T Performing Arts Center en Dallas, tenemos la oportunidad de presentar varias producciones al año a una ciudad culta, donde la gente aprecia el arte que traemos a la escenario. Es importante para nosotros traer una variedad de trabajos que exponen a la multitud a nuevas cosas, así como traer ballet de clase mundial para su disfrute”, dijo Lisa Albert, jefa de prensa del Texas Ballet que, este año, ha presentado recientemente “La Bella y la Bestia” y, en breve, presentará “El Cascanueces” en el Bass Hall, con capacidad para más de mil 200 personas y uno de los sitios emblemáticos del arte y la cultura en esta ciudad al noroeste del estado.
Por su lado, Fort Worth Opera produce “Tha last dream”, una pieza basada en un texto del ganador del premio Pulitzer Nilo Cruz, con música de la pianista Gabriela Lena Frank, para su estreno mundial en 2020, que toma como figuras centrales a Frida Kahlo y a Diego Rivera.
Vale la pena destacar la creación de museos, donde las familias más adineradas de esta ciudad han donado, tanto los edificios, como sus propias colecciones de arte, para que la gente pueda apreciar y cultivarse con las propias o las itinerantes muestras que ofrecen el Modern Art Museum, el Kimbell Art Museum y el Amon Carter Museum of American Art, que tienen incluso días de entrada libre y gratuita.
Y éstas no son las únicas maneras de incentivar a sus ciudadanos; también han creado espacios como Water Gardens, un espacio de tres enormes fuentes, de moderna arquitectura, simulando cascadas, donde a la hora del almuerzo, decenas de empleados pueden pasear y relajarse, para tener mejor rendimiento y calidad de vida.

Leave a Reply