¿Por qué la inteligencia emocional es vital para lograr el éxito?

0
209

Beneficios de la inteligencia emocional

Hoy día vivimos bombardeados de múltiples mensajes publicitarios que transmiten ideas sobre lo que es ser exitoso y curiosamente tiene que ver con el consumo de un sinfín de productos y la utilización de servicios. Pero ¿realmente eso es el éxito o es simplemente marketing?

Ávidas de vender, vender y vender, grandes empresas lanzan campañas que atribuyen a sus marcas valores o cualidades relacionadas con un estilo de vida “aspiracional” al que es muy difícil resistirse.

Difunden la idea que éxito es sinónimo de “tener” más que “ser”, por eso el consumismo es el “rey”.

También desde pequeños nos “dicen” que para ser “exitosos” es importante saber muchas cosas por eso debemos absorber como esponjitas todo lo que enseñan en la escuela. Y aún cuando el conocimiento es de las piezas claves para alcanzar el éxito, se requiere más.

¿Están sorprendidos al leer estas palabras? ahora sabrán a lo que me refiero.

Hace algunos años el periodista y escritor estadounidense Daniel Goleman, con su libro “Inteligencia Emocional” hizo famoso uno de los conceptos más relevantes, que justamente da título a su popular obra y con el que ha roto paradigmas por todo el mundo ¿Quieren saber por qué?

Goleman señala que saber manejar adecuadamente los sentimientos propios, y saber interpretar y relacionarse efectivamente con los sentimientos de los demás, da grandes ventajas en todos los aspectos de la vida. Los beneficios van desde el ámbito personal hasta el profesional y son determinantes en el éxito que se logra.

Por ello desarrollar habilidades emocionales no sólo humaniza, sino que hace florecer otras habilidades asociadas al intelecto, como puede ser la toma de decisiones racionales, entre otras más que ayudan a llevar una vida equilibrada y mantener contacto con las emociones propias, algo importantísimo.

La Inteligencia Emocional permite desarrollar las siguientes habilidades:

Autocontrol:

Se le conoce así a la capacidad de contenerse, de dominar los impulsos emocionales y lograr calmarse a uno mismo. Estas habilidades se pueden aprender y desarrollar, sobre todo durante la infancia, etapa en la que el cerebro está en constante adaptación. ¡Aunque nunca es tarde para lograr el autocontrol!

El entusiasmo:

Las emociones pueden entorpecer o beneficiar actividades cognitivas como pensar, planificar, concentrarse, resolver problemas, tomar decisiones y muchas otras más. Por ello el entusiasmo, gusto por lo que se hace y optimismo son estímulos que alimentan positivamente para alcanzar el éxito.

El optimismo impide caer en la apatía, desesperación o depresión frente a los retos o adversidades.

La empatía:

Es lo que comúnmente se llama “ponerse en los zapatos” del otro, es decir percibir la experiencia de alguien más subjetivamente.

Inteligencia emocional para el trabajo

No tener control sobre las emociones negativas impide a las personas concentrarse, recordar, aprender y tomar decisiones con claridad, lo cual puede dificultar su camino al éxito.

Las sociedades actuales requieren líderes con un don de mando no radique en controlar y someter a los otros, sino en su poder de persuasión y motivación, así como guiar a la gente hacia fines comunes. Además que fomenten la tolerancia y rechacen cualquier tipo de prejuicios.


Texto escrito por Tannya Jaime

Leave a Reply