¿Llegar a tu peso ideal es uno de tus propósitos? Comiendo cacahuates sí es posible… .

0
71

Esther Schiffman Selechnik
Nutrióloga y especialista en obesidad y comorbilidades

Es común que la motivación por llegar al peso ideal llegue de repente, emocione, se busque la dieta de moda o se hace caso a alguna persona que perdió peso de alguna manera… y se decida a lanzarse. Al cabo de un tiempo, la persona a dieta se encuentra en un proceso difícil en el que el hambre provoca mal humor, el gran esfuerzo tiene pobres resultados y termina dándose por vencida tras caer frecuentemente en tentaciones y vuelve a sus hábitos anteriores, recuperando el peso perdido. Este estilo de vida tipo yoyo provoca que el tejido adiposo (la grasa corporal) se incremente, el músculo se reduzca, que aumente el riesgo de deficiencias de vitaminas y minerales y el metabolismo se haga lento, por lo que cada vez el proceso se complica y resulta todavía más desalentador. Por ello, nuestra tarea como nutriólog@s es encontrar alimentos deliciosos, que brinden saciedad y nutran a las personas para que logren seguir un plan mucho más fácil de alimentación y de actividad física perdiendo peso disfrutando del proceso.

Si te sientes identificado con esto o conoces a alguien en esta situación, te encantará saber que después de investigar por más de tres años, he encontrado que el cacahuate y la crema de cacahuate son el alimento ideal para lograrlo.

Son muchos estudios en todo el mundo que han demostrado que el cacahuate promueve la pérdida de peso . El mecanismo responsable de dicha pérdida se ha atribuido a la saciedad que brinda, aunque también se ha encontrado que una parte de su energía no es aprovechada completamente por el organismo y que su consumo frecuente logra incrementar la termogénesis del cuerpo, y, por ende, el gasto de energía . Se ha encontrado que su tan elevado valor de saciedad se debe a su alto contenido de proteína, que al ser completa y rica en inhibidores de tripsina, es capaz de estimular una señal de saciedad en el hipotálamo desde el momento que toca el estómago, a través de un péptido liberado llamado péptido YY (PYY), y desde el intestino al estimular una hormona inhibidora del hambre llamada colecistoquinina (CCK) . También se debe a que los cacahuates son una leguminosa que contiene fibra que, al provocar distención en el estómago, incrementa la señal de saciedad todavía más. Las grasas saludables, de tipo insaturado, del cacahuate retrasan el vaciamiento del bolo en el estómago, otro factor determinante en la saciedad. Estas mismas grasas al parecer no son aprovechadas por completo en la digestión y hasta un 17.8% de ellas son excretadas en las heces .

Estudios interesantísimos han encontrado que aquellos que consumen cacahuates aguda o crónicamente logran compensar la energía consumida en otros tiempos de comida y perder peso (refiriendo que se sienten muy satisfechos y no pueden terminarse lo que se les pide comer) . Además, inclusive en aquellos estudios donde se consumen más calorías al incluir cacahuates en la dieta, no aumentan de peso como se esperaría, lo que sólo podría deberse a un pobre aprovechamiento de su energía y al aumento en la termogénesis y aceleración del metabolismo que provocan los cacahuates. Este efecto en la termogénesis parece estar favorecido por el alto contenido de magnesio, potasio, fósforo y zinc de esta deliciosa semilla.

Así es que la recomendación es sencilla:

El consumo de ¼ de taza de cacahuates o de dos cucharadas de crema de cacahuate al día junto con una dieta rica en verduras y frutas y baja en grasas saturadas y azúcares simples, es el camino correcto para lograr el peso ideal y nutrir a una persona, y sería todavía mejor, si esto se complementa con actividad física regular.

Leave a Reply