Los beneficios de las papas congeladas en el mundo de hoy

0
146

Lic. Cecilia García Schinkel, nutrióloga

Lo fresco, sin duda, es lo más en voga en cuestiones de alimentación. Lo que pocos saben es que las verduras congeladas, incluyendo las muy ricas papas en todas sus variedades, precortadas y sazonadas, pueden considerarse como frescas. Esto debido a que la conservación de los nutrimentos en los productos congelados, que se congelan súper frescos, es excelente. Por ejemplo, las papas cortadas, sazonadas y congeladas contienen no sólo la misma cantidad de vitamina C que las papas frescas, el 45% de la recomendación diaria en una pieza mediana de 148g, sino hasta un poco más. Y es que el proceso de congelación que siguen estos productos es excelente. Se cosechan, se lavan y se procesan congelándolas en un proceso ultra rápido, a muy bajas temperaturas, por debajo de -18°C, y a gran velocidad, en segundos, lo que forma cristales de agua muy pequeños que protegen el alimento. Todo esto sucede en cuestión de horas, lo que garantiza que lleguen a tu mesa como si hubieran sido cosechadas hoy.
Para garantizar una alimentación saludable con el ritmo de vida que tenemos hoy día en las grandes ciudades, tenemos que pensar en lo práctico y simplificarnos las labores en la cocina. Claro que el objetivo es lograrlo sin poner en riesgo el aporte nutrimental de los ingredientes elegidos. Eso se logra de forma muy sencilla con papas y otras verduras o frutas congeladas. Y, con las papas congeladas sazonadas, en distintos cortes y presentaciones, combinadas con verduras también congeladas ya llevamos dos terceras partes de una comida completa y equilibrada. Basta asar todo sobre la plancha u hornearlo y acompañar el platillo con una porción de carne, pescado pollo o queso fresco, asado también, y una rica vinagreta ligera para bañar todo.
Las papas congeladas, al igual que otros ingredientes congelados, mantienen sus características nutrimentales y su delicioso sabor: son, así, al igual que sus contrapartes frescas, muy buenas fuentes de potasio, mineral esencial que contienen en más de 620mg por papa mediana de 148g, lo que las convierte en una muy buena fuente de este electrolito esencial que ayuda a mantenernos correctamente hidratados, a prevenir calambres y contracturas musculares y a moderar la presión arterial. Las papas congeladas, además, son muy buena fuente de vitamina C, el rey de los antioxidantes, que ayuda a prevenir enfermedades infecciosas de todo tipo, a fabricar colágeno y a favorecer la correcta cicatrización; y, de fibra, conjunto de sustancias importantes para dar valor de saciedad a la preparación y para ayudarnos tanto a regular la digestión y excreción como los niveles de colesterol y glucosa, de la que contirbuyen, por pieza mediana ocn piel, con 2g por porción de los 30g que se recomienda consumir cada día. Cuando las papas congeladas son sin cáscara, el contenido de fibra puede variar.
Las papas congeladas también son fuentes de almidones resistentes, que son excelente fuente de energía para el trabajo muscular, para alimentar a nuestro cerebro y permitirle concentrarse, pero, como son resistentes, sin alterar los niveles de glucosa en sangre ni desencadenar la liberación de insulina.
Adicionalmente, las papas congeladas son libres de colesterol, bajas en grasa y libres de grasas trans. Y es que, literalmente, se procesan muchas veces el día que se cosechan, y como se congelan de inmediato se conserva sólo por el cambio de temperatura. La deliciosa combinación de sazonadores utilizados les da un sazón tan especial que no necesitan cocerse con grasa; quedan deliciosas asadas, al horno o cocidas en sartén, combinadas con huevo, queso, verduras o hasta frutas, y son también una joya como compañeras de cualquier plato fuerte: ricas y fáciles de preparar, además de nutritivas, densas en nutrimentos, de moderado aporte calórico y gran valor de saciedad.
Finalmente, vale la pena mencionar que las papas y otras verduras o frutas congeladas son inocuas, de bajas cargas de microorganismos pues se lavan perfectamente justo antes de congelarse y la temperatura que alcanzan garantiza que no se desarrollen microorganismos y nada de los potencialmente nocivos durante su almacenamiento. Y por si fuera poco, al tener a la mano y al alcance estas ricas papas congeladas podemos encontrar todo el año todos los cortes y las variedades, lo que difícilmente lograríamos si no tuviéramos a la mano esta excelente opción de ingrediente.
¡Bravo por las papas congeladas, un ingrediente fresco, nutritivo y disponible todo el año!

Referencias:
1. Nowson CA, Wattanapenpailboon N, Margerison C. The role of potatoes in increasing potassium intake and blood pressure reduction in free-living individuals who select and prepare their own food. Unpublished paper. Sep. 2008.
2. Brown C, Wrolstand R, Clevidence B. Breeding potatoes with high antioxidant values. Proceedings of the Washington State Potato Conference. September 5, 2001.
3. Brown C, Yang CP, Navarre D, et al. Carotenoid and anthocyanin concentrations and associated antioxidant values in high pigment potatoes. Am J Potato Res. 2004;81;48 (Abstr)
4. Tucker KL. et al. Potassium, magnesium and fruit and vegetable intakes are associated with greater bone mineral density in elderly men and women. Am J Clin Nutr. 1999; 69:727-736.
5. United States Department of Agriculture. Agricultural Research Service: “What We Eat in American, NHANES 2001-2002: Usual Nutrient Intakes from Food Compared to Dietary Reference Intakes.” http://www.ars.usda.gov/SP2UserFiles/Place/12355000/pdf/ usualintaketables2001-02.pdf. Accessed: August 2011

Leave a Reply