Los miedos de los niños

0
349

Con la experiencia vamos adquiriendo recursos que nos permiten ser capaces de solucionar los temores que sentimos en cada etapa de nuestra vida. Sin embargo, los niños no saben cómo enfrentar sus miedos ni cómo superarlos, de ahí que a través de los dibujos y garabatos que dejan sobre el papel le den rienda suelta a sus temores.Cuando un niño pinta
Debemos observar los más mínimos detalles, desde cómo sujeta el lápiz hasta la presión que ejerce sobre el papel.

• Espacio: El Yo está en el centro y las funciones relacionadas con él se incluyen, a la izquierda el pasado y a la derecha el futuro, las esperanzas y las metas.

• Trazos: Cuando el niño dibuja con un trazo fuerte demuestra impulsividad, entusiasmo y necesidad de movimiento. Un trazo débil indica una personalidad sensible y un bajo nivel de tolerancia ante las frustraciones, por lo que bastará poco para que se sienta herido.

• Formas: Las formas redondeadas demuestran una personalidad afectuosa, serena y accesible. Las formas puntiagudas o quebradas reflejan cautela, resistencia y tensión, como consecuencia de una actitud a la defensiva que amenaza al niño. Las líneas demasiado rectas representan un deseo de autonomía de un niño sobreprotegido por sus padres.

El árbol de los niños

El árbol es la proyección simbólica de la imagen de sí mismos, es la estructura de su yo.

• Ramas largas y cargadas de frutas. Es un niño inquieto. Ante esto los psicólogos recomiendan que el contacto de los mayores con el niño no sea brusco, pero tampoco demasiado suave porque él necesita referencias sólidas y seguras para evitar que la inseguridad facilite sus miedos.

• Poco florido, con las ramas cortadas, quizá con un nido. Es posible que dibuje un abeto o un ciprés. Se trata de un niño sentimental, al que las emociones lo determinan. Es muy exigente consigo mismo. Hay que reforzar su autoestima y estimularlo.

• Tronco fino, frágil y largo, ramas débiles, con o sin frutos. Es un niño demasiado dependiente del juicio de los demás, al que cualquier crítica le reduce la confianza en sí mismo. Teme mucho a cometer errores, necesita que sus padres confíen en sus capacidades. Pero no lo deben tratar como a un niño frágil, porque favorecerán en él la inseguridad, que es el origen de sus miedos.

• Tronco alargado y copa poco representada. Es un niño ansioso y desordenado. Si hay estrías a lo largo del tronco, éstas reflejan las cicatrices de heridas sufridas en el pasado. Es un niño muy preocupado por cumplir las expectativas de los padres, cada cosa fuera de lugar le produce preocupación, y a su vez intenta encontrar un antídoto en la transgresión. Una educación rígida desde los primeros años de vida no favorece que el niño adopte las reglas fundamentales del orden.

• Base ancha, copa cerrada, sin frutos ni flores, en ocasiones con una escalera apoyada al tronco. Es un niño con cierta apatía y un ritmo más lento para dar lo mejor de sí, lo que no significa que sea un holgazán. Evita prestarle más atención de la debida o atosigarlo con exigencias, pues además de crearle ansiedad, le provocas desinterés. Estimula su mundo afectivo para permitirle demostrar sus sentimientos. No utilices formas duras con él, ya que le provocarás aún más desgano.

Leave a Reply