PAPALOTE MUSEO DEL NIÑO Información Museografía Vegetal (Jardines)

0
576

• Un nuevo uso a sus amplias áreas verdes (8,200 metros cuadrados).
• Cinco hábitats característicos de la cuenca del Valle de México en dos zonas: Jardín de Grupos Escolares y Jardín de México Vivo.

o Humedal. Como en los canales de Xochimilco, plantas flotantes como ninfas, juncos, lechugas de agua y especies vivas que habitan en este ecosistema como los ajolotes. Descubrirán una chinampa para conocer el método de cultivo tradicional prehispánico.
o Bosque Húmedo. Árboles adultos de porte alto entre los que destacan los fresnos, ailes y liquidámbar. Bajo sus copas se reproduce el sotobosque con especies arbustivas como el mirto, el muicle y el crateagusel, así como plantas herbáceas, helechos y epífitas, acompañados de un río seco que se llenará con agua de lluvia y recolectará esta agua.
o Bosque Tropical (Jardín de grupos escolares). Con especies como: hoja elegante, piñanona y filodendros de diversas variedades, así como helechos, bromelias y ripsalias.
o Matorral Xerófilo. árboles como el palo loco, el huizache y el tepozán, junto con especies de suculentas, entre las que destacan agaves, portulacas y echeverias. También hay helechos que se protegen bajo la sombra de la topografía rocosa.
o Pared rocosa. Presenta las condiciones que hay en las superficies verticales como las barrancas, y acoge plantas epífitas y rupícolas: bromelias, echeverias, helechos, orquídeas, ripsalis y suculentas.

• Experiencias de aprendizaje vinculadas con el tema de las redes de la vida.
• Relación de interdependencia que, incluso en las ciudades, hay entre el ser humano y la naturaleza, y de cuya armonía depende su supervivencia.
• Jardines bajo la metáfora del parque, un lugar donde se puede jugar y divertirse en total libertad y donde los niños se sienten plenos y felices.
• Nuevos andadores para recorrer los hábitats.
• Montículos y taludes.
• Jardín de México Vivo vinculado a los contenidos y experiencias del interior.
• Hábitats que irán cambiando conforme a las estaciones del año.

Se instalaron elementos naturales como troncos, grandes piedras pulidas con acomodos ergonómicos para formar, por ejemplo, una sala al estilo de los Picapiedra, o enramadas tejidas para hacer de una hondonada un espacio íntimo donde los visitantes puedan tomar un descanso y contemplar el entorno, o ser reunirse para participar en las actividades educativa con la orientación de los Cuates.

FICHA DE PERSONAJE LA JARDINERA

Descripción general

Rosa Catarina es la jardinera encargada de cuidar las plantas y árboles que habitan PAPALOTE. Es una joven apasionada por la vida en todos sus tamaños y formas, que conserva la capacidad de asombro propia de los niños y aún se maravilla con fenómenos de la naturaleza, como la presencia de la Luna en algunas mañanas o el proceso de transformación de las mariposas.

Nació y creció en medio de un bosque, el cual exploraba a diario, muchas veces en compañía de su papá Don Catarino, el guardabosque, para escuchar, sentir y conocer a todos sus habitantes, de los que se hacía amiga.

Le gustaban tanto las lombrices, que algunas veces se las llevaba a dormir a su cama, hasta que su Mamá Rosa, bióloga de profesión, le explicó que eso no era bueno para esos animalitos tan útiles en la renovación de la tierra, donde se sentían más a gusto que entre las sábanas.

De esta forma, Rosa Catarina aprendió cómo la vida se teje en una gran red como la que despliegan sus amigas las arañas, en la que todos nos necesitamos y debemos respetarnos para vivir en armonía.

Dedica todo su día a su importante trabajo y a compartir sus conocimientos con los visitantes del Museo, a quienes recibe en su casa en medio del hermoso jardín de Papalote, la cual ha acondicionado con materiales de reciclaje y decorado con las plantas que tanto le gustan, así como con algunas fotografías de su familia. Y claro, se las ha ingeniado para tener ahí a sus queridas lombrices, a las hormigas y a los capullos de mariposa.

Es una chica extravagante, algunos dicen que un tanto locuaz, también un poco despistada y sobre todo muy curiosa. Siempre se está riendo y le encanta recibir visitas. A pesar de su juventud, es enormemente sabia, gracias a que ha estado toda su vida en contacto con la naturaleza y aprendido sus maravillosos secretos observándolos de manera directa.

Descripción física

De ojos vivarachos, delgada porque sabe alimentarse sanamente con las frutas y verduras que ella misma cultiva, resulta simpática por las gesticulaciones que hace al hablar apasionadamente sobre la naturaleza.

Muchas veces su mirada se pierde en alguna cosa que le ha llamado la atención y la distrae de sus ocupaciones, así que se dirige a ella para analizarla, con la lupa que lleva simpre consigo en una cadena que heredo de su papá. Otras veces se ayuda de binoculares o un telescopio para adentrarse en el universo del que todos formamos parte.

Viste pantalón de peto u overall, botas decoradas con coquetas flores, usa un sombrero adornado con mariposas y otros insectos, un morral con sus herramientas de trabajo y, en ocasiones, guantes para no llenarse las uñas de tierra. Tiene un anillo estrafalario (quizá hecho con algún material reciclado) propio de una chica original y locuaz.

Biografía

Después de pasar su infancia en el bosque, debido al trabajo de investigación de su mamá bióloga, se mudó con la familia constantemente a varios estados de la República Mexicana, en los que tuvo la oportunidad de conocer diferentes ecosistemas, del desierto al mar, y distinguir las diferencias en las redes de vida de cada uno de ellos, con una variedad de animales y plantas que le permitieron concluir que vivimos en un país muy rico en diversidad natural.

En esas latitudes también conoció a muchos y diversos niños con los que le gustaba jugar a subirse a los árboles a cortar nanches o mangos aún verdes que eran una delicia si se les ponía limón y chilito piquín.

Chapotear en el río era una de sus actividades favoritas, sobre todo en los cálidos veranos, pero una vez se llevó un sustote porque nadie le advirtió que debajo de la tranquila superficie de uno de ellos en Veracruz, había remolinos que la revolcaron y arrojaron a la orilla, no sin antes tragar un poco de agua. Río Tonto se llamaba ese cauce traicionero que le reveló el poder, muchas veces indomable, de la naturaleza.

Rosa Catarina comprendió platicando con los adultos que vivían en los diferentes ecosistemas de México, que a muchos de ellos les interesaba el bienestar de los animales, las plantas y de los elementos que los conforman, aunque no sabían bien cómo cuidarlos porque desconocían su funcionamiento interconectado.

Es por eso que se le ocurrió venir a PAPALOTE, que es un lugar ideal para compartir con los niños y sus familias los maravillosos conocimientos que ha adquirido al convivir tanto con la naturaleza a lo largo y ancho del país. Sobre todo porque al Museo asisten visitantes de todos los estados e incluso del mundo, por lo que su sabiduría podrá llegar más lejos.

Además, al vivir en PAPALOTE puede cuidar de su jardín aprovechando la ayuda de los niños, sus papás, maestros y, especialmente, de sus entrañables amigos: las mariposas, los colibrís, las lombrices y las hormigas.

Aficiones y gustos

Le gusta mirar todo: desde los seres microscópicos hasta las personas que no dejan de sorprenderla por su diversidad, no se digan las plantas y animales que ama y cuida al igual que la tierra, las rocas, el agua y hasta el aire.

Pasa horas muy contenta preparando jarabe para alimentar a los colibrís que llegan a Papalote, así como platicando con sus amigas las hormigas y las lombrices.

Le encanta formar equipos para trabajar, así como andar en bicicleta, que aprendió de niña pedaleando por los senderos del bosque con sus papás. El futbolito de mesa es otro de sus pasatiempos favoritos, así como la lectura de los temas más variados, los videojuegos de rol y los bailes folklóricos que aprendió en sus viajes por la República. De comer, prefiere los derivados de la leche, como los quesos, hasta los más apestosos.

Lo que no le gusta

Todo lo que maltrata la naturaleza y daña el medio ambiente, y la gente que no toma acciones para proteger ese universo del que formamos parte y que también habita en nosotros, sobre todo cuando esa gente ya sabe lo que tiene que hacer y la importancia de cuidarlo porque es una red muy sensible en la que cualquier desequilibrio afecta a sus demás miembros.

Adjetivos que le definen

Es una persona muy observadora, sensible hasta las lágrimas, tierna, risueña, tan extrovertida que hace amigos con facilidad y si empieza a platicar no hay quien la pare. Ordenada con sus utensilios y lugar de trabajo.

Es muy respetuosa de todo ser vivo, aún de las abejas a las que les prefiere no acercarse por aquello de que debajo de su simpática pijama de rayas tienen un aguijón, aunque Animalón le ha explicado que, si no las molesta, no tienen porqué picarla.

Relación con los demás personajes (los animales, las plantas, su asistente y los visitantes)

Los animales que habítan y visitan el jardín de Papalote son sus grandes amigos y aliados para cuidar de este espacio. Tiene un lugar especial en su casa para cada uno de ellos: una especie de pecera con doble cristal donde las hormigas hacen túneles en la arena, por ejemplo, y una bañera antigua que ha acondicionado para que vivan las lombrices. Le gusta mucho pasar tiempo con estos amiguitos, observarlos y hacerles preguntas sobre su fascinante vida.

Reacción de los visitantes ante el personaje
Para los niños es una especie de hermana mayor ideal con la que pueden jugar y ayudarle a cumplir su importante tarea. En todo momento está encantada de recibir a los visitantes de Papalote. Cuando entra un grupo a su casa, invariablemente la sorprende haciendo alguna de sus diversas actividades, o platicando con sus amiguitos del reino animal. Si está trabajando afuera, en el jardín, al ver un grupo de niños los aborda para invitarlos a conocer su casa y que la ayuden, ya que le gusta mucho transmitir su conocimiento y siempre está dispuesta a contestar sus curiosas preguntas.

Leave a Reply