Relojería alemana – tradición e historia

0
77

Ciudad de México, 19 septiembre de 2017. – A lo largo de los años la industria relojera suiza es la que más reconocimiento ha cobrado, gracias al desarrollo de sus modelos reconocidos a nivel mundial. Sin embargo, otros países comienzan a tener presencia, tal es el caso de industria relojera alemana, reconocida y valorada por profesionales, conocedores y expertos.
La tradición relojera alemana nace y se ha desarrollado en la región denominada Selva Negra, la cual incluye distintas localidades, donde vemos reflejado el arte de la relojería desde en los más modestos talleres, hasta grandes desarrolladores, museos y una gran cantidad de lugares emblemáticos relacionados con los relojes.
La Selva Negra, si se le observa en un mapa, forma una ruta similar a un collar y la cual, a través de paisajes impresionantes, te invita a ser parte de la tradición y visualizar cómo la industria relojera ha marcado a quienes residen ahí. Entre sus atractivos destacan el reloj cucú más grande del mundo, localizado en Triberg y la terraza de la relojería ubicada en Schramberg.
Esta parte de Alemania, llamada así por la espesura de sus bosques que la oscurece, es partícipe del nacimiento de Junghans en 1861, específicamente en la región de Schramberg: una de las grandes empresas relojeras que mantienen la tradición a través de su identidad y esencia reflejada en cada una de las piezas que producen, desde la clásica colección Meister hasta la Performance, una de la más innovadoras.
Junghans tiene presencia en muchos países del mundo y recientemente, esta emblemática marca llegó a nuestro país, con sus diseños únicos y calidad incomparable, cada pieza, está acompañada de más de 150 años de historia y sólo se compara con un recorrido por la Selva Negra de Alemania.
La marca ha encontrado en México oportunidad perfecta para compartir sus valores, calidad y tradición; así que es momento de conocer al reloj de la estrella e incluirlo en tu colección.

Junghans Meister Telemeter
Mecanismo: mecanismo automático calibre J880.3, reserva de marcha de 42 horas
Función: función de parada, telémetro, taquímetro
Caja: acero fino, base transparente atornillada, Ø 40,8 mm, altura 12,6 mm. Plexiglás duro curvado con recubrimiento para una mayor resistencia a los arañazos
Esfera: plateado mate, esfera y manecillas luminiscentes respetuosas con el medio ambiente.
Estanqueidad: 3 bar
Correa: correa de piel de serraje con cierre de hebilla de acero fino

Junghans Spektrum Damen
Mecanismo: mecanismo solar radiocontrolado multifrecuencia J615.74
Función: reserva de marcha con oscuridad hasta 21 meses, modo sleep tras 72 horas, fecha, indicador de segundos
Caja: acero fino y cerámica pulida, base de cristal mineral metalizado, Ø 35,6 mm, altura 8,9 mm, cristal de zafiro
Esfera: esfera solar nacarada, 16 diamantes, manecillas luminiscentes respetuosas con el medio ambiente
Estanqueidad: 10 bar
Correa: acero fino con pieza central de cerámica y cierre plegable de acero fino.

Acerca de Junghans:
La Uhrenfabrik Junghans se fundó en 1861 en Schramberg, en la Selva Negra. Sus 150 años de experiencia en precisión y diseño de relojes quedan reflejados en importantes hitos históricos. Cada uno de nuestros relojes se fabrica en Schramberg bajo un gran amor por los detalles, una gran exigencia en cuanto a calidad y diseño, así como, una gran competencia tecnológica. La colección incluye relojes carismáticos: los relojes Meister, que se fabrican desde los años 30, reflejan la historia y el pasado de la empresa. Ya en 1956, Max Bill diseñó relojes que se han convertido en auténticos clásicos. Acuñados por la filosofía de la Bauhaus, se han fabricado hasta nuestros días casi sin modificaciones. Con la invención del primer reloj de pulsera radio-controlado, Junghans estableció un nuevo hito en 1990: una tecnología que, hoy en día, se sigue utilizando con la energía solar, respetuosa con el medio ambiente. Una diversidad tan única como los relojes con la estrella. Para más información: https://www.junghans.de/es/

Leave a Reply