¿Te prometiste hacer ejercicio empezando el año nuevo? Cuidado con las lesiones deportivas.

0
108

Es frecuente que cuando iniciamos un nuevo año, uno de nuestros objetivos es llevar una vida más sana, lo cual incluye, en muchas ocasiones, iniciar una rutina de ejercicio diario.
“Sin embargo, cumplir con esta promesa de empezar a hacer ejercicio requiere tomar en cuenta algunas recomendaciones. La primera de ellas es seleccionar un tipo de ejercicio que realmente te guste practicar, esto hará que tu compromiso diario con la actividad física sea más un placer que un sacrificio” comenta el Dr. Alfonso Moguel, Director Médico de Abbott de México.
Pero aún más importante es tener en cuenta que el ejercicio y el deporte en general son cosa seria y debes adaptar tu actividad a tu condición física actual y a tu nivel de entrenamiento. No se puede iniciar una rutina de ejercicio extenuante o excesivo cuando nunca en tu vida has hecho ejercicio o hace mucho tiempo que lo dejaste. Es recomendable acudir primero con un médico que califique tu estado actual de salud y tu capacidad para hacer algún tipo de ejercicio determinado.
Inicia tu actividad física poco a poco y con la asesoría de un profesional que te guíe a través de la rutina y te indique hasta donde debes esforzarte y cuándo aumentar la exigencia de la rutina que realizas. Muchas veces una caminata de media hora 4 veces a la semana es más benéfica para tu salud que empezar por correr el medio maratón que será en un mes.
¿Qué puede pasar si aumentas demasiado la exigencia física?
No seguir estas sencillas recomendaciones puede ocasionar algunos problemas, desde el dolor muscular que se siente al día siguiente de iniciar tu ejercicio, el cual es hasta cierto punto normal porque tus músculos no están “acostumbrados” a la actividad física que les estás exigiendo, hasta posibles lesiones musculares, articulares y de los huesos que realmente pueden afectar tu salud y vida diaria.
Ya sea que se comience a correr, a hacer clases de yoga, a jugar tenis o algún otro deporte o inclusive con un programa de entrenamiento de alta intensidad como levantar pesas en un gimnasio, siempre debemos tener en cuenta que nuestro cuerpo será sometido a una actividad que antes no realizaba y por lo tanto es susceptible de causar molestias o inclusive lesiones que pueden ser leves o graves.
Son típicos los desgarres musculares por hacer ejercicio sin el previo calentamiento y ejercicios de estiramiento que se deben hacer antes de iniciar tu rutina de ejercicio, también pueden ocurrir torceduras, esguinces y golpes que son lesiones que pueden llegar a ser serias e incapacitantes.
El dolor y la inflamación son mecanismos de aviso y de defensa del organismo de que algo no está bien. Cuando un deportista se lesiona, el organismo genera una serie de substancias que causan inflamación y dolor para permitirle al cuerpo una recuperación. El dolor y la inflamación obligan a la persona a tomar reposo y “descansar” ese músculo, tendón o articulación que se encuentra dañado.
También es importante tomar en cuenta que una buena hidratación antes y durante el ejercicio mejora el rendimiento y protege al organismo de la deshidratación, existen bebidas especializadas que aportan los electrolitos y elementos que pierdes al sudar. Así mismo usar un bloqueador solar, si tu actividad física es al aire libre, es una buena medida de protección.
¿Qué hacer si nos lesionamos?
Cuando existe alguna lesión muscular, articular o de tendones ocasionada por un ejercicio excesivo o accidental, es importante acudir con el médico para que examine la lesión y mediante recursos diagnósticos de imagen pueda identificar el problema y dar el tratamiento adecuado, que muchas veces es a base de analgésicos y antiinflamatorios.
Sabemos que existen otras medidas útiles para reducir el dolor y la inflamación como las compresas frías, especialmente inmediatamente después de la lesión y en algunas ocasiones compresas calientes que reducen el espasmo muscular y el dolor.
Finalmente, mencionar que es indispensable estar atentos a los días en los que la contaminación ambiental es muy alta y evitar hacer ejercicio al aire libre en esos días, la actividad física en exteriores cuando los niveles de contaminantes y partículas suspendidas es alto, más que beneficiar a tu salud pueden perjudicar significativamente tu función respiratoria y ocasionar daño permanente a tus pulmones.
Ante todo esto, el Dr. Alfonso Moguel, concluye que: “Es importante tomar en cuenta que toda actividad física deportiva puede causar malestar muscular e inclusive lesiones que provoquen dolor e inflamación, esto no debe desmotivar a nadie para hacer ejercicio. Una buena asesoría profesional, un ejercicio adecuado a la condición física, edad y entrenamiento previo son fundamentales para que esto no suceda. Siempre consulta a tu médico en caso de lesiones deportivas ya que no hacerlo pueden causar un daño mayor y complicar o prolongar la incapacidad”

Leave a Reply