Trucos de Jardinería

1
497

GLICERINA PARA CONSERVAR TUS PLANTAS
Vierte unas gotas de glicerina en un paño y frota las hojas verdes de las plantas de interior con él. Verás que el resultado es magnífico y, además, que la glicerina tiene la virtud de repeler el polvo.

JARDINES PEQUEÑOS
Si el jardín es muy pequeño, planta siempre en su perímetro y procura que las plantas tengan tamaño y forma diferentes. Evita los setos rectilíneos y densos que impiden desplegar la vista. Trata de crear distintos niveles de plantaciones; cuanto mayor sea el número de desniveles, más se dejará engañar la vista, que se creerá en un espacio sin límites.

LOMBRICES EN TUS MACETAS
Si las hojas de las plantas se marchitan y se abarquillan, lo más probable es que haya alguna lombriz en la maceta. Saca la planta de la maceta y desembaraza sus raíces de todo resto de tierra; cerciórate de que no haya indicios de pudrición. Planta entonces en una mezcla nueva de tierra.

PETUNIAS CON MÁS FLORES
Tus petunias florecerán mejor si acabada una primera floración las podas a unos quince centímetros de la base del tallo. En pocos días volverán a apuntar nuevos capullos y florecerá nuevamente. Y lo mismo sucederá si repites la operación.

PREVENIR LA APARICIÓN DE MALAS HIERBAS
La mejor opción es rotar los cultivos, ya que a cada tipo de planta le acompaña una especie de mala hierba diferente. Con la rotación evitamos que un tipo de mala hierba determinado se afiance en esa zona de la huerta. También debemos tener en cuenta que el cultivo de algunas especies (como la cebolla o la remolacha) favorece la aparición de las malas hierbas, mientras que otras plantas (como la patata o la alfalfa) evitan su aparición.

PROTEGER LAS PLANTAS DE LAS HELADAS
Para proteger las plantas de las heladas invernales, interpón entre la tierra y el tiesto una hoja de ese plástico con burbujas de aire que se emplea para envolver los objetos frágiles.

RECUPERAR PLANTAS DAÑADAS POR EXCESO DE RIEGO
Es imprescindible trasplantar el ejemplar dañado para sustituir la tierra con exceso de humedad por otra que reúna las condiciones necesarias para la planta. Después de sacarla del tiesto original se podarán las raíces que se hayan podrido, se colocará en un nuevo recipiente que disponga de un buen drenaje y se controlará la cantidad de agua que se echa en la maceta. A continuación, colocaremos la planta debajo de un plástico que evitará que el agua se evapore y que mantendrá la parte superior de la planta húmeda mientras se recuperan las raíces. Dos veces al día sacaremos la planta de debajo del plástico y dejaremos que se airee.

SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS POR DEFECTO DE RIEGO
Cuando aparecen grietas en la tierra debido al defecto de agua es conveniente que añadamos unas gotas de lavavajillas biodegradable al agua de riego, ya que la tierra agrietada tiene menos capacidad de absorción y el agua, por si sola, no serviría para empaparla convenientemente.

SABER CUÁNDO REGAR
Para saber si hay que regar o no tus plantas en maceta, introduce el dedo en la tierra y comprueba si está húmeda. Cogerle el tranquillo a esta técnica es fundamental. Recuerda que con el riego siempre es mejor quedarse corto que pasarse. El exceso produce pudrición y eso ya sí que no tiene remedio.

RIEGO
Si la tierra de la maceta de tus plantas de interior está muy seca, aflójala con un tenedor y sumérgela en un barreño con agua o en el fregadero. La inmersión debe durar hasta que dejen de formarse burbujas. Escurre el agua sobrante y pulveriza las hojas.

PLANTAS ENCHARCADA
Para intentar recuperar una planta excesivamente regada, saca con cuidado el cepellón del tiesto y envuélvelo en varias capas de papel de cocina absorbente. Déjalo todo así durante 24 horas. Si se empapan las hojas, ponle otras nuevas. Vuelve después a meter la planta en la maceta y no la riegues durante varios días.

SABER SI ESTÁ SECA O CONTIENE AGUA LA MACETA
Un buen truco para saber si una planta que está en una maceta de terracota o de barro necesita agua o no es dando unos pequeños golpes en ella. Si suena a hueco, es que quiere agua; si suena maciza, está llena y es que no. Pruébalo en una maceta, antes y después de regar, y verás como suena distinto.

AGUA A TEMPERATURA AMBIENTE
Para regar tus plantas de interior, es bueno llenar la regadera por las noches, para que el agua esté a temperatura ambiente cuando riegues por la mañana. El agua muy fría es perjudicial para muchas especies (piensa que son tropicales). Más trucos de jardinería:

CONSEJOS PARA AHORRAR AGUA
• Instala riego por goteo, a poder ser, automático.
• Usa especies resistentes a la sequía (hay que regarlas menos).
• Coloca acolchados en la base de las plantas para evitar la evaporación. Por ejemplo cortezas de pino, paja, mantillo, hojas, áridos y gravas, etc.
• Sombrea las especies más sensibles al calor.
• Cubre el suelo con plantas, consigue sombra con los árboles, trepadoras (pérgolas).
• Agrupa las plantas por su demanda de agua: alta, media o poca necesidad. En el borde del césped planta las que más necesite.
• El suelo se debe dejar secar moderadamente entre riegos para favorecer que las raíces busquen agua en profundidad y así se hagan más resistentes al riego escaso o nulo.
• El riego por la madrugada o al atardecer es lo mejor. Hay menos evaporación y la planta la toma mejor.

1 COMMENT

Leave a Reply