¿Por qué es tan difícil romper?

Hasta que no inventen los detectores de “el hombre perfecto”, es muy fácil que nos equivoquemos en nuestras elecciones. Y aunque la vida permite escoger nuestros propios caminos, a veces resulta muy difícil cambiar de sendero.
Los motivos habituales que alegan mujeres infelices que no quieren dar el paso hacia la separación, son los siguientes:
Costumbre: El hombre es, por naturaleza, un animal de costumbres y la rutina suele dar seguridad… aunque no felicidad.
Necesidad: Puede ser de dos clases, emocional o económica. Menos mal que esta última se va solventando gracias a la incorporación de la mujer al trabajo.
Atracción por los hombres problemáticos: A veces, los problemas enganchan y se hace imposible vivir sin ellos. Pero es bonito descubrir que es más fácil vivir sin preocupaciones.
El “qué dirán”: Aunque nos suene a la época de nuestras abuelas, aún sigue teniendo cierto peso en la sociedad.
Hay que romper con toda esta carga sin sentido. Más allá hay un mundo con muchas posibilidades de ser feliz.

Yesica Floreshttp://www.elblogdeyes.com
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Deja un comentario

Novedades

Cheerios reúne a 387 personas de forma virtual desayunando simultáneamente y rompe récord

Cheerios, la marca de cereales Nestlé, ayer rompió el récord de la mayor...

WARNER CHANNEL PRESENTA LA SÉPTIMA TEMPORADA DE MOM

La relación de una madre y una hija puede atravesar por distintas instancias de cercanía y lejanía, pero en el caso de...

PEPSICO Y LA LIGA DE CAMPEONES DE LA UEFA CONTINÚAN SU ALIANZA GLOBAL HASTA 2024

PepsiCo anunció hoy la extensión de su alianza con la Liga de Campeones de la UEFA, la élite del fútbol, para las...

LA MAGIA DE LA NAVIDAD LLEGA A STUDIO UNIVERSAL

¡Navidad llegó, Navidad está aquí! Llega uno de los momentos más anhelados del año y

ESPECIAL PELICULAS NAVIDEÑAS EN VIX – CINE Y TV

Disfruta del amor, fraternidad, música, animalitos y mucho más en nuestras recomendaciones decembrinas. ¡Por fin llegó diciembre! Seguro...