5 tips para lunches saludables en este regreso a clases

0
200

Por Guadalupe Herrera, nutrióloga asesora en Metco
Cuando hablamos de una alimentación para los niños, pensamos en que es complicado, caro y en que no todos los alimentos le gustan a mi hijo. Al contrario de lo que se piensa, comer rico, barato y saludable si es posible también para los niños, recuerda que todo empieza desde casa, si la familia cuida su alimentación y fomenta hábitos saludables, el niño seguirá los mismos pasos.
En ocasiones, por la prisa de la mañana es complicado preparar un lunch variado, por lo que recurrimos a comprar de último momento galletas o jugos empaquetados. Planear y preparar el lunch de tus hijos es una excelente idea, pues así controlas lo que comen y ahorras dinero. A continuación, Guadalupe Herrera, nutrióloga asesora de Metco, nos comparte algunos tips:
1. Planea con anticipación el menú para el lunch, consulta a tu hijo sobre que alimentos desea. Así el niño se siente escuchado, puedes negociar y complacerlo ocasionalmente, pero recuerda: tú tienes la última palabra. El lunch de la escuela no sustituye el desayuno en casa, lo ideal es que acompañes a tu hijo a desayunar en casa, es una oportunidad de convivencia y fomentas una conducta saludable.
2. En caso de que tengas una mañana complicada, prepara un licuado: leche, fruta fresca, una cucharada de amaranto o avena, endulza con Svetia.
3. Incluye en su lunch verduras fáciles de comer, por ejemplo, tiritas o rodajas de zanahoria, pepinos o jícamas. También puedes incluir frutas que sean fáciles de sujetar y masticar. Por ejemplo: uvas, zarzamoras, fresas, peras, duraznos o plátanos dominicos. Guárdalas en un recipiente hermético para evitar derrames.
4. El lunch debe contener todos los grupos de alimentos. Así que también puedes preparar ½ sándwich de queso panela o mozzarella fresco y acompañarlo con tiritas o rodajas de pepino o jitomate cherry, un puño de uvas y agua de fruta natural endulzada con Svetia.
5. La variedad en el menú también es importante. Ofrece cubos de queso o rodajas de pepino. Acompaña con un paquetito de tostadas horneadas, un puño de nueces, almendras o pistaches pelados. Ocasionalmente incluye en el menú galletas o un pequeño chocolate, así tu hijo disfrutará de todos alimentos con moderación.
Recuerda que un lunch saludable no tiene que ser complicado o costoso. La clave es organizar, comprar y preparar con anticipación todos los alimentos. Involucra a tu hijo de acuerdo a su edad, así y aprenderá que una alimentación sana también puede ser rica y práctica.

Deja un comentario