CON MÁS DE 70 AÑOS DE EDAD DON RICARDO MORENO CELEBRA 50 AÑOS DE SER BOMBERO EN CULIACÁN

0
702

• Su primer salvamento lo realizó a los 12 años de edad y así confirmó que su vocación era ser bombero.
• A los 18 años de edad se incorporó al Heroico Cuerpo de Bomberos de Culiacán y cumplió 50 años de servicio.

Culiacán, Sinaloa, a 28 de agosto de 2017.- “La primera persona que salvé marcó mi vida para siempre. Tenía yo doce años, cuando un pequeño se cayó al río, yo vivía a una cuadra de la estación de Bomberos y todos los días iba a verlos, por lo que ya me había tocado ver como se daban los primeros auxilios. Eso me sirvió mucho ya que no sólo saqué al niño del agua, además pude revivirlo. Esa experiencia dejó una profunda huella en mi alma, me llamaron el niño héroe, si antes soñaba con ser Bombero en ese momento supe que a esto le dedicaría por completo mi vida.”

Así es como inicia su relato Don Ricardo Moreno, bombero del H. Cuerpo de Bomberos de Culiacán, Sinaloa en una página de Facebook, la cual registra más de 15 mil 300 reacciones, 4 mil 389 comentarios y que ha sido compartida 7,249 veces, tanto en Culiacán como en otras partes del mundo.

A sus 74 años de edad, Don Ricardo narra en la red social que “50 años de servicio se dicen fácil, pero si lo medimos en número de vidas salvadas, la historia cambia”.

Recuerda que a él y a su hermano Mario –ocho años mayor de edad y unos de los fundadores del Cuerpo de Bomberos de Culiacán-, les tocó combatir los incendios con cubetadas de agua y una gran entrega por salvar vidas.

“Mi hermano Mario aquí presente es ocho años mayor que yo, a él le tocó fundar el Cuerpo de Bomberos de Culiacán, en ese tiempo los incendios se combatían con baldes, no teníamos más equipo que nuestro corazón y nuestras manos.”

Hasta que cumplió 18 años de edad, Don Ricardo se incorporó a los bomberos de Culiacán y con la condición que le puso su hermano: “no entrar juntos a combatir el mismo incendio para nunca darle a nuestra madre la pena de perder dos hijos el mismo día, como mi hermano mayor yo siempre lo he respetado mucho, y lo obedecí.”

En el marco de la celebración del Día del Bombero fue que el 22 de agosto, Don Ricardo publicó su historia, misma que además de narrar su entrega por salvar vidas, también describe su pasión por el béisbol y su equipo favorito: Los Tomateros.

Confiesa que a pesar de sus limitaciones económicas siempre está presente en los partidos de su equipo. “La verdad es que soy probe y batallo mucho para poder acompañarlos, pero a donde viajen siempre habrá una estación de Bomberos y como todos los bomberos del mundo somos hermanos me reciben y me dejan dormir en un rinconcito, o hasta en algunas ocasiones como en República Dominicana, hasta en un cuarto refrigerado.”

Dice que para ser bombero se tienes que tener otro trabajo para poder sobrevivir y sobre todo para lograr una pensión, “que no te pase como a mi llegar a viejo sin dinero, y tener que seguir trabajando hasta que ya no me pueda mover, yo creo que yo me voy a morir sin ver que a nuestros compañeros voluntarios se les contrate, sin ver una nueva estación, a pesar de que la ciudad –Culiacán- ha crecido enormemente nosotros seguimos siendo muy pocos, y viviendo de migajas, de caridad pues.”

Refiere que los bomberos son héroes anónimos y héroes olvidados “no solo por las autoridades, lamentablemente también por la ciudadanía, que no le exige a sus gobernantes, aunque no lo creas en México los bomberos no forman parte de los servicios públicos, dependemos de donativos para subsistir.”

En Sinaloa habitan cerca de 3 millones de personas, de las cuales 928 mil viven en Culiacán. Para atender ese número de población, la ciudad sólo cuenta con tres estaciones de bomberos. En la actualidad, realizan sus labores con equipo que perdió su vida útil, y con herramientas y coches bomba donados por corporaciones de otros países, mismos que desecharon por ser obsoletos.

Para seguir la lectura de la historia de Don Ricardo se puede consultar la página: https://www.facebook.com/delmundosoy/posts/711427339053145

Deja un comentario