APRENDE Y CRECE DE BANCO AZTECA TE DICE CÓMO ARMAR UN TESTAMENTO

0
235

Lo más importante que podemos heredar a nuestras familias es la tranquilidad. El objetivo principal de dejar un testamento es fortalecer los lazos familiares y contribuir a una cultura de previsión, certeza y seguridad jurídica en el derecho a heredar. Es por esto que cada año la Secretaria de Gobernación lanza una campaña para fortalecer la idea de no morir intestados.

Bajo la campaña “Septiembre, mes del testamento”, algunas notarias reducen hasta un 50% el costo de este trámite, amplían sus horarios de atención y brindan asesoría jurídica. Es por esto que el programa de Educación Financiera y Negocios de Banco Azteca: Aprende y Crece, te orienta en cómo debes armar un testamento:

Primero, acude al notario público de tu elección. Toma en cuenta la siguiente información sobre la persona que va a heredar (el testador):

a) Nombre del testador.
b) Datos generales, lugar y fecha de nacimiento, nacionalidad, ocupación, domicilio, estado civil, identificación oficial y CURP.
c) Nombres completos de los familiares, padres, esposa o esposo e hijos.
d) Discapacidad. El testador debe informar si tiene discapacidad para ver, oír, hablar o firmar.

Después, define a tus Herederos: selecciona a las personas que adquirirán la totalidad de los bienes, derechos y obligaciones. Considera Legatarios para el caso de bienes específicos: deberás detallar de qué se trata y quién lo heredará. Posteriormente, nombra Albaceas, las cuales se encargarán de cumplir lo que dice el testamento. Los Albaceas pueden ser uno o más, sólo hay que dar su nombre; finalmente, define Tutores y Curadores. Debes tomar en cuenta que si los herederos son menores de edad, los padres o tutores serán quienes administren la herencia.

Al hacer un testamento heredamos tranquilidad a nuestros seres queridos. Evitamos gastos mayores, pérdida de tiempo y problemas entre familiares. Si existe un testamento no hay necesidad de pasar por un juicio sucesorio intestamentario que es caro, tedioso y largo. Debes saber que nadie puede expedir un testamento a tu nombre; tú no podrás hacerlo si por enfermedad o accidente pierdes tus facultades mentales o conciencia. Es el propio testador, en pleno uso de su capacidad y libertad, quien nombra a las personas a las que desea dejar sus bienes.

No hay necesidad de listar o relacionar todos los bienes que posees al otorgar un testamento, ni presentar documentación que acredite su propiedad, ya que el testamento es atemporal y hará referencia a los bienes que poseas en el momento de tu muerte.

Acércate a tu notario de confianza, quien te dará asesoría gratuita sobre todas las dudas que tengas de tu testamento. Recuerda que al hacerlo no sólo heredas tus bienes materiales, sino que también otorgas tranquilidad para tu familia.

Deja un comentario