Beneficios de ejercitarte por la noche

0
42

Seguramente has escuchado más de una vez que el mejor momento para ejercitarte es por la mañana. Suena lógico: realizar un poco de ejercicio antes de que lleguen las obligaciones y nuestro día se sature de trabajo. Sin embargo, si a la mayoría de las personas les sirve el ejercicio por la mañana, hay otro gran número de personas que les cuesta trabajo levantarse muy temprano e ir al gimnasio. A ellos el ejercitarse por las noches sería lo más conveniente. Sabemos que existe la creencia de que ejercitarte por las noches puede dejarte demasiado motivado para descansar, parece que la actividad física por la noche no necesariamente perturba el sueño.

Beneficios del ejercicio nocturno

Una investigación realizada en Australia demostró que el ejercicio por la noche- aunque sea un ejercicio energizante con intervalos intensivos- no afecta el sueño. Los participantes que se ejercitaron entre las 19:00 y 20:00 horas, fueron capaces de dormir la misma cantidad que los que se ejercitaron por la mañana. Curiosamente, los entrenamientos temprano en la noche también resultaron en una reducción de la hormona ghrelina, que está relacionada con el apetito. Así que no solo podrás dormir tan bien como siempre, sino que incluso podrías sentirte menos inclinado a darte un capricho excesivo en la cena.

Consejos para apegarte a tu entrenamiento nocturno

1. PLAZO DE MOTIVACIÓN INTRÍNSECA

Todas estas son buenas noticias para las personas que odian los entrenamientos matutinos, pero todavía hay un obstáculo que superar: debes asegurarte de cumplir con tu plan de ejercicio después de un largo día de trabajo. Ahí es donde entra la motivación intrínseca. “Piensa por qué el ejercicio es importante para ti; tal vez sea que quieras estar activo con tus hijos o vivir lo suficiente como para ver a tus nietos, tal vez te haga más feliz y mejor socio”, dice Eddie. O’Connor, PhD, un psicólogo clínico del deporte con sede en Grand Rapids, Michigan. “Saber por qué vale la pena hacer ejercicio te ayuda a elegirlo constantemente sobre cualquier otra cosa”.

2. COMPROMETETE A UN HÁBITO SALUDABLE

Debes dejar de confiar en la fuerza de voluntad porque simplemente no funciona tan bien al final del día. “Aprovechas tu fuerza de voluntad todo el día, así que solo tienes poca por la tarde”, dice el Dr. O’Connor. “No te digas a ti mismo que vas a ver cómo te siente después del trabajo, porque nunca tendrá ganas de hacer ejercicio. En vez de eso, haz un compromiso con anticipación, tal vez entrenes los lunes, miércoles y viernes a las 5 pm sin importar nada.” Al programarlo y ver esos entrenamientos como algo dado, no sentirás que es una elección que debes hacer, sino obligarte a hacerlo.

3. ENCUENTRA ESE TIEMPO DISPONIBLE QUE LIMITE LAS EXCUSAS

El otro truco es vincular tus entrenamientos con otro evento. “Encontré una clase justo después del trabajo y para llegar a tiempo tengo que ir inmediatamente de mi oficina al gimnasio”, dice el Dr. O’Connor. “Si me voy a casa primero, la televisión estará encendida y veré a mis hijos, y es posible que no quiera irme”. Así que saliendo del trabajo irte directo al gimnasio, puede ser un componente crítico para convertirlo en un hábito “. Con estas herramientas, y el alivio de saber que un entrenamiento posterior no puede obligarte a dar vueltas durante horas, incluso los búhos más grandes pueden convertirse en deportistas.

Deja un comentario