Celebra la independencia… mudándote de casa de tus papás #TomemosDecisiones

0
174

·         Cada vez más jóvenes adultos postergan el mudarse de casa de sus padres debido a una mala planeación financiera o por desconocer las alternativas para lograrlo.

·         La decisión entre rentar o comprar un inmueble debe ser congruente con la situación y el estilo de vida.

·         Un plan de inversión bien manejado ayuda a crear patrimonio y una buena relación con el dinero.

Se acerca de una de las fechas más emblemáticas para los mexicanos y desde días antes comienzan los planes para festejar. Entre comida, decoraciones y bebidas, donde en promedio se destinarán alrededor de $1,110.00 por cada 4 personas[i], estás más que listo para celebrar y dar el grito del 15 de septiembre, pero … y ¿cuándo planeas festejar tu verdadera independencia?

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), indica que hay jóvenes adultos que postergan el mudarse de casa de sus padres hasta después de los 30 años[ii], esto puede deberse a diversos factores entre los que destacan una mala planeación y no conocer las diversas alternativas para lograrlo.

Y es que para muchos el hecho de rentar un departamento puede parecer una pérdida de dinero y comprarlo, ante la actual situación económica y laboral, un sueño imposible de lograr. Sin embargo, los expertos administración financiera ofrecen la clave para lograr una verdadera independencia.

De acuerdo con Skandia México, lo primero es no dejar al azar el futuro financiero y considerar que es momento de que #TomemosDecisiones, comenzando con una planeación financiera lo más pronto posible, es decir, desde la etapa productiva. “Lo mejor es definir metas y objetivos para las inversiones a largo plazo, como comprar vivienda, y establecer los mecanismos para lograrlo”.

Si bien es cierto que adquirir un inmueble con el paso del tiempo tendrá una plusvalía y, sin duda, representa una gran forma de invertir, sólo un porcentaje muy pequeño de la población tiene la capacidad adquisitiva para realizar este movimiento por lo que es usual que se recurra a un crédito hipotecario. Sin embargo, es muy importante que antes se analice si es una alternativa viable tomando en cuenta los intereses a pagar y si se dispone de la cantidad necesaria para el enganche o gastos de escrituración.

Por ejemplo, si se considera queel Costo Anual Total (CAT), medida para calcular el costo financiero de un crédito, es en promedio del 12%, habría que pagar $1,100  por cada cien mil pesos de financiamiento y 11 mil pesos por cada millón, es decir, que si se decide comprar un departamento en 3 millones y se da 600 mil de enganche, se estarían financiando 2.4 millones de pesos y, por ende, las mensualidades serían de  $25,000. Adicional, dependiendo de los años diferidos entre los que se puede dividir el crédito y la tasa de interés de cada institución, se podría terminar pagando 2 o 3 veces el valor real de la vivienda.

Ante esta situación, Skandia recomienda preguntarse y analizar si es mejor rentar un departamento, ya sea solo, en pareja o con roomies, e iniciar un plan de inversión a largo plazo para que el sueño de independizarse no se convierta en pesadilla.

Indican que, si se realiza el ejercicio anterior y se toma en consideración esos mismos 25 mil pesos que se tienen que pagar al mes por el crédito y se distribuyen de la siguiente manera: $8,000 mensuales en renta + $17,000 en un plan de inversión a 10 años, se estaría hablando de un ahorro de 2 millones 40 mil pesos, sin contar con los intereses que arroje el plan de inversión elegido.

Con este ejercicio es posible darse cuenta de que manejado de manera adecuada un plan de inversión, una persona que renta puede generar el mismo o incluso mayor patrimonio que una persona que opta por comprar.

En resumen, dejar de vivir en casa de los padres no tiene por qué ser una misión imposible, para lograrlo se deben considerar los siguientes aspectos:

1.       Las opciones de compra vs renta de acuerdo con cada objetivo, estilo de vida y poder adquisitivo.

2.       Invertir el dinero de la manera más eficiente, buscando que se genere un patrimonio y no una deuda que abrume.

3.       Realizar una planeación financiera que te permita identificar en qué estás gastando tu dinero, cuánto puedes ahorrar o invertir y qué metas estás buscando a futuro.

Si se tienen dudas sobre qué decisiones tomar, es fundamental acercarse con un asesor, después de todo ES TU INDEPENDENCIA, ES TU PATRIMONIO. 

Deja un comentario