ViajesVida y Estilo

Cinco destinos para hacer glamping en Estados Unidos

Lo que hoy conocemos como “glamping” se retrotrae al siglo XVI, cuando tuvo lugar la cumbre diplomática entre Enrique VIII de Inglaterra y Francisco I de Francia, una exhibición de riqueza en la que hasta un palacio “temporario” fue construido con loneta. Más tarde, los safaris en territorio africano retratados por Hollywood, serían el antecedente del glamping, que hoy retoma algunos de estos elementos permitiendo al viajero conectar de una manera única con los destinos que visita. Hablamos de una experiencia de lujo en paisajes que quitan el aliento, con hospedaje en tiendas de campaña, cabañas o casas rodantes que permiten disfrutar de la naturaleza sin resignar confort ni elegancia. A continuación, cinco destinos en los Estados Unidos para disfrutar de una experiencia “glamping” cinco estrellas.

Duerme en los parques nacionales de Utah

Uno de los alicientes para viajar a este estado es su abanico de aventuras al aire libre, el cual se multiplica con los cinco parques nacionales estatales que presume. Uno de ellos es el Parque Nacional Zion, con acantilados, cañones de arenisca y altísimas formaciones rocosas. Para hospedarte, busca las diferentes opciones de Zion Under Canvas. Este resort “casual”, funciona de marzo a noviembre y ofrece amenidades pet friendly, baterías a USB, jabón y champú orgánicos y concierge de aventuras. Allí también encontrarás todo para hacer fogatas y disfrutar de esa delicia de las regiones frías que son los ​ S´mores -bombón tostado encerrado entre dos galletas de salvado-.

Más retirado, también en los confines del Parque Zion, y cerca de Kanab, se encuentra Basecamp 37, un glamping que se ufana de sus tiendas de campana “estilo safari”, sus camas King size con espuma de memoria, su ropa de cama del más fino algodón y agua caliente las 24 horas. Lo más probable es que no quieras salir de tu tienda, pero Kanab bien vale una visita, sobre todo por las montañas rojas que la rodean y su cielo de azul cósmico. 

Hacia el nordeste, Bryce Canyon tiene una ubicación privilegiada: ​ a menos de cuatro horas en coche desde Las Vegas (Nevada) y Salt Lake City (Utah), es pequeño -si se lo compara con el Gran Cañón de Arizona-, más íntimo y accesible. Se necesitaron millones de años para que las fuerzas del viento, hielo y agua esculpieran esta tierra de agujas, salientes y pináculos rocosos. Para hospedarte, considera Bryce Glamp and Camp, con domos para parejas y familias, con increíbles vistas y sin sacrificar confort.

Pernocta en un camper en California

El Valle Santa Ynez presume la más grande concentración de bodegas del condado Santa Bárbara -más de 70 en cerca de 17,000 hectáreas-. La región produce Chardonnay y Pinot Noir en el oeste y Syrah, en la parte más elevada. En esa región vinícola, te proponemos un viaje fuera de lo común, en campers clásicos y casas rodantes, en el resort Flying Flags. Si todavía no estás list@ para un “full glamping”, aquí podrás hospedarte en elegantes cabañas con refrigerador, microondas, estufa, regadera y aire acondicionado. 

Al norte, y convenientemente ubicado en la entrada del Parque Nacional Yosemite, encuentras Autocamp. Su club house con arquitectura de los años 50 es el corazón de este resort que funciona los 365 días del año. Piérdete por Yosemite haciendo trekking, caminatas con raqueta de nieve en invierno o escalada con guía. Para dormir, tienes tres opciones: la suite del Airstream que es la vedette de este glamping, una cabaña encantadora o una tienda de campaña de lujo. Sobre Yosemite, por cierto, hay mucho qué decir. Por empezar, fundada en 1855, es la prima donna entre todos los parques nacionales de California. Actualmente, más de cuatro millones de personas por año se dejan maravillar por este sitio declarado Patrimonio de la Humanidad.

Pasa la noche en un glaciar

The Wander Camp es el lugar perfecto para trotamundos que aman la vida y las actividades al aire libre y los paisajes de película. Ubicado en Coram, Montana, a diez minutos en auto de la entrada oeste de Glacier National Park, este glamping está ubicado en un terreno de 16 hectáreas llenas de pinos y praderas, con vistas a las montañas y un lago propio. Esta experiencia inmersiva en la zona de montaña incluye amenidades que harán que no eches de menos tu casa. 

Por supuesto, deberás hacerte tiempo para visitar El Parque Nacional de los Glaciares, cuyo glaciar que le da nombre es muy accesible gracias a caminos bien mantenidos. Así, podrás deambular por el parque con la misma facilidad que los osos pardos y los ríos que conforman este ecosistema virgen.

Glamping en un rodeo

Pocos saben que Florida tuvo sus propias historias de indios y vaqueros. Nos referimos a la zona central de este estado, River Ranch, donde solían convivir cowboys y rancheros de ganado. Y para revivir esa época, nada mejor que Westgate River Ranch Resort and Rodeo. Este complejo ofrece desde tipis hasta tiendas de campaña y cabañas de lujo que se adaptan a todas las personalidades. Practica tiro con arco, tiro al disco y haz paseos a caballo y en carreta. Navega en hidrodeslizador por el río Kissimmee, entre caimanes y aves silvestres y, los sábados por la noche, vive un auténtico rodeo con emocionantes competencias.

Descansa en una zona termal

Comparte frontera con los estados de Washington, Montana, Oregon, Wyoming, Nevada y Utah y, al norte, con Canadá. Tiene más kilómetros de tierras delimitadas que ningún otro lugar en Estados Unidos continental y paisajes vírgenes que enamoran. Hablamos de Idaho, un estado con bosques, cascadas, flujos de lava antiguos, dunas de arena, ríos sin intervención humana, lagos y montañas. Si buscas un momento de hedonismo, vete hacia el sureste, donde encontrarás aguas termales naturales. Un dato: estas aguas son ricas en minerales, pero carecen de azufre, lo que significa que no tienen olor. Si viajas en familia, cerca de la ciudad de Downey, el resort Downata Hot Springs es una buena opción. Atracciones como el tobogán de dragón y el parque de agua divertirán a los niños mientras los adultos se relajan en las piscinas. Sin salir del complejo, pernocta en un Conestoga, réplica de aquellos vagones cubiertos que antaño se usaban en Estados Unidos y Canadá para transportar carga. 

author avatar
Yesica Flores
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Yesica Flores

Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar