COLECTIVO CONTRA EL DESINTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO ALZA LA VOZ POR UN CAMBIO EN LOS JUZGADOS FAMILIARES

0
150

En México, 3 de cada 5 niños de familias divorciadas crecen sin poder ver a uno de sus padres, debido a la ineficiencia de los juzgados.

Datos de la Dirección de Estadística de la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX revelan que en 2018 existían 218,017 expedientes en trámite en los juzgados familiares de la CDMX, y un total de 54 jueces para desahogarlos.

Experiencia de psicólogos arroja que el 70 por ciento de los pacientes acude a terapia por secuelas derivadas de la ausencia de uno de sus progenitores durante el crecimiento.

El Colectivo contra el Desinterés Superior del Niño se presentó hoy ante los medios de comunicación para denunciar la ineficiencia e indolencia de los Juzgados Familiares y buscar soluciones que terminen con la afectación hacia millones de niños que crecen sin acceso a uno de sus progenitores, por lo regular el padre.

En México, donde se cuenta con 4.2 jueces por cada 100 mil habitantes, cuatro veces menos que el estándar internacional, y con un índice de impunidad de 92.2%, la corrupción e inoperancia en los juzgados familiares crecen sin control. [1]

Según datos de la Dirección de Estadística de la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX, de enero a junio de 2019 se han interpuesto 12,118 juicios de divorcio incausados y se han presentado 8,173 controversias que incluyen alimentos, pérdida de la Patria Potestad, guardia y custodia, así como régimen de convivencia y visitas. Se sabe también que en México 3 de cada 5 niños de familias divorciadas, crecen sin la presencia de uno de sus progenitores a pesar de que el padre o madre ausente está dispuesto a involucrarse en la vida de sus hijos.

El Colectivo está conformado por el Sr. Sylvain Chevalier, vocero y precursor, y por un grupo de abogados, psicólogos e hijos que han padecido la negligencia del sistema. En conferencia de prensa, el Colectivo presentó la plataforma www.desinteres.mx en la que se invita a la sociedad a llenar un formato de opción múltiple con la descripción de los principales problemas derivados de la lenta actuación de la justicia en juicios familiares, así como un espacio libre para sugerencias.

Los datos obtenidos a través de la plataforma se recaudarán de manera anónima y servirán para tener un panorama más completo de la situación. Asimismo, serán llevados ante las autoridades judiciales correspondientes, a fin de abrir el diálogo y trabajar conjuntamente en soluciones prácticas ante esta problemática. 

“Decidí tomar acción porque he vivido dos experiencias personales muy malas con el Sistema Judicial Familiar. Uno de los casos me ha tomado más de 8 años en los que he estado separado de mi hija, a quien sustrajeron ilegalmente siendo una niña, y ahora que he logrado restituirla conmigo, es una adolescente. Me perdí su niñez”, explicó Sylvain Chevalier. “En la infancia el tiempo es todo, y no es admisible que, por trámites burocráticos e inútiles, corrupción y retrasos injustificados en el Tribunal, hijos y padres pierdan la convivencia cotidiana con sus hijos sin que haya justificación real”.

“La indolencia e ineficiencia de los juzgados familiares son una consecuencia lógica de la sobresaturación de casos. Hoy sabemos que en 2018 se recibieron 218,017 expedientes a trámite solo en los juzgados familiares de la CDMX, mismos que cuentan con 54 jueces. Esto quiere decir que cada uno atiende 4 mil 500 casos y, para ello, dedicará media hora al año por juicio”, comentó el Lic. Eduardo Montaño, Abogado especialista en Derecho Familiar y representante del Colectivo contra el Desinterés Superior del Niño.

“Luego de hacer un análisis de los casos que recibí en el consultorio a lo largo de un año, noté que 7 de cada 10 corresponden a pacientes cuyo motivo de consulta tiene que ver con que uno de sus padres no estuvo presente durante su desarrollo cuando niños”, comentó el Psic. Demian Sánchez, especialista auxiliar del Colectivo. “Los pacientes con esta experiencia de vida por lo regular requieren tratamiento para atender secuelas como ansiedad, miedo, dificultad para la toma de decisiones y poner límites, así como necesidad de contar con una guía en su vida”.

“El Colectivo confía en que las autoridades judiciales estén abiertas a escuchar y encontrar vías para cambiar las situaciones de quienes han padecido por la pobre actuación de los Juzgados Familiares en la Ciudad de México; situación que nos debe interesar a todos, porque cuando el principal núcleo de la sociedad – la familia – es vulnerado, la sociedad en conjunto queda expuesta a males que la dañan”, finalizó Chevalier. 


[1] Reporte sobre el Índice Global de Impunidad (IGI) 2017

Deja un comentario