Corredor Costero Tamiahua, santuario mexicano de las aves migratorias

0
1023

México es un paraíso de aves, y si de aves migratorias se trata, nuestro país es importante porque es un lugar de tránsito, de manera literal “es un embudo por donde pasan todas las especies migratorias y que dependen de nuestros recursos para continuar viajando”. Todo nuestro país es una gran vía de migración para todas las aves. Hay lugares en el mundo donde se da este fenómeno de migración, pero México es uno de los más evidentes” (Rodríguez Contreras).

La Laguna de Tamiahua se encuentran cerca de los Humedales del Sur de Tamaulipas y Norte de Veracruz, es un área de importancia para la conservación de las aves definida por CONABIO. Por lo que la Fundación Pedro y Elena Hernández A.C, ha definido el espacio geográfico del Corredor Costero de Tamiahua, como región prioritaria para la conservación y restauración ecológica de humedales, selvas y encinares. En el Corredor Costero de Tamiahua, se puede llegar a observar eventos migratorios de aves, es aquí en donde llegan a buscar refugio y comida diversas aves como: pelícanos blancos, zopilotes, garzas, espátulas rosadas, anceras, patos, gallaretas, halcones, águilas y varias especies más.

Pero, ¿porque se da la migración?, la migración de las aves se refiere a los viajes estacionales regulares realizados por muchas especies, asociado principalmente a cambios climáticos estacionales, aunque la migración también, puede asociarse en respuesta a cambios en la disponibilidad de alimentos, de hábitat o alteraciones climáticas irregulares. 

Hay dos tipos de migración: altitudinal y latitudinal. La migración altitudinal es aquella que realizan algunas especies en zonas montañosas, permanecen en las partes altas en una temporada del año y descienden a tierras más bajas y cálidas en otra. La migración latitudinal es la que hacen de norte a sur del planeta o viceversa y normalmente es dentro de un mismo hemisferio, lo que hace que normalmente se traslapen las áreas de reproducción y las áreas no reproductivas 

La migración se puede clasificar entre parcial y completa, la primera es cuando migra solamente una porción de la población y es de las más comunes en la naturaleza, sin embargo, no es fácil definir si una especie es migrante completa o migrante parcial, ya que algunas de sus poblaciones migran y otras se consideran residentes.

¿Sabías qué? La ventaja primaria de la migración es energética.

·       Los días más largos del verano en el norte proveen mayores oportunidades a las aves en reproducción de alimentar a sus polluelos.

·       A medida que los días se acortan en otoño, las aves regresan a las regiones cálidas donde el suministro de alimento disponible varía poco.

·       Estas ventajas son superiores a los riesgos del elevado estrés, el costo energético, y otros riesgos de la migración como la predación.

·       Las Aves Migratorias Residentes de Invierno son las que se trasladan desde Alaska y Canadá hasta el norte de México y pasan el invierno en algún paraje dentro de nuestro país.

·       Las Aves Migratorias Residentes de Verano son las que se reproducen en México y pasan el invierno más al sur.

·       Las Aves Migratorias Transeúntes o de paso son unas 35 especies que se reproducen al norte del territorio mexicano, migran a través de él, e invernan en Centro y Sudamérica.

·       Las Aves Migratorias con Poblaciones Residentes son las que incluyen ejemplares que migran desde Canadá y Estados Unidos e invernan en México, pero también constituyen poblaciones asentadas dentro de nuestro territorio.

La acciones encaminadas a la conservación de los humedales de la Laguna de Tamiahua, sitio RAMSAR 1596, ayuda a preservar una importante zona de refugio de aves migratorias provenientes de Estados Unidos y Canadá. De las 63 especies de aves migratorias de interés para la North American Wetlands Conservation Act (NAWCA) se estima que 44 (70%) llegan o son residentes en el Corredor Costero de Tamiahua; de acuerdo con las zonas de distribución de la CONABIO y avistamientos realizados por la Fundación Pedro y Elena Hernández A.C.

Fundación Pedro y Elena Hernández, A. C.

www.pedroyelena.org

Deja un comentario