Debido al éxito, el espectáculo Divas de corredor prolonga temporada en el Teatro NH, ahora los jueves a las 20:30 horas

0
1129

Y, aunque no era el objetivo inicial, el éxito la alcanzó. Y es que, como todos, Adriana Moles no puede escapar a su destino: triunfar.
Razones, sobran.
Su texto, su idea, no tienen desperdicio, quizá porque nacieron de la necesidad de generarse trabajo, por la imperiosa urgencia de decir “algo” en el escenario. Y así, las cosas que nacen de la autenticidad, sólo tienen un destino: el aplauso.
Paradójicamente, a la Moles le llegó el reconocimiento masivo con una obra que cuestiona el concepto de éxito. Adriana Moles estrenó a mediados de 2016 “Divas de corredor”, una mezcla de clown, cabaret y ópera cuyo público termina, invariablemente, cantando y con una peluca en la cabeza.
“Es una obra que habla, desde un enfoque entrañable, de la cultura del éxito; demuestra que el éxito no siempre es sinónimo de talento”, explica Moles, quien creó este espectáculo junto con el músico Isaac Bañuelos, como parte de su trabajo en el Centro de Estudios del Humor Zirka.
En ese lugar, creado por Tito Vasconcelos en la Zona Rosa, “Divas de corredor” se convirtió en una obra de culto, pero ahora llega la oportunidad de llevarla al circuito del teatro comercial.
“La productora Olivia Ortíz de Pinedo conoció la obra y le pareció que valía la pena llevar este proyecto a un foro más grande, que el sentido del humor y humanista de la protagonista, Madame Bijoux, merecía ser conocido por más público”.
Así que Madame Bijoux platicará ahora su historia los jueves en el Teatro NH, luego de una breve temporada de trs fines de semana a teatro lleno en ese mismo foro.
“Ha sido una agradable, hermosa sorpresa este éxito”, dice la Moles.
“Divas de corredor” es Madame Bijoux platicando la historia de su exitosa carrera de actriz… bueno, exitosa en cuanto a castings, porque, aunque se ha presentado a muchísimas de estas pruebas, la verdad es que nunca ha ganado un personaje.
“Yo digo que es una anti-diva. El público la encuentra esperando que le lleven un medicamento y, mientras tanto, platica cómo le ha ido en todos esos castings, siempre con un gran sentido del humor, con canciones de Edith Piaff y, sobre todo, contado en clave de clown”.
El clown ha sido precisamente el género en el que Adriana Moles se ha vuelto una experta e imparte talleres de ello en el Centro de Estudios del Humor.
Como buena obra de cabaret, “Divas de corredor” se transforma constantemente. “El cabaret nunca termina de escribirse”, expone Moles. “La diva Madame Bijoux, a lo largo de la obra, va enloqueciendo, pero también conforme se ha ido presentado en diferentes lugares, ha ideado juegos nuevos con el público”.
Porque lo de la peluca en la cabeza no es un asunto menor. Bijoux las usa para exponer los diferentes personajes a los que ha aspirado y representan su descenso a la locura. En ese sentido, cuando llega a la última etapa, comparte sus pelucas con las personas para que la acompañen.
“Se rompe la cuarta pared”, dice Moles, para quien precisamente este acto explica el gran impacto que ha tenido la obra. “Es un juego escénico que nos ayuda a todos a sacar la diva que llevamos dentro”.
Así que, en la convivencia con diferentes audiencias, Bijoux también ha cambiado desde aquella primera vez que se presentó en junio de 2016. “El cabaret nunca termina de escribirse. Me he dado cuenta de que es un tema universal: a todos se nos obliga al éxito”. Y por eso, a todos nos quedan las pelucas.
“Divas de corredor” se presentará todos los jueves de febrero a las 20:30 horas en el Teatro NH, en la Zona Rosa..

Deja un comentario