Deportes “masculinos”: un tabú que las mujeres derriban

0
86

Hace 125 años, Nettie Honeyball, activista de los derechos de la mujer, formó el primer equipo de fútbol femenino en Inglaterra, derribando la idea de que es un deporte solo para hombres, ya que en ese entonces ellos tenían la exclusividad en éste, así como en muchas otras actividades.

El objetivo de Nettie era demostrar que ellas también podían ocupar un papel importante en la sociedad y estar “a la altura” de los hombres, que por fuerza corporal y costumbres, tenían muchas más oportunidades.

Desde siempre, a la mujer se le ha dicho qué debe hacer y cómo. “Siéntate bien”, “las señoritas no dicen malas palabras”, “no grites” o “no pelees”. Esto mismo se ve reflejado en el deporte, donde algunos, como las artes marciales, el motocross, boxeo, rugby, fútbol, entre otros, son vistos y aceptados como disciplinas de HOMBRES, ya que el ser ruda, interesarse por las motos o llenarse de lodo, está fuera de las “reglas” de la feminidad.

Sin embargo, a una semana de dar inicio al mundial de fútbol femenino, es evidente que esas épocas van quedando atrás. El avance de la mujer en todos los aspectos sociales, y su lucha constante por derribar la desigualdad, siguen dando sus frutos.

Según una encuesta que realizó la dating app AdoptaUnChico, a cerca de 1000 mexicanas, un 71% no ha realizado jamás un deporte considerado “masculino”. No obstante, al 30% le encanta el fútbol y a un 57% le parecería un súper plan juntarse con sus amigas para “un partidito”. Por otro lado, la gran mayoría, el 86%, cree que sería una muy buena idea realizar deportes mixtos.

“Los intereses propios nunca vienen de sí mismo, siempre están afectados por la influencia exterior. En esto no sólo influyen las creencias familiares, sino también tu grupo de amigos, lo que pasan por la televisión, lo que te enseñan cuando creces en el colegio, la publicidad que empapela toda la ciudad, entre otros factores”, explica Rocío Cardosa, Project Manager de la plataforma que busca invertir los roles y darle el poder a la mujer.

Deja un comentario