¿Después del Temblor? Tu Cuerpo y Tu Mente te Necesitan

0
539

• Cambiar los hábitos de alimentación también pueden ayudar a disminuir nuestros niveles de ansiedad.
• Sana la relación entre tu mente y tu cuerpo: incluir colágeno hidrolizado en nuestra dieta diaria servirá como un aliado para regular tus emociones.

Luego de los acontecimientos que vivimos entre el 7s y el 19s muchos de nosotros experimentamos algunos síntomas que podríamos identificar como reacciones de estrés (una respuesta inmediata a un estímulo externo y que nos pone en alerta); otros pudieron pasar los días posteriores asustados, con insomnio, sentimientos de impotencia, culpa o pensando una y otra vez en lo que pasó (ansiedad aguda). Pero hay quienes continúan con síntomas de ansiedad o pudieron actuar en los momentos críticos, tuvieron una reacción emocional moderada en las primeras semanas y…

¿Por qué te sientes mal si ya pasó más de un mes o te sigues sintiendo mal?
Si a penas comienzas a sentirte distinto, fuera de concentración, falto de energía, temeroso, por mencionar algunas reacciones que por estar aparentemente lejos de los temblores, no tendrían por qué aparecer. O bien, si aún no consigues conciliar el sueño, sigues temeroso de salir a la calle, sientes que hay muchos de los síntomas de ansiedad, esto es porque no se atendió lo agudo y se ha vuelto crónico.
Esto se acerca más a los síntomas del llamado Transtorno de Estrés Post Traumático (TEPT) y que únicamente puede debe ser diagnosticado y tratado por especialistas en salud mental, ya que este tipo de ansiedad se presenta de uno a seis meses después del evento o por el paso del estado de ansiedad agudo a crónico. En este caso, hablamos del terremoto; sin embargo puede ser causado por “haber sufrido u observado un acontecimiento altamente traumático (atentado, violación, asalto, secuestro, accidente, etc.), en el que está en juego la vida de las personas.”[1]

La atención médica o terapéutica es lo más importante si presentas síntomas de ansiedad y como una opción complementaria te sugerimos poner atención a tus hábitos alimenticios.

Estudios recientes en psiconeuroinmulogía, que es la ciencia que se enfoca en estudiar la relación entre la psique (mente-emociones), nuestro sistema nervioso, el endócrino (glándulas) y el inmunológico (defensa ante infecciones), destacan que la ansiedad puede ser provocada, entre otros factores por la sensibilidad de nuestro organismo y su reacción ante ciertos alimentos. Sin embargo, hay alimentos que, al contrario, de afectarnos, apoyan en mejorar el funcionamiento de nuestro organismo y mente.

De entre algunas recomendaciones que suelen hacer los expertos[2] en esta materia es el consumo diario de colágeno hidrolizado, ya que los aminoácidos contenidos en este alimento, tales como la Isoleucina, Treonina, Triptófano y Valina, actúan directamente en el control del sistema nervioso central y el inmunitario; la regulación de las emociones, así como el ciclo del sueño y la regulación de energía disponible en el cuerpo.

Duché, empresa orgullosamente mexicana, ofrece una amplia gama de sabores y formulaciones que contienen colágeno hidrolizado a través de su Línea Bienestar.

El colágeno fabricado por Duché bajo las certificaciones de calidad e inocuidad alimentaria se compone por distintos aminoácidos, entre los que destacan 8 esenciales, es decir, aquellos que el organismo no sintetiza y por ello forman parte de la ingesta diaria de los seres humanos.

El sabor natural de Oseagel® y Colágeno Duché®, en presentaciones de 100 g y 350 g, están hechos al 100% de grenetina hidrolizada; la ventaja de estos es su posibilidad de incluirse en alimentos (yogurt) o bebidas (calientes o frías) sin modificar el sabor. La base de estas fórmulas es la res y el cerdo.

Si se busca una opción a los ingredientes, Oseagel® cuenta con colágeno hidrolizado de pescado, sin color, sin sabor y sin olor.
El nuevo colágeno hidrolizado con valeriana es una formulación exclusiva de Duché que integra los beneficios de los aminoácidos esenciales con los efectos de la valeriana, que controla la estructura del sueño, disminuye la ansiedad y funciona como antinflamatorio. Esta combinación puede ser tomada en frío pero la recomendamos como un rico té de noche junto con una cena baja en carbohidratos.
Somos uno solo, cuerpo y mente, así que dales la atención que necesitan; respira, medita, haz ejercicio y, por supuesto, aliméntate bien. Si requieres una evaluación terapéutica o médica no tengas miedo, lo peor que puede pasar es que te sientas mejor y en menos tiempo recuperes tu bienestar. ¿Qué dices?

Recuerda que la ingesta de estos productos no sustituye los nutrientes que se obtienen a partir de una alimentación adecuada, además de un régimen de actividad física supervisada.

Deja un comentario