ViajesVida y Estilo

Destinos canadienses para viajar con amigos

¿Quién no recuerda la primera escapada o viaje de graduación con amigos? Es inevitable sonreír al recordar los buenos momentos. Porque al viajar a lado de los mejores amigos puedes reír sin importar que tan bobo sea el chiste, escuchas y das tu mejor consejo mientras disfrutan de su bebida favorita, te atreves a dar ese salto animado por tus camaradas, compartes intereses y los conoces mejor, entre otras razones. Para este año, un viaje es el pretexto perfecto para reencontrarte con los amigos y Canadá es una apuesta firme para la diversión en grupo.

Vancouver para amigos

Si eres de las personas que tienen amigos de toda la vida y les gusta viajar juntos de vez en cuando un fin de semana, tenemos una propuesta atractiva para celebrar la amistad en el Pacífico Norte del continente. Con vuelos diarios a Vancouver, es posible organizar una escapada de fin de semana para disfrutar de una de las ciudades más bonitas y seguras del mundo. Tú y tus amigos pueden realizar actividades al aire libre en Stanley Park, el más visitado del país. Si les gusta hacer ejercicio, pueden darle vuelta a la pared de Sea Wall corriendo o sobre dos ruedas. También, hay muchos parajes y senderos para caminar tranquilamente y apreciar paisajes hermosos. Además, pueden complementar el día con una visita al primer acuario público de Canadá.

Adentrándose en las calles de la urbe, en la zona de Robson Square, en el centro de Vancouver, pueden encontrar restaurantes, cafés, boutiques y más. Ahí se ubica la Galería de Arte de Vancouver, una de las instituciones de artes visuales más respetadas e innovadoras en Norteamérica. Sus exhibiciones se centran en el arte histórico y contemporáneo de la provincia, con especial atención a los logros de los artistas de las Primeras Naciones y el arte de la región Asia-Pacífico. Para finalizar, no pueden perderse uno de los barrios más cool de Vancouver en invierno, Yaletown. Aquí hay una gran variedad de restaurantes y bares para una cena de amigos o simplemente tomar un trago y conversar.

Toronto tiene algo para todos

Al planear un viaje, a veces elegir qué destino visitar puede tomar más tiempo de lo pensado. Como toda gran ciudad, Toronto es una colección de barrios, cada uno con su propio estilo, vibra y escenario, donde siempre hay algo qué ver, hacer y probar para todos los gustos porque es multifacético. Por la mañana puedes estar en la meca del shopping, a la hora del almuerzo en el mercado histórico y rodeado de bares de moda por la noche. La oferta de actividades es infinita, lo único que tú y tus amigos necesitan son un par de zapatos muy cómodos para recorrer las calles de la capital de Ontario.

Lo que alguna vez fue un barrio hippie, ahora es un distrito de la moda ampliamente conocido como Yorkville. Sobre la calle Bloor, los amantes de la moda se sentirán en el paraíso rodeados de boutiques de diseñador como Tiffany, Channel y Hermès. Las elegantes tiendas están acompañadas de restaurantes que complementan la experiencia de lujo. Por otro lado, Kensington es un mercado de la calle que refleja la diversidad cultural de la metrópoli. Inmigrantes caribeños, latinoamericanos, europeos y vietnamitas han encontrado un hogar en esta área a lo largo del tiempo y cada uno ha dejado su huella. Esta diversidad cobra vida en la mezcla de restaurantes y cafés, tiendas de ropa vintage y coloridos puestos de mercado. Para cerrar el día, sobre la gran Queen West sus sentidos estarán atentos a las tiendas, estudios de arte y diseño, hoteles que incorporan el arte en cada recoveco como The Drake, el Callejón del Grafiti, galerías escondidas, establecimientos con música en vivo y buena comida.

Montreal, una ciudad entre lo clásico y moderno

Desde vistas panorámicas, que incluyen inmuebles de siglos atrás, hasta festivales que presentan a las mejores bandas del mundo moderno, Montreal es una apuesta segura para quienes desean adentrarse en la historia a través de su arquitectura. Caminar por el barrio Old Port es viajar al pasado entre sus calles empedradas que remiten al Viejo Continente. En este punto, tú y tus amigos pueden admirar la primera iglesia gótica estilo renacentista construida en Canadá, la Basílica de Notre-Dame. Para conocer más detalles del templo, hay un tour guiado de 20 minutos. Al salir, no dejes de visitar las boutiques de moda local y cafés, ya sea caminando o en bici. Otra opción es subir a un bote para pasear en la zona costera durante el día y en la noche tomar un trago o cenar en los restaurantes más chic de la zona.

A finales de enero, miles de personas se ponen sus trajes de nieve y se reúnen en el puerto para el Igloofest, un festival de música electrónica al aire libre. Para que no te quedes sin explorar cada rincón de Quebec, con tus camaradas no dejes de visitar el RÉSO. Una “ciudad subterránea” de aproximadamente poco más de 33 kilómetros de caminos subterráneos y túneles que conectan a los centros comerciales, estaciones de metro y edificios. Los accesos a esta red están en la calle para visitar 2,000 tiendas, 17 museos, una arena de hockey, un cine, clubes nocturnos, así como diversos restaurantes y establecimientos.

author avatar
Yesica Flores
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Yesica Flores

Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar