Día Mundial contra el Cáncer

0
701

El Dr. Alexander O. Krouham habla de prevención y estadísticas de esta enfermedad en México
Viernes 1 de febrero de 2019 — El 4 de febrero se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer, padecimiento que, desde hace décadas, ataca a gran parte de la población. En México, el cáncer es la tercera causa de muerte y destacan 9 tipos, entre los más comunes, que se presentan de acuerdo con el género y la edad de las personas.
Los tipos de cáncer que enfrentan las mujeres mexicanas con mayor frecuencia son: cáncer de mama, cáncer cervicouterino, cáncer de colon y cáncer de pulmón. En el hombre: cáncer de próstata (se tiene mayor riesgo a mayor edad, debido a la disminución de concentración de testosterona), cáncer de colon y cáncer de pulmón. En relación con la edad, se tienen identificados en niños, el cáncer de riñón (tumor de Wilms) y la leucemia, en el caso de los adolescentes y adultos jóvenes los más comunes son el cáncer de hueso y en varón el cáncer de testículo.

Principales tipos de cáncer en México

Cáncer de mama: primera causa de muerte en mujeres, se registran 23,000 casos cada año.
Cáncer cervicouterino: segunda causa de muerte en mujeres, se manifiesta mayormente en mujeres de 30 años en adelante.
Cáncer de próstata: se manifiesta en 65% de hombres mayores a 65 años.
Cáncer de colon: es la cuarta causa de muerte en México. Responsable de 700,000 muertes al año.
Cáncer de pulmón: clasificada entre la tercera y cuarta causa de muerte por cáncer en hombres y mujeres, debido a que 98% de los casos se diagnostican en etapa avanzada.
¿Cómo prevenirlo?

Es muy importante destacar que el cáncer puede prevenirse, fundamentalmente mejorando hábitos de vida, entre los cuales destacan actividades muy sencillas y que todos pueden realizar:

Peso: Mantenerse en un peso saludable y evitar el aumento de peso alrededor de la cintura.
Actividad física: Aumentar la intensidad y cantidad de la actividad.
Alimentación: En general, una alimentación fresca con alimentos que no sean procesados, con bajo índice glicémico y bajo en carnes rojas.
Alcohol: varios estudios han reportado un mayor riesgo de cáncer colorrectal debido a un aumento en el consumo de bebidas alcohólicas, especialmente entre los hombres.
Tabaco: El hábito de fumar por un tiempo prolongado está relacionado con un mayor riesgo de cáncer pulmonar, labio, lengua, páncreas y vejiga, así como de muchos otros cánceres y problemas de salud.
Vitaminas, calcio, selenio y magnesio: Algunos estudios indican que, si se toma diariamente un complejo multivitamínico que contenga ácido fólico o folato, se puede reducir el riesgo de padecer cáncer.
Control de estrés: Mantener un control de las emociones y la relación con los demás.
“La alimentación es fundamental durante el tratamiento, para la Medicina Funcional es un aspecto crítico, porque mediante la buena alimentación, podemos impedir que las células cancerosas se sigan desarrollando,” señaló el Dr. Krouham.

Causas comunes de cáncer

El cáncer tiene un origen multifactorial en el que las mutaciones genéticas van relacionadas en esencia con 2 factores, el primero es el estilo de vida, que se reflejan en: nutrición, ejercicio, sueño, estrés (en el que se ha demostrado el efecto de la tensión nerviosa sobre algunas de las células del sistema inmune, suprimiendo a elementos que se consideran protectores contra estas mutaciones genéticas) y relaciones humanas; el segundo factor es el medio ambiente, lo que significa toxicidad, ya que existen diferentes elementos que activan y desactivan a los genes.

La presencia de genes que predisponen al cáncer, los oncogenes, no necesariamente es un factor absoluto, debido a que todos los seres humanos nacen con oncogenes, pero no necesariamente implica que van a desarrollar cáncer; si se siguen las recomendaciones y se toman las medidas preventivas, es posible evitarlo.

¿El cáncer es curable?

Para saber si el cáncer es curable, se tienen que evaluar diferentes factores: el tipo de cáncer, la etapa en la que se encuentra, las condiciones generales de salud de la persona, por lo que existen algunos cánceres que son altamente curables. Entre los tipos de cáncer que se pueden curar, se encuentran: los linfomas, leucemia en edades jóvenes, ya que en el adulto son leucemias crónicas, y el cáncer de testículo también tiene una alta probabilidad de curación.

Por otra parte, se encuentran el cáncer de próstata que puede evolucionar lenta y progresivamente e incluso las personas llegan a fallecer muchos años después, sin que esta sea la causa de muerte. También está el cáncer de tiroides, que tiene una muy alta probabilidad de curación y muchas veces pasan 30 a 40 años sin que la persona tenga dificultades por este problema.

Diagnóstico y cuidados

El médico tiene que conocer la historia familiar, saber si hay alguna predisposición en la familia con relación al cáncer y realizar una evaluación detallada y concienzuda de estilo de vida y de medio ambiente, para que, ante cualquier sospecha, hacer todas las evaluaciones sobre toxicidad.

Existen pruebas genéticas especiales que, no son todavía de uso común ya que aún no las realizan en todos los laboratorios pero que, de llegar a realizarse, son un factor determinante para identificar los riesgos.

Al ser diagnosticado, es recomendable buscar una segunda opinión e inclusive sumar tratamientos, es decir, hacer sinergias. El Dr. Krouham recomienda que además de tratar con las opciones convencionales que son: cirugía, quimioterapia y radioterapia, es posible sumar otros tratamientos; modificando la alimentación, haciendo ejercicio y finalmente entender que es lo que hace que una célula cancerosa se comporte de una manera diferente a una célula normal.

Si se conocen estos mecanismos se puede interferir para evitar que las células cancerosas crezcan, se diseminen y tengan materia prima para seguirse desarrollando. Esto se puede lograr con los tratamientos complementarios.

Los tratamientos van a depender del tipo de cáncer y la evolución de este, así como de la extensión, es decir, si al detectarlo es solo el tumor o si tuvo alguna extensión a los ganglios linfáticos. La quimioterapia se recomienda en algunos de estos casos y lo que va a hacer la Medicina Funcional es sumar, para que el efecto de la quimioterapia sea más potente, minimizar el efecto adverso y finalmente activar, promover y mejorar la respuesta del sistema inmune, porque no importa el esquema de quimioterapia que se use, si el sistema inmune no esta funcionando correctamente, no va a tenerse el resultado que se está buscando en términos de control de cáncer.

Una vez que la persona se encuentra en remisión, debe tener presente la importancia de mantener un estilo de vida saludable y evitar la toxicidad que está presente en el medio ambiente, para así lograr la longevidad.

Fuentes: Organización Mundial de la Salud (OMS), Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) e Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Deja un comentario