VariosVida y Estilo

Diferencias entre vaporizador, e-cigarette, y calentadores de tabaco

Fue en los años 60 cuando el estadounidense Herbert A. Gilbert patentó un dispositivo único conocido como smokeless (sin humo). Dicho invento se considera como el primer producto alternativo de consumo de tabaco y nicotina en la historia moderna. Desde entonces estas opciones se volvieron relevantes con el fin de brindar una oferta diversificada  al cigarro tradicional.  

Sin embargo, todavía persiste confusión sobre cuáles son las alternativas al cigarro convencional, cómo funcionan cada una y en qué se distinguen. Esto se debe a que los productos comparten características similares. Por ello preparamos una sencilla guía para entender sus diferenciadores: 

Cigarro electrónico. También conocidos como e-cigarettes,son dispositivos alimentados por baterías que sirven para inhalar un aerosol generado por una sustancia con nicotina, junto con aromas y otros químicos que no producen humo. La batería ocasiona un efecto calefactor que vaporiza la nicotina líquida. 

¿Cómo diferenciarlo? Se parecen a objetos cotidianos como memorias USB o bolígrafos y sus baterías a veces son recargables. También se puede ajustar el calor y la cantidad de nicotina que se consume.

Vapeador. Son productos que tienen un depósito y una batería recargables. Funcionan con un líquido llamado e-juice (constituido de propilenglicol y glicerina vegetal) que permite mezclar y combinar compuestos para obtener sabores personalizados. 

¿Cómo diferenciarlo? Vienen en diferentes dimensiones y proporciones, y tanto la batería como el depósito son visibles. 

Calentadores de tabaco. En inglés son conocidos como heated tobacco products (HTP) porque calientan el tabaco en lugar de quemarlo para mantener su sabor lo más fiel posible, como es el caso de IQOS. No producen humo, ceniza, ni olor a cigarro y utilizan unidades de tabaco. 

Al eliminar la combustión, se reduce la exposición a los químicos potencialmente dañinos que aparecen cuando se enciende el cigarro.. De acuerdo a la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, esta alternativa está catalogada como un producto de tabaco de riesgo modificado. 

Fomentar el consumo responsable

De acuerdo con cifras de la  Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, en el país hay 15 millones de fumadores adultos que conocen los daños que representa el cigarro para su salud. Sin embargo, un gran porcentaje de ellos no tiene conocimiento de estas alternativas. 

Ningún producto de consumo de tabaco y nicotina es libre de riesgo para la salud y sólo los mayores de edad deben tener acceso a ellos. Sin embargo, estas opciones son una alternativa para aquellos fumadores que buscan productos menos dañinos al cigarro tradicional.

Conocer cuáles son las funciones y cómo lucen estos productos permite elegir libremente cuál es la alternativa que más se adapta al estilo de vida de cada individuo. 

author avatar
Yesica Flores
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Yesica Flores

Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar