Documental mostrado en el Festival Sundance narra la batalla del matrimonio igualitario en el estado de California

0
731

Siendo necesaria la persistencia de una asociación, de dos parejas y de sus dos improbables abogados para restablecer en 2013 el matrimonio igualitraio en California, una batalla legal de cinco años relatada en detalle en un documental exhibido en el Festival de Sundance. Y es que “The Case Against 8”, dirigido por Ben Cotner y Ryan White, está en competición en este festival de cine independiente, que se realiza hasta el domingo en la estación de esquí de Park City, Utah (oeste de Estados Unidos).

Lo que se muestra son documentales que siguen, paso a paso y a lo largo de cinco años, los múltiples giros y evoluciones de uno de los casos judiciales más sensibles y publicitados del siglo en Estados Unidos. El 4 de noviembre de 2008, siendo la fecha en que comienza la historia y mismo día en que los votantes californianos llevaron a la Casa Blanca al primer presidente negro en la historia de Estados Unidos, Barack Obama, y adoptaron por referéndum la “Proposición 8”, que prohibía las uniones gay en el estado al establecer en la Constitución que el matrimonio es una institución entre un hombre y una mujer.

Unos meses antes, la Corte Suprema de California legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo y 18.000 parejas homosexuales se casaron. Y es que la respuesta a la aprobación de la “Prop 8” no se hizo esperar; con lo cual se creó una asociación, la American Foundation for Equal Rights (AFER), para llevar el tema a los tribunales y se entabló una demanda en mayo de 2009.

“Supimos del caso con mucha anticipación, incluso antes de que se presentara la demanda, y le pedimos a (la asociación) si aprobaría que hiciéramos un documental, pero no sabíamos que se iba a convertir en un asunto enorme”, dijo a la AFP Cotner. “En ese momento, no nos imaginábamos que llegaría a la Corte Suprema”.

Homosexuales elegidos a dedo

Con la primera victoria de los demandantes ante un juez federal en San Francisco se derivó en varias apelaciones de sus rivales, hasta que el caso fue finalmente remitido a la Corte Suprema de Estados Unidos. Pero además de la saga legal, la película se centra en las dos parejas, elegidas a dedo para convertirse en el rostro del matrimonio igualitario en California, con la presión que ello supone.

– “Nunca había estado tan nervioso en mi vida”, dice Paul Katami en el documental, recordando su estado antes de la primera audiencia en San Francisco. “Aunque estábamos listos, sentía que no podía perder esto, porque estaba representando a mucha gente”.

La pareja gay Paul Katami y Jeff Zarrillo y la pareja lésbica Kris Perry y Sandy Stier “nunca se imaginaron que el caso tomaría las dimensiones que tomó; pero, más allá de eso, la idea de tener a un equipo de documentalistas siguiéndoles todo el tiempo tal vez no era lo que más deseaban al principio”, señaló por su parte White.

Y “la extraña pareja”

Como la apoda la prensa, formada por los abogados Ted Olson y David Boies, un tercer dúo que ocupa un papel importante en la película. Pues tras enfrentarse en el sensacional juicio en torno a la elección de George W. Bush en el año 2000, los dos hombres se unieron “para luchar juntos por los derechos de los gays y las lesbianas”, dijo White. “Son el corazón del caso y de la película”.

De ellos, llamó particularmente la atención Olsen, un republicano severamente criticado por su apoyo al matrimonio gay. Pero, como él mismo explica en el documental: “El matrimonio es, en sí, un valor conservador”. Si bien los directores aseguran no haberse dejado llevar por la emoción durante los cinco años de rodaje, su coraza se puso a prueba después de la decisión de la Corte Suprema en junio de 2013, cuando finalmente se restableció el matrimonio gay en California.

“Dos días después, estábamos en las bodas (de los demandantes) y ese fue el día más difícil de filmar para nosotros, porque se nos hacía muy difícil concentrarnos”, contó Cotner. “No quería ser un documentalista en ese momento. Sólo quería ser uno de los invitados a la boda”.

Ben Cotner and Ryan White

Deja un comentario