El arte del Vino… tips para principiantes

El vino es una parte muy importante en la confección o elección de un menú, y por lo tanto es un conocimiento bastante imprescindible que debemos tener, al menos de forma muy genérica. Saber algunas generalidades sobre el vino es importante para la vida social e incluso laboral, no es necesario ser un experto, con saber desenvolverse con cierta soltura es suficiente.Orden se servicio de los vinos

– Por su color: se sirven antes lo blancos que los tintos.
– Por su edad: se sirven los más jóvenes y luego los más añejos.
– Por su sabor (cuerpo): primero se sirven los más suaves (de menos cuerpo) y luego los más intensos (de más cuerpo).
– Por su contenido en azúcar: primero los secos y luego los dulces.

Al igual que el menú va ganando intensidad, los vinos deben ir acompañando este “incremento” de sabores más suaves a sabores más elaborados o fuertes.

Una regla práctica: Lo blancos suelen acompañar a los pescados, mariscos y algunas otras carnes blancas, como aves. Los tintos a las carnes rojas. Los vinos dulces a los postres (y algunos se sirven también como aperitivo), aunque cabe destacar que no es una regla estricta pues la selección del vino también dependerá mucho de los ingredientes o del tipo de platillo, por ejemplo:

Blancos frutados, como el Sauvignon Blanc o Riesling, son buenos para salmónidos, frutos de mar, sushi, preparaciones marinadas como el ceviche, aves de carne blanca, quesos.

Blancos amaderados, como un Chardonnay y un Viognier, con comidas especiadas, ahumados, tartas, pescados, salsas cremosas.

Blancos dulces de cosechas tardías, como el Tokai, Sauternes, con queso azul, foie gras, postres dulces, postre con frutas
.
Rosados, ensaladas, tartas, paellas, pescados, mariscos.

Tintos, livianos o jóvenes, con fiambres y embutidos, quesos, carnes grilladas, pastas con salsa roja, queso polenta, estofados, pescados fuertes salseados.

Tintos amaderados, con quesos, carnes rojas asadas, cerdo o cordero.

Tintos complejos, con comidas muy elaboradas o simplemente solos.

Espumosos, como aperitivos, o bien acompañando postres, ostras, pescados, también es ideal disfrutarlos solos.

Apertura de la botella de vino

– La botella de vino siempre debe estar apoyada sobre la mesa.
– La botella no se mueve, se mueve o gira el sacacorchos.
– Nunca se taladra el corcho de lado a lado, para evitar caer “migas” de corcho en el vino.
– Una vez abierto se limpia la boca con una servilleta o trapo limpio.
– Una buena opción es servir en una copa, que desecharemos, un poco de vino para limpiar la boca y el cuello, y sacar los pequeños restos que pudieran quedar en este tramo de la botella.
– Es bueno dejar que el vino se airee un poco. En caso de vinos añejos es bueno dejarles airearse al menos una hora antes de tomarlo.

Temperatura de los vinos

La temperatura es muy importante, es conveniente saber que el vino blanco necesita estar lo suficientemente frío como para que resulte refrescante y el tinto debe servirse a una temperatura ambiente. Para el caso en que sea necesario “aclimatar” al vino, nunca se deberá poner hielo dentro de la copa, lo correcto es colocar la botella en una hielera hasta que el vino alcance la temperatura deseada.

Las temperaturas ideales en que deben servirse los distintos tipos de vinos son:

– Espumosos: 7-9 grados
– Blancos y rosados : 9-11 grados
– Tintos jóvenes : 10-12 grados
– Grandes vinos blancos : 10-12 grados
– Grandes vinos tintos : 16-20 grados.

La Copa

La copa es el elemento esencial para poder disfrutar un vino de manera agradable y precisa pues, al igual que en los alimento, existe un tipo de copa especial para cada tipo de vino.

Es ideal seleccionar una copa que resalta las virtudes de cada vino, por ejemplo una que se estreche en la parte superior para que el vino pueda desplegar sus aromas. Para apreciar el color, será necesario una copa de cristal lo más fino posible, liso y transparente cuyo pie sea lo suficientemente largo como para que se la pueda sostener sin tocar el cáliz, para que no se caliente el contenido al sostener la copa. Las copas de flauta son ideales para los espumosos pues de esa forma se da libertad a apreciar sus burbujas

Finalmente, al momento de servir el vino, si éste es tinto, la copa sólo se llena a dos tercios de su capacidad, y si es blanco un poco menos, para que no aumente su temperatura en la copa; lo mismo los espumosos, debe servirse más o menos a la mitad, para dar evitar que se derrame por la espuma y dar oportunidad a que se desprendan las burbujas con libertad.

Yesica Floreshttp://www.elblogdeyes.com
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Deja un comentario

Discover

Latest

El mate, una bebida tradicional y culturalmente gaucha

El mate es la infusión preparada con hojas de yerba mate (Ilex paraguayensis), una planta originaria de Sudamérica, previamente secadas, cortadas y molidas. La...

¿Cómo calcular el aguinaldo?

El final de año está por llegar y con ello, los gastos, compras y cenas que involucran mil y un temas en nuestra cartera....

Glassford Moncada presenta obras inéditas en Zona Maco 2018

Los artistas Isabel Moncada y Peter Glassford presentarán obras inéditas de arte funcional, mobiliario, diseño y decoración, en Zona Maco 2018, evento de talla...

ESTAS SON LAS PREFERENCIAS DE LOS VIAJEROS DE FIN DE SEMANA

La empresa de ecommerce Groupon | Peixe le preguntó a más de 1000 personas en distintos países sobre sus preferencias a la hora de...

Para este Regreso a Clases, Faber-Castell recomienda sus ecolápices de colores acuarelables

Para este Regreso a Clases, Faber-Castell recomienda sus EcoLápices Acuarelables. Una gama de brillantes tonos que combina las ventajas y aplicaciones de las...