El arte en México requiere de catalizadores para potenciarla como industria

0
66

Una de cada 10 personas tiene un talento artístico y no se anima a ejercerlo profesionalmente.

La comunidad artística crea sus propias fuentes de ocupación con colectivos, creaciones independientes y buscando oportunidad en el extranjero.

Si nos preguntamos ¿Cómo se proyecta México ante el mundo a través del arte?, para muchos la respuesta es que mediante el cine, con exponentes como los directores y productores premiados internacionalmente. Solo que, de otras disciplinas y nombres, se sabe poco.

Esto,  explica Stella Aguirre, fundadora y CEO de la plataforma Audiciones Latinas, sucede porque “hacen falta cuatro catalizadores: en primer lugar, que el arte sea autosustentable (artistas con conocimientos en gestión y recaudación de fondos, educación contínua y desarrollo constante de habilidades). En segundo término, que el arte sea percibida como un sector creativo capaz de impulsar a la economía; que sea objeto de políticas públicas específicas, con criterios diferenciados y articulados que la fortalezcan como industria creativa y finalmente, que sea altamente rentable  y abierta a la inversión extranjera”, informó Aguirre.

De esta forma, el potencial en masa de la comunidad artística y la creatividad en solitario es lo que ha mantenido fuerte al arte y en México, además de apoyarse de cuatro alternativas:

1) Buscan oportunidades en el extranjero. En abril, el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) dio a conocer que otorgará 225 becas de más de 8 mil pesos mensuales a jóvenes artistas y hasta 200 estímulos por más de 32 mil pesos mensuales a creadores de proyectos, hasta por tres años.

El número podría parecer bajo en comparación con los más de 48 mil egresados con perfil artístico, que el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) calculó se graduaron en 2018; pero figuras como el bailarín Isaac Hernández no habrían despegado sin este recurso; él mismo ha declarado que, sin este apoyo, no habría ido más allá para obtener el premio Benois de la Danse; de modo que los apoyos económicos siguen siendo una alternativa.

2) Abandonan sus objetivos y engrosan las filas de la informalidad. Aunque en un bajo porcentaje (10%), termina por dedicarse a algo distinto para lo que se formaron, 41.3% de los graduados en formación musical y artes escénicas incurren en la informalidad, tras no hallar proyectos en los cuales laborar, reportó el IMCO a inicios de este año.

3) Crean colectivos. Las agrupaciones de artistas independientes tienen su origen hacia finales de los 60, consiguiendo su solidez a mediados de la década de los 70. Sus motivaciones de expresión fueron los acontecimientos políticos y sociales de la época, aunque también la experimentación.

Actualmente, la Coordinación de Apoyo a Artistas y Promotores Culturales Independientes de la Dirección de Comunicación Social de la Secretaría de Cultura, concentra a más de 50 colectivos de artes escénicas (de teatro, danza, clown y cabaret), artes audiovisuales y de música, no obstante, en cada estado existen tantos grupos artísticos que no se tiene una cantidad exacta del total. Ciudad de México, Quintana Roo, Jalisco y Oaxaca destacan en la formación de estos grupos.

4) Fortalecen la economía naranja. Es la transformación de ideas y algunas actividades, en bienes y servicios culturales, a costos que permiten a las personas acceder a ellos de modo más fácil, que en una economía tradicional. Agrupa algunas disciplinas artísticas, cine, artesanías, diseño, editorial, investigación juegos, software, moda, publicidad, etc.

En esta categoría se ubica, por ejemplo, la plataforma Audiciones Latinas, que, auxiliándose de la tecnología, aumenta las oportunidades de empleo entre artistas profesionales y facilita que estos mismos, también generen proyectos para emplear a su vez, a otros artistas; así, ayuda con el hallazgo de trabajo y de perfiles adecuados para los proyectos y contribuye a una más variada oferta de propuestas.

Dado que el panorama social y económico aún no es tan claro, Aguirre considera necesario que “el perfil de las nuevas generaciones de artistas esté dotado de mucha proactividad y capacidad de gestión, no solo de talento, pues puede que esos catalizadores tan necesarios para las industrias creativas no lleguen en el corto plazo”, finalizó la creadora de Audiciones Latinas.

Deja un comentario