El cortometraje mexicano, impulsado por IMCINE en el FICG 30

0
768

 

* Este año seis producciones, entre ficciones, documentales y animaciones, formaron parte de la celebración por 30 años del Festival de Cine en Guadalajara 

 

Seis cortometrajes producidos y/o apoyados por el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) formaron parte de la programación del 30 aniversario del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

 

Dentro de la Competencia de Cortometraje Iberoamericano, se pudieron apreciar dos ficciones, un documental y tres animaciones que fueron posible gracias a las convocatorias del IMCINE en apoyo e impulso a la producción de historias cortas.

 

Cabe resaltar también la importancia que tiene para el IMCINE la creación de historias con temáticas diversas, por lo que este año es posible apreciar argumentos  que van desde las aventuras de un ave y una tortuga, hasta el asalto de una tienda como representación de la violencia en una sociedad.

 

 

Ficción

 

 

*Tome la pistola y comience a despachar (Eduardo Sabugal Torres, 2015)

 

La noche del 15 de septiembre, Evaristo no ha logrado vender toda su mercancía de juegos pirotécnicos, conduce cansado por la carretera y se detiene en una gasolinera a cargar combustible y tomar café. En la tienda, junto a tres jóvenes ebrios, le toca presenciar un asalto. De forma trágica y sin aparente razón, se ve involucrado en un acto de violencia.

 

“Evaristo pertenece al sector de la población que está invisibilizado. La temática principal es la violencia y la desigualdad social de algunos sectores. El corto trata de cómo la violencia se ha vuelto tan carente de fundamento que ya no exclusiva de grupos criminales, sino como una ruleta rusa al salir a las calles”, comenta Eduardo Sagubal Torres sobre esta producción.

 

 

*A través de los párpados (José Luis Briones Macías, 2015)

 

En los alrededores de un pequeño pueblo se desata un conflicto civil indeterminado. Julia, una inquieta niña de diez años, tiene su primer contacto con la muerte y con el amor de la mano de la misma persona: el hermoso cadáver de un muchacho muerto.

 

“La raíz de mi historia nace a través de anécdotas de mi abuela sobre la guerra cristera. A ella le gustaba asomarse y ver los cadáveres. Me disparó la idea al decir que había algunos muertos muy guapos. ¿Qué hubiera pasado si se hubiera enamorado de uno de ellos? Ahí surge mi cortometraje”, explica el guionista tapatío José Luis Briones.

 

 

*Trémulo (Roberto Fiesco Trejo, 2015)

 

Carlos barre y trapea los pisos de una peluquería de aroma antiguo. Un sábado por la mañana, en la víspera del 16 de septiembre, entre los clientes aparece Julio, tan joven como él, pero de profesión soldado. Sus miradas se cruzan y a la hora del cierre Julio volverá por Carlos, quien le abrirá la puerta. Esa noche la pasarán juntos cenando, charlando, retocando el corte de cabello de Julio, e incluso bailando, con la conciencia de que ese encuentro, quizás amoroso, será breve e irrepetible, porque cuando amanezca, después del desfile militar, Julio partirá hacia la frontera.

 

“Es un encuentro efímero y probablemente irrepetible que genera una ligera modificación en la vida de los personajes. Quería contar esta historia en un solo espacio, en este caso una peluquería, que para mí representan espacios interesantes y de relajación”, dice Roberto Fiesco.

 

Documental

 

 

*Muchacho en la barra que se masturba con rabia y osadía (Julián Hernández, 2015)

 

Danza y prostitución en el cuerpo de Jonathan juegan el mismo papel, virtuosismo, deseo, técnica y sexo se entremezclan para dar coherencia a una forma vital que es muchas respuestas a pocas preguntas. Hilo conductor que une opuestos y contradicciones. Respuestas, dolorosas a veces, como todas las verdades.

 

“El documental siempre me ha gustado. Como director nunca había hecho uno. Lo vi como una posibilidad de hacer nuevo algo y distinto”, destaca Julián Hernández sobre esta producción que tuvo una primera versión en la pasada edición del Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (DOCSDF), donde ganó el Reto Docs.

 

 

Animación

 

 

*Los ases del corral (Irving Sevilla, Manuel Báez, 2015)

 

Avelita, una inquieta polluela, quiere una rockola. Su abuelo quiere un músico para amenizar su fonda. Avelita se sale con la suya y consigue la rockola, pero no imagina las consecuencias que esto traerá. Tendrá que valerse de su ingenio y de la ayuda de tres músicos para poner las cosas en orden.

 

 

*Olas del cielo (Gildardo Santoyo del Castillo, 2015)

 

Pedro, un pájaro que no vuela en sincronía con su parvada, decide volar por su cuenta. Al perder el control de su vuelo, cae inconsciente en una playa donde la alegre tortuga Francisca, a través del juego y el baile, le enseñará a conectarse con su propio ritmo y armonía.

 

“Me interesó una parvada de aves porque tienen una manera de integrarse ejemplar que los seres humanos no tenemos. Un pájaro busca su propia libertad, mientras que la tortuga es un animal terrestre que normalmente se asocia con lentitud y yo quería ponerle el ritmo y alegría”, explica Gildardo Santoyo del Castillo sobre esta animación que utiliza el stop motion como técnica

Deja un comentario