Entre lo tradicional y contemporáneo… San Ángel

0

“Un pueblo en donde converge el ritmo habitual de una ciudad contemporánea y un sentido de pertenencia exaltado por tradiciones que traspasan las fronteras del tiempo”.

“La zona es una de las mejores opciones para visitar en Semana Santa, por su Procesión del Silencio”

Por decreto oficial, San Ángel es patrimonio tangible e intangible de la Ciudad de México desde 2010, gracias a la conservación de sus espacios físicos como jardines, callejuelas, arquitectura barroca y neoclásica, etc., pero también por las múltiples expresiones culturales que datan de hace más de cuatro siglos, de acuerdo con los cronistas locales.

Hacia finales del siglo XVIII y durante el XIX, la zona se hizo popular para paseos, por sus excelentes lugares boscosos y clima húmedo en que familias de renombre construían sus casas de campo para “cambiar de aires”.

Agatha Premium Living exponente del mercado de bienes raíces residencial plus consideró estos factores en San Ángel by Agatha para prolongar esa importancia emocional que el lugar tiene para los ciudadanos en general y abriendo la posibilidad de que nuevos residentes compartan ese sentido de pertenencia e identidad que contribuye con su cuidado y búsqueda de la armonía entre lo nuevo y lo tradicional.

Entre el patrimonio tangible de San Ángel, saltan a la vista dos emblemáticos sitios, por su belleza y complejidad arquitectónica, además de las creaciones artísticas, Agatha comparte algunos a continuación:

  • Iglesia y Exconvento de San Jacinto de Cracovia. Construida sobre la que fuera la primera capilla dentro de este pueblo, este recinto fue dedicado al santo de la orden dominica, San Jacinto en 1596. El convento con el mismo nombre fue terminado de construir hacia 1602 y en 1754, entregado a los carmelitas.
  • Colegio de San Ángel Mártir. La zona se conoce por San Ángel gracias a Andrés de Segura de la Alcuña o Fray Andrés de San Miguel, de la orden carmelita y quien entre otras cosas, también fue el arquitecto de este inmueble inaugurado en 1617. En 1856, este recinto fue clausurado por las leyes de desamortización, pero gracias a él, el pueblo, comenzó a tener orden urbanístico.
  • Artesanías. El espacio adecuado para apreciarlas y adquirirlas es el Bazaar Sábado, en donde se encuentran piezas de arte popular, artesanía contemporánea, orfebrería, textiles, cerámica, pinturas etc., Fue inaugurado en 1960. Continuamente hay exposiciones de arte en los jardines de este barrio.

Dentro del patrimonio intangible del otrora Tenanitlan (asentamiento indígena que habitaba el actual San Ángel, antes de la Conquista), también, se pueden mencionar actividades que transportan a otros tiempos:

  • La Feria de las Flores. Distintas ferias y carnavales populares tienen cabida en este barrio, pero esta, es su emblema, pues tiene una historia de más de 160 años. Exposiciones florales, callejoneadas con estudiantinas, bailes, conciertos, etc., forman parte de las actividades propias de la celebración del 14 al 22 de julio de cada año.
  • La Procesión del Silencio. Parte del atrio del Templo de Nuestra Señora del Carmen, cada viernes santo a las 18:00 horas y aunque esta procesión se lleva a cabo en muchos puntos del país, la de San Ángel es de las más emblemáticas de la ciudad instaurada por los carmelitas.
  • Visita a museos. Es muy fácil emprender una caminata sin rumbo entre sus bellas calles y simplemente disfrutar, pero si se debe hacer algo, es visitar su variada oferta de museos: Museo de El Carmen, el Museo Casa-Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, la Casa de Cultura Jaime Sabines, el Museo Casa del Risco y el Centro Cultural San Ángel. Además, en ellos se dan múltiples talleres para adultos y pequeños.

Así que, para “cambiar de aires”, San Ángel by Agatha es en definitiva, la justa medida entre elementos tangibles y simbólicos para ofrecer funcionalidad, buen gusto y calidad de vida.

Deja un comentario