Viajes

Estos son los mejores spots de Guanajuato para disfrutar de atardeceres

Guanajuato es un destino lleno de historia, cultura y paisajes naturales únicos, pero entre los puntos más impresionantes para hacer una parada se encuentran sus distintos escenarios para deleitarse con atardeceres que rozan lo mágico y que pueden experimentarse en la ciudad y el campo. Por ello, aquí te compartimos algunos de los spots más fascinantes para vivir espectáculos visuales inigualables, que muestran la esencia y belleza verdadera de Guanajuato:

Cristo Rey en Xichú

Escondido en Sierra Gorda, el municipio de Xichú resguarda un hermoso destino repleto de paisajes con montañas, cascadas, ríos y densas neblinas que parecen de pintura, no obstante, para vivir el evento más memorable con la caída del sol debes visitar Cristo Rey, también conocido por locales como Cerro de Oro, el lugar más alto de la localidad.

Se trata de una increíble peña localizada a 2 mil 100 metros sobre el nivel del mar desde la que puedes admirar cómo se cubre la región con una luz dorada, mientras tocas las nubes a tu altura. Cabe señalar que este sitio es reconocido por lugareños como uno de los miradores más hermosos de esta región, además de ser un imperdible para sentir una auténtica conexión con la naturaleza y contigo mismo.

Las Musas

A tan sólo 40 minutos del Pueblo Mágico Jalpa de Cánovas, se localiza el Área Natural Protegida “Las Musas”, un edén de aventura similar a un manglar en donde te encontrarás con un maravilloso río que sigue su curso entre fresnos, sauces y ahuehuetes; de troncos gruesos y raíces inmensas, que te harán sentir como en un cuento.

Aquí encontrarás un escenario mítico, ya que debe su nombre a una leyenda local en donde se decía que cada tarde las musas acudían a bañarse en el agua del río Colorado y aún se aparecen. Además, este sitio se convierte en un enigmático espacio en el que puedes maravillarte con el sol entre los árboles, efectos de espejo de agua y relajarte con los cantos de aves como lechuzas y pájaros carpinteros. Este punto, es también el refugio para avistar más de 140 especies de animales, puedes acampar a sus alrededores, explorar y nadar en sus aguas.

Sierra de Lobos

El mejor lugar para capturar la puesta de sol te espera en Sierra de Lobos, un oasis para los amantes del aire libre, ideal para dormir bajo las estrellas en camping, montar a caballo, hacer caminatas entre encinos, pinos y matorrales; así como vivir actividades extremas de rapel y escalada.

Ubicada en el municipio de San Felipe, esta Sierra es todo un observatorio natural de ensueño para contemplar atardeceres desde las alturas, donde el sol se esconde lentamente detrás de montañas, creando tonalidades cálidas y suaves entre las nubes.

Entre sus áreas más impresionantes posee “Los Monolitos”, un espacio de formaciones rocosas similares a torres, mejor conocidas como “Los paneles”, que, durante el ocaso, brinda vistas que hipnotizan a cualquier visitante.

Guanajuato Capital o Ciudad de León

Las urbes de la cuna de la Independencia Nacional siempre son una garantía en atardeceres, ya que debido a su ubicación geográfica siempre se encuentran tonos oro, paja y rosados que se mezclan entre nubes e iluminan la arquitectura neoclásica de la entidad.

Basta con ver las puestas de sol desde los callejones de su capital o el mirador del Pípila para encantar a quien lo visite; así como ver las edificaciones a contraluz de la Ciudad de León, con su simbólico Arco de la Calzada, el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús – desde el que podrás apreciar cómo pasa la luz entre sus majestuosos vitrales – o el fabuloso Parque Metropolitano de León, una Área Natural Protegida impresionante.

Estas son sólo algunas de las joyas guanajuatenses que brindan los mejores atardeceres, pero no dudes en explorar todos los rincones y encontrar nuevos sitios para crear las mejores memorias.

author avatar
Yesica Flores
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Yesica Flores

Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar