Viajes

Etzatlán, un rincón arqueológico en Jalisco 

Nuestro país tiene mucha historia gracias a las antiguas civilizaciones que dejaron huella para que nunca olvidemos quienes somos y de dónde venimos. En el estado de Jalisco existen varios destinos que cumplen con esta ley, aunque algunos de ellos no son tan conocidos por los habitantes y viajeros. 

Etzatlán es uno de estos lugares, ya que aquí se pueden admirar vestigios arqueológicos que esconden secretos de vidas pasadas. Ubicado en la Región Valles del estado, este municipio también goza de una notoria belleza natural, pero lo que más resalta es la hospitalidad que sus habitantes brindan a los visitantes. 

Para conocer mejor este rincón de Jalisco hay que adentrarnos en sus puntos imperdibles.   

Tumba de tiro 

A 7 kilómetros del centro del pueblo, en la cima del cerro del terreno llamado “El Arenal”, se encuentra la famosa Tumba de Tiro de Etzatlán. Este es un pozo de 16 metros de profundidad que conduce a dos túneles que llevan a una tumba de 3 cámaras excavadas en roca. 

Esta tumba es conocida como entierro El Frijolar y los especialistas creen que fue construida en el año 350 a.C., lo que significa que incluso es más antigua que las halladas en el sitio de Guachimontones. Además, a lo largo de varios años se encontraron distintos objetos arqueológicos de cerámica, que tal vez pertenecieron a civilizaciones aborígenes. Algunas de estas piezas fueron llevadas al museo estatal mientras otras se exhiben en el museo local.  

Palacio de Ocomo

El llamado Palacio de Ocomo es una zona arqueológica ubicada en la comunidad de Oconahua,  a 11 kilómetros de la cabecera municipal y hasta hace poco no había sido reconocida. Aunque el famoso arqueólogo y antropólogo, Phil C. Weighand descubrió las ruinas en el año 1958, los trabajos de excavación no empezaron hasta 2006. 

Se trata de una enorme estructura prehispánica del periodo clásico tardío, que con cerca de mil metros cuadrados es el edificio mesoamericano más grande del occidente del país. Está compuesta de varios patios interiores y terrazas exteriores dibujando una U sobre cuatro plataformas. 

Su fecha de construcción corresponde a la llamada Tradición Grillo, entre 450 y 900 d. C., por lo que los vestigios que han sido encontrados comparten rasgos con la cerámica de la zona de Tequila. Las escalinatas y el complejo habitacional se encuentran en perfecto estado, se espera que las futuras excavaciones en próximos años revelen más secretos al público y a los especialistas. 

Museo Oaxicar

El Museo Oaxicar se encuentra dentro de las instalaciones de la Casa de la Cultura, ubicada en el número 359 de la calle Mariano Escobedo, a poco más de una cuadra de la Plaza de Armas en el centro del municipio. El lugar cuenta con una amplia colección de piezas arqueológicas que en su mayoría fueron donadas por los pobladores del municipio. Un ejemplo es la réplica de la tumba de tiro El Frijolar, encontrada en el sitio de El Arenal. 

Asimismo exhiben una colección de más de 150 piezas prehispánicas que incluyen vasijas, figuras antropomorfas, piedras bola y otro tipo de objetos ornamentales que provienen de sitios como Santa Rosalía, Hacienda de San Sebastián, Ahualulco, San Juanito y la laguna de Palo Verde. 

Esto y más es lo que ofrece Etzatlán, un rincón arqueológico que todos deben conocer  en Jalisco.

author avatar
Yesica Flores
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Yesica Flores

Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar