FUNKY GEISHA: INSPIRADO EN ASIA, ABRE SUS PUERTAS EN CANCÚN

celebran apetitosos platillos de las calles de oriente. Funky Geisha inició como un proyecto de delivery y se transformó en un concepto en donde el diseño provoca, las bebidas incitan y los entornos seducen. El impacto logrado durante su apertura en Tulum, fue suficiente para recrearlo en Cancún.

El chef Osamu Deai viajó por diversas partes del mundo antes de tomar la estafeta de una gastronomía elocuente, en donde la producción de platillos debe ceder ante los sabores mil veces reconocidos, pero con un enfoque adicional que recuerde los dones de la casa, y el estilo de la empresa que lo hizo nacer: Grupo Rosa Negra.

Adentro la arquitectura lo dice todo, es de una rusticidad selvática conjuntada con muy buen gusto y toques elegantes. Funky Geisha rescata la decoración esencial de oriente con materiales naturales como maderas recuperadas, mimbre, bambú y piedra, sazonados con una iluminación parcial alimentada con velas.  Existe un aire de misticismo salpicando la escena. Todo se ve impactado por sensaciones y visiones que complementa el DJ y los artistas que aparecen entablando diálogos de gran plasticidad durante la noche, en ese recinto que se reclina sobre las pacíficas aguas de la laguna de Nichupté.

En la mesa platillos que inducen el deseo de compartir, de maridar con tragos diseñados para esa cocina de nombres famosos y bien conocidos: samosas de la India; nigiris, makis, robata y otros bocados de Japón o de Mongolia; espectaculares curries de Tailandia y pato laqueado de China, sólo por mencionar algunos.

El producto, como es costumbre en Grupo Rosa Negra, relaciona una serie de insumos premium como el salmón king de Nueva Zelanda; hamachi de Japón; carnes prime; bogavantes, pulpos, camarones y un sin número de productos procedentes de diversas partes de México y el mundo. Sólo lo mejor para establecer una fiesta en el paladar de sabores que embelesan.

Una de las temáticas del menú reposa en la cocina vegana. Se trata de platillos clásicos orientales procesados con los ingredientes y las técnicas que demanda un consumidor exigente: curry de hongos; yakimeshi de verduras; tiradito de betabel; okra a la robata y otros tantos destinados a una comunidad creciente de amantes de la cultura vegana.

Un final dulce, con postres imposibles de rechazar. Mixología sorprendente que recurre a muchas variantes audaces al ensamblar sabores y cocteles. Vale la pena revisar los mocktails como el Namaste y el Ganesha, con ingredientes exóticos y naturales. Y desde luego la experiencia shisha con un amplísimo menú de posibilidades y alcances, para degustarse de frente a la serenidad que impone la laguna.

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

Chef Corporativo: Osamu Deai

Horarios: 13:00 – 23:00 pm

Km. 15, Blvd. Kukulcan, Zona Hotelera, 77500 Cancún, Q.R.

Valet Parking.

DJ residente todos los días de la semana.

funkygeisha.com.mx

facebook.com/funkygeishacancun

Yesica Floreshttp://www.elblogdeyes.com
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Deja un comentario

Novedades

¿Sabías que el Santuario Guadalupano de Zamora, es uno de los 15 recintos religiosos más grandes del mundo?

La religión y la fé han sido una parte relevante de la historia mundial y de México, hoy en día se pueden ver iglesias,...

Conoce algunas estrategias para desarrollar la inteligencia emocional en Grandiosa Mujer Avon

De la mano de Melina Fuman, especialista en Educación, presentamos una nueva sesión del taller Hijos en casa, donde podrás aprender a desarrollar la...

Confirma DVICIO dos shows en la CDMX

Los próximos jueves 18 y viernes 19 de agosto a las 18 hrs de ambos días, el grupo español de pop DVICIO, visitará la...

Chiles en nogada: ¿capeados o sin capear?

Durante los meses de julio a septiembre, los chiles en nogada se convierten en el platillo estrella de la gastronomía mexicana. A lo largo...

3 divertidos sabores de helado de los que te vas a enamorar

Las heladerías son más que uno de nuestros sitios favoritos para consentirnos con ese pequeño momento de placer e indulgencia que todos nos merecemos de vez...